La Oficina de Seguridad del Internauta ha elaborado una lista con los fraudes más comunes que circulan estos días por las redes sociales, mensajería de móvil, correo electrónico o a través de una simple llamada de teléfono. Los delincuentes se están aprovechando del confinamiento y el teletrabajo para intentar sacarnos el dinero o hacerse con nuestros datos personales mediante el uso de las nuevas tecnologías. ¿Y cuál es el gancho que utilizan para que piquemos? El tema que más nos preocupa a todos en estos días: el coronavirus o Covid-19.

Una de las argucias que están empleando los delincuentes son las falsas recomendaciones sobre cómo frenar la expansión de esta pandemia. Según explica la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) en su página web, son miles los mensajes que se comparten de móvil a móvil con "consejos" de supuestos expertos que prometen parar la pandemia -e incluso, pueden contener enlaces a determinadas páginas web- a cambio de una módica cantidad o facilitando los datos personales para hacer llegar los remedios que se necesitan para exterminar al bicho.

Las redes sociales han dado a conocer el Suplemento Mineral Milagroso, más conocido como MMS, que promete curar a los enfermos por coronavirus en menos de 24 horas. Sin embargo, este suplemento elaborado con dióxido de cloro disuelto en agua no tiene nada de milagroso y puede ser muy peligroso para la salud, pues puede provocar desde dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarreas hasta causar un fallo renal.

Los sanitarios son los que luchan cada día para tratar de frenar el virus y, precisamente, son ellos los protagonistas de otra de las estafas más comunes en estos días. Los ciberdelincuentes utilian la labor que están desarrollando estos profesionales para recaudar fondos para agradecerles el ingente esfuerzo que están realizando. Otra de las modalidades de este timo podría ser pedir nuestros datos personales para lograr hacerse con información personal. Pese a que la OSI insiste en que no todas las iniciativas solidarias son un fraude, sí que recomienda echar mano de la prudencia y cerciorarse primero.

Corona-phishing, corona-smishing y coronaware son los nombres de otros tres tipos de engaños que pueden emplear los delincuentes. Los dos primeros tienen en común que el malhechor puede hacerse pasar por una institución o una administración -puede suplanar a la OMS o al Misterior de Trabajo- para hacerse con nuestros datos personales o saquearnos la cuenta bancaria. Por contra, el coronaware puede ser un vídeo o un documento que asegure contener información sobre cómo protegernos frente al coronavirus y, al descargarlo, infectar o tomar el control de nuestro ordenador.

En cuanto a las diferencias entre el corona-phishing y el corona-smishing, el primero nos llegará por correo electrónico mientras que, el segundo será enviado por sms.

La declaración del estado de alarma no solo nos ha confinado en nuestras casas, sino que también ha supuesto la paralización de la mayor parte de las actividades económicas en el país. Pese a la obligación de cerrar, hay muchos negocios que ofrecen sus artículos online y este es el nicho que han encontrado los delincuentes para llegar a la ciudadanía. Así, la página web de la OSI advierte sobre la existencia de varias estafas relacionadas con la compra de productos online para protegernos de la Covid-19, por ejemplo, mascarillas.

En el top 10 de las estafas también hay falsas ofertas de empleo para elaborar material sanitario. En esta ocasión, los delincuentes se sirven de la difícil situación económica por la que están atravesando muchas familias para prometerles un puesto de trabajo a cambio de facilitar datos personales o pedir el ingreso de una cantidad de dinero para hacerles llegar todos los productos con los que se fabricará el material sanitario.

También pueden llamar para ofrecernos mejoras técnicas que nos permitan desarollar de manera más eficaz el teletrabajo u ofrecer falsos cupones para que podamos disfrutar de series o películas gratis.

Y, por último, están los coronacheques. En este caso, los ciudadanos reciben un mensaje en el que se les informa de que el Gobierno de Pedro Sánchez les regala una cantidad de dinero para que puedan hacer frente a la crisis económica que ha provocado esta pandemia. Para que los euros lleguen a la cuenta bancaria, solo hay que pichar en el enlace que se facilita y... ¡Tachán! Habrá sido víctima de un ciberdelincuente, así que recuerde el dicho antes de clicar en el enlace: "Nadie da un duro por cuatro pesetas".