Un nuevo dinosaurio emplumado que vivió en Nuevo México hace 67 millones de años recién descubierto es una de las últimas especies de raptores sobrevivientes conocidas, según una nueva publicación en la revista Scientific Reports.

El Dineobellator notohesperus se suma a la comprensión de los científicos de la paleobiodiversidad del suroeste de Estados Unidos, ofreciendo una imagen más clara de cómo era la vida en esta región cerca del final del reinado de los dinosaurios.

Steven Jasinski, doctorada en el Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Pensilvania en la Escuela de Artes y Ciencias, dirigió el trabajo para describir la nueva especie.