14 de febrero de 2020
14.02.2020

El mundo más lejano y antiguo

'New Horizons' retrata Arrokoth, un cuerpo del cinturón de Kuiper a 6.000 millones de kilómetros de la Tierra y con más de 4.000 millones de años de antigüedad

13.02.2020 | 23:56
El mundo más lejano y antiguo

Era el año 2014 cuando el telescopio espacial Hubble, inmerso en su exploración de los confines de nuestro sistema Solar, localizó un peculiar objeto en el cinturón de Kuiper, situado más allá de Neptuno. Por aquel entonces, la misión New Horizons andaba estudiando las peculiaridades de Plutón, querido y polémico planeta enano. Pero, tras acabar de recopilar datos sobre el planeta enano, la NASA anunció que su siguiente destino sería indagar sobre el preliminar hallazgo. Los terrícolas tuvimos que esperar hasta el 1 de enero del 2019 para que la sonda anunciara que había logrado sobrevolar el cuerpo celeste.

Un año más tarde, los investigadores responsables de procesar toda esta información espacial anuncian que por fin disponemos de la aproximación más detallada del objeto bautizado ahora como Arrakoth y anteriormente como Ultima Thule. O 486958, para los científicos. Estamos ante la información más detallada obtenida hasta la fecha del objeto más lejano y primitivo visitado por una nave espacial, a 6.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Esta nueva fotografía en alta resolución de Arrakoth, anunciada a bombo y platillo en la revista Science y en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), supone un hito en la exploración espacial. La pormenorizada imagen se basa en 10 veces más datos que las anteriores. Y su análisis desvela algunos de los misterios que hasta ahora rodeaban al objeto transneptuniano.

Su peculiar forma, que recuerda a la de un cacahuete gigante, se debería a la unión de dos cuerpos previamente independientes. No hay evidencia de que este proceso implicara una colisión violenta, por lo que se supone que el acoplamiento tuvo que ser suave. Los datos, de hecho, apuntan a la velocidad del impacto tuvo que ser de tan solo unos pocos metros por segundo.

Los datos también sugieren la posible edad de Arrokoth, que rondaría los 4.000 millones de años. Es probable que su nacimiento se produjera tras el colapso de una nebulosa. Su superficie, según apuntan los nuevos estudios, es más lisa de lo que se creía, algo que indica que el objeto ha permanecido relativamente bien preservado desde su formación. Un análisis de su color y temperatura también desvela que se trata de un objeto rojo y frío, cubierto de metanol y moléculas orgánicas todavía no identificadas. Los investigadores no descartan que el objeto contenga muestras de agua (o hielo), aunque por el momento permanezcan ocultas a la vista.

Una vez obtenida esta nueva mirada sobre este intrigante objeto celeste, la pregunta es: ¿y ahora qué? David C. Jewitt, investigador de ciencias espaciales de la Universidad de California, comenta que este solo es el primer paso. "Si lo hemos conseguido una vez, estamos seguros de que es factible y deseable seguir explorando el exterior del Sistema Solar", comenta el científico en un artículo complementario a los recién publicado estudios. El reto para las siguientes misiones, argumenta, será huir de las fuerzas gravitacionales para permanecer más tiempo en el cinturón de Kuiper. La tecnología está preparada. Solo faltaría el compromiso institucional para seguir explorando los confines del cosmos.

Estos nuevos informes amplían los primeros resultados publicados sobre este objeto, anunciados en una edición de mayo de 2019 de la revista Science, y que se basaron en solo una pequeña cantidad de datos descargados de New Horizons después del sobrevuelo. Los nuevos informes se basan en más de diez veces más datos del sobrevuelo. Todos juntos proporcionan una imagen mucho más completa de la composición y el origen de Arrokoth, y apuntan a la resolución de una controversia científica de larga data sobre cómo se formaron esos bloques de construcción planetarios primitivos llamados planetesimales.

Los investigadores también ofrecen varias sugerencias sobre cómo podría haberse formado metanol en este objeto, incluida la formación por irradiación de rayos cósmicos de agua mezclada y helados de metano. Aunque no se detectó agua en Arrokoth, podría estar presente, dicen los autores, pero de alguna manera enmascarada u oculta a la vista. El color uniforme y la composición de la superficie de Arrokoth también respaldan el descubrimiento de que Arrokoth se formó en una nube de colapso de la nebulosa solar local.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook