26 de abril de 2020
26.04.2020
Crisis del coronavirus

Lluís Serra: "Nos hemos ganado el derecho de empezar la desescalada esta semana"

"El que quiera mirar para otro lado, que mire; el plan es compatible con el del Estado", asegura el portavoz del Comité de Expertos que asesora al Gobierno de Canarias

25.04.2020 | 23:30
El catedrático Lluís Serra Majem durante una intervención ante los medios de comunicación.

El catedrático Lluís Serra Majem, portavoz del Comité de Expertos que asesora al Gobierno de Canarias en la gestión de la crisis del coronavirus Covid-19, defiende con uñas y dientes el plan de desescalada diseñado para las Islas después de que Madrid frenara en seco las aspiraciones del Archipiélago de ponerlo en marcha la próxima semana. "Ni viven ni dejan vivir", apuntó en un tuit. Serra Majem se aleja en esta entrevista de la confrontación política, pero asegura que hay espacio para "discernir" en el terreno científico. "El que quiera mirar para otro lado, que mire", avisa.

"Ni viven ni dejan vivir". Se puede decir más alto, pero no más claro, lo que piensa sobre la actitud del Gobierno central con Canarias.

Hay que evitar que esto se interprete como una confrontación porque nada más lejos de la realidad. Nunca me he identificado políticamente ni lo voy a hacer en el futuro. No es nuestra intención ni nuestra tónica. Todo lo contrario. Dicho esto, hay que estudiar primero los planes antes de criticarlos y de, alguna forma, pienso que es lo que se hará en los próximos días: analizar el plan en su conjunto porque, a mi modo de ver, es de los mejores planes de desescalada que se han desarrollado a nivel mundial.

¿Por qué?

Es un plan muy pensado por y para la gente, por y para la salud pública y se ha analizado muy bien el balance entre el riesgo y el beneficio. Tiene una serie de características que nos parecen fundamentales: seguridad, prudencia, progresividad, beneficios para la salud pública, beneficios muy superiores a los riesgos, siempre voluntariedad, territorialidad, compatible con la educación y la actividad laboral, autorresponsabilidad, con necesario apoyo normativo y con un tema que nos parece fundamental: promueve el distanciamiento físico y mantiene la separación intergeneracional. Son principios básicos que parten de una situación muy clara: las metas epidemiológicas en Canarias se cumplen.

Si se han cumplido los objetivos epidemiológicos en Canarias, ¿por qué cree que Madrid congela el desconfinamiento?

Pienso que no ha habido tiempo de estudiar el plan y no sé cuántos se habrán presentado. Esto es un tema que habrá que digerirlo poco a poco. Estoy absolutamente convencido de que Madrid finalmente aceptará este plan de desconfinamiento.

¿Pero cuándo?

Ojalá no sea demasiado tarde. Una de las cosas que digo es que es igualmente erróneo haber cerrado muy tarde como abrir demasiado tarde. Hay que saber balancear esto. Pero claro, tenemos que ponernos también en su piel. Ellos tienen muchos muertos diarios y 2.000 o 3.000 casos nuevos de coronavirus todos los días. Están todavía en una situación compleja. Y cuando tú tienes a unos hijos que te dan muchos problemas, los que no te los dan los desatiendes un poco. Esto es un poco lo que de algún modo puede pasar.

En redes sociales habla de despropósito e improvisación después de ver que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afeara las pautas propuestas para la salida de niños porque chocan con las establecidas por Madrid.

Pienso que la calle es de todos y hay que pensar en un desconfinamiento a largo plazo en el que puedas segmentar la calle para que el peligro de la interconexión intergeneracional no se produzca. Hay que tener en cuenta los argumentos. ¿Por qué hemos hecho esto? No lo hemos hecho para llevar la contraria a nadie, lo hemos hecho pensando en nuestra población en su conjunto, no solo en los niños. Nos parece más adecuado hacerlo por la tarde, de 15.00 a 19.00 horas. Tengo una hija que me dijo: "Oye papi, ¿cómo puede ser que dejen salir por la mañana si tenemos los deberes del colegio y las actividades?". No es polémica, pero si se responde al plan con un tono inadecuado o sin justificaciones científicas, sencillamente porque se ha ordenado algo o se tiene que cumplir, es aquí donde uno puede discernir. Pero discernir en el terreno científico, jamás en el político. Que quede muy claro. Nos refrendamos en ese sentido. Nuestros mayores tienen que salir, les tiene que dar el sol y tienen que caminar. Los médicos de salud pública nos hemos cansado de prescribir actividad física, por lo menos una vez al día, en las personas mayores. Vamos a intentar que se cumpla.

¿Cuáles son los datos que para el comité evidencian que no hay motivos que obliguen a continuar con el confinamiento en Canarias?

Los que estamos ahí llevamos más de 35, 40 y 45 años trabajando en estos temas. Sabemos un rato y razonamos de forma seria y, sobre todo, de modo muy independiente. Se pide una incidencia por debajo de 20 casos por 100.000 habitantes y Canarias está en doce. Se pide que las camas de hospitales no estén ocupadas en más de un 30% por pacientes Covid-19 y tenemos menos del 15%. O se pide que las camas UCI no estén ocupadas en más de un 50% por pacientes Covid-19 y estamos por debajo del 20%. Tenemos suficientes reservas de EPI (equipos de protección individual) y mascarillas de calidad, pantallas protectoras o guantes. La capacidad para hacer PCR al principio de la pandemia en Canarias era de 900 y ahora estamos en 2.400. Nuestro objetivo es llegar a 5.000 antes del 10 de mayo. También tenemos tres o cuatro puntos habilitados para la muestras de PCR desde los automóviles e, incluso, porque nos lo dijeron en Madrid, tenemos espacios alojativos y hay preparados hospitales de campaña en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote que nunca se utilizarán. Pienso, sinceramente, que el que quiera mirar para otro lado, que mire, pero nosotros estamos indicando que Canarias ha cumplido con sus metas, ha diseñado un plan que para nada es incompatible con el del Gobierno central. Quizás solo habría que ajustar un poco el horario de salida de los niños con el de los mayores para que de alguna forma nos diera seguridad y, con toda prudencia, ir recuperando poco a poco una normalidad.

Teniendo en cuenta todos estos indicadores y que pide que se analice el plan antes de criticarlo, ¿confiaba en obtener una respuesta más empática por parte de Madrid?

Los técnicos lo van a revisar y van a ver que está bien hecho, pensado y razonado. Que tiene una serie de fases y que se irán cumpliendo, que no se hacen una serie de cosas incumplibles. En cualquier caso, es un derecho que nos lo hemos ganado ya no solo para la semana que viene, nos lo podíamos haber ganado para la semana pasada también. Estoy convencido de que en la medida en que se analice, en que políticamente el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, hable con el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, se va a ver la viabilidad de este plan porque no puede ser de otro modo. Insisto, lo hemos propuesto desde un punto de vista científico, sin ningún tipo de presión, y pensando única y exclusivamente en la salud pública.

¿Piensa que en Madrid no se fían del criterio del Comité de Expertos al que pertenece y que asesora al Gobierno canario?

Creo que sí, lo que pasa es que tienen que atender a intereses más globales, pero vamos, pienso que se fían mucho del comité. Por su puestos que sí.

¿El plan propuesto por el comité cuenta con el aval suficiente que garantice su estricto cumplimiento? Quiero decir que resulta más complicado cumplir las normas del desconfinamiento que las del confinamiento.

Siempre es mucho más fácil tener a toda la gente cerrada en casa que dejándola salir a pasear, pero se puede controlar. Las sanciones tendrían que ser las mismas que existen ahora. Si a alguien le tocara ir a la peluquería en número par y lo pillan yendo en número impar, cortarse el pelo fuera de su día le costará un importante dinero. Nosotros solo podemos esperar responsabilidad. Siempre hay que tener en cuenta que hay algunas personas que se saltan las normas y para eso estarán las diferentes autoridades, para hacerlas cumplir.

En las Islas ha habido una menor incidencia del coronavirus. ¿En qué medida esto influye para que aumenten las probabilidades de una segunda oleada con mayor fuerza?

Creo que si la primera oleada nos pilló como nos pilló, la segunda nos cogerá mejor. Estaremos más preparados.

¿A pesar de que menos población haya pasado la enfermedad en comparación con otros territorios?

