Paisaje postapolíptico en un extraño Lunes de Carnaval. Por festivo, algo poco habitual en Santa Cruz, por vacío durante la mañana y por la calima. Grandes gotas y piso de color rojizo. Huele a tierra mojada y eso, tierra, es lo que cae. Se repite por la tarde. La Aemet anuncia la llegada a Canarias de la llamada lluvia de barro, "precipitación a cinco kilómetros de altitud en el tope de la capa de aire sahariana" No contamina, advierte la AEMET. "Ni me molesto en lavar el coche" contesta la gente en las redes sociales.