Seremos menos que en otros lugares, pero más que en la primera oleada. Al final, siempre estamos ganando tiempo a que aparezca una vacuna y estamos evitando muchas muertes de personas queridas. En definitiva, esto es lo más importante: ganarle tiempo a la enfermedad, pero tampoco sin asustarte hasta tal punto que no podamos salir de casa hasta que encontremos la vacuna porque si no, moriríamos de hambre.

Lo que advertía antes, que tan peligroso era empezar tarde el confinamiento como el desconfinamiento.

Claro. No soy de los que critico las cosas retrospectivamente, pero en su momento yo era de los que defendía que se cerrara el espacio aéreo de forma muy precoz. Del mismo modo que en aquel entonces estuvimos en contra de aquel exceso de optimismo, ahora estamos en contra de este exceso de pesimismo. Sobre todo para las zonas que tienen mejores resultados. En cualquier caso, desde un punto de vista científico, el Gobierno español siempre nos tendrá como aliados y nos podrá consultar en cualquier momento cualquier cosa. Estamos a entera disposición de las autoridades sanitarias españolas.

¿La vuelta del turismo, con el levantamiento de las restricciones áreas, puede suponer ese retroceso que llevaría a la fase anterior en caso de que el plan se ponga en marcha?

Lo que hay que hacer es estudiar y monitorizar bien, analizar y tener los instrumentos necesarios para que esto no suceda.

¿Es posible controlarlo una vez regrese el turismo de nuevo?

El 15 de marzo teníamos 300.000 turistas y carnavales en las calles. Peor que la situación que teníamos entonces es imposible. Los grupos de gente no los vamos a permitir y, por tanto, si se produce algún caso de difusión del virus, no va a ser tan fácil como fue en el pasado.

¿Cuándo estima que se podrá recuperar la normalidad, pero a la normalidad que conocíamos antes con fiestas o romerías?

En la medida que el virus se pueda ir controlando de forma definitiva.

¿Solo hasta que haya una vacuna?

Básicamente hasta que haya una vacuna efectiva o que haya tratamientos que sean muy efectivos y que no supongan un riesgo para las personas que sufran esa enfermedad. Todo es posible, pero en cualquier caso, hay que tomar conciencia de que las mascarilla las tenemos aquí para varios meses o, incluso, para un año. Lo importante no es tener una mascarilla quirúrgica o de las higiénicas de usar y tirar para ponerse, sino tener una mascarilla que sea cómoda y que podamos llevar en un viaje de una guagua durante una hora sin que nos moleste o en un pequeño concierto al que podamos ir dentro de algunas semanas. Y, por su puesto, durante una jornada de trabajo. Por tanto, adaptándose lo mejor posible. El objetivo es hacer las cosas bien para solo dar pasos hacia adelante. Las consecuencias de esto van a ser realmente largas y dolorosas, pero por eso es importante que nos pongamos a caminar ya.

¿Moncloa maltrata a Canarias al no atender a su petición de trato singularizado que reclama por entender que se han hecho los deberes?

¿Maltrato? No.

Confía en que Madrid finalmente ceda. ¿Qué le parecería que no atendiese finalmente a las peticiones de las Islas?

Creo que sí va a hacer caso.

¿Pero y si no lo hiciera?

Pues qué vamos a hacer. Siempre hemos sido muy sufridos en esta tierra. Aguantaremos y esperaremos a que se decida desde Madrid, pero creo que la gente en Canarias lo vería mal porque la inmensa mayoría de la población apoya este plan. Así lo veo en las redes sociales, en la calle, en todos los lados. Noto un apoyo absoluto porque la gente confía en su comité científico. Entonces claro, el que no se permitiera se vería como algo negativo, pero tenemos que acatarlo y seguir como estamos.

¿Se ha visto superado el Gobierno central a la hora de gestionar esta crisis sanitaria?

Esta crisis sanitarua podría superar a cualquier Gobierno. Es muy difícil. Esto nos ha sobrepasado un poco a todos y todos lo hemos intentado hacer lo mejor posible. En una situación tan complicada, donde no somos el único país afectado y donde los mercados están hipertensados por las demandas de material. Ha sido realmente muy complicado. Creo que dentro de las dificultades, lo están haciendo lo mejor que se puede y dudo que cualquier otro grupo político lo hubiese hecho mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España