13 de febrero de 2020
13.02.2020

El fiscal pide 5 años de cárcel por un intento de agresión sexual en Arona

Los hechos ocurrieron a finales del 2013, cuando el acusado vivía en la misma casa con su expareja y trató de forzarla

12.02.2020 | 19:24

La Sección V de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife suspendió a mediodía de ayer un juicio en el que un hombre estaba acusado de agresión sexual en grado de tentativa contra su expareja en el municipio de Arona. Los hechos ocurrieron en un domicilio situado en la urbanización Costa del Silencio, donde residían tanto la víctima como su presunto agresor, días después de que ambos rompieran su relación sentimental. Y la Fiscalía solicitaba cinco años de prisión para el citado individuo.

El suceso se produjo a las 1:30 horas del 16 de noviembre del año 2013. La mujer estaba durmiendo. Entonces, en la vivienda entró el ahora procesado con un alto grado de exaltación y agresividad. Según el representante del Ministerio Público, "movido por el ánimo de infundir un manifiesto temor a su expareja sentimental, así como de perturbar su sosiego y tranquilidad, comenzó a proferirle diversos insultos" para humillarla y vejarla.

Entre otras cosas, el varón le dijo: "yo te recogí de la calle y ahora vas a ser basura de nuevo, vete de casa, tienes cinco minutos para irte, si no me devuelves las llaves, te mato".

Después, la agarró de manera fuerte del cuello, le puso una bolsa de plástico en la cabeza y la advirtió de que: "te puedo romper el cuello con facilidad, yo podría matarte, no me importaría, la única forma en la que vas a dejar esta casa es en una bolsa".

La víctima se hallaba desnuda e inicialmente logró zafarse del ahora acusado. Sin embargo, para satisfacer sus instintos libidinosos, este empujó a la afectada sobre la cama y la sujetó con fuerza por las muñecas con ambas manos, a la vez que con una rodilla consiguió separar las piernas de su expareja, con la intención de mantener relaciones sexuales de forma violenta. Pero no consiguió su objetivo, debido a la resistencia de la afectada y a que no logró tener una erección.

A partir de ese momento, la mujer abandonó el domicilio, mientras que el procesado le gritó: "si vuelves, te mato". La víctima sufrió diversas lesiones en los antebrazos y las manos, parte posterior y anterior del cuello y zona superior de la espalda.

La persona perjudicada fue atendida por personal sanitario y precisó de cuatro días para curar de las heridas leves. Tras sentirse intimidada por el individuo, acudió al Juzgado de Violencia sobre la mujer número 1 de Arona y solicitó orden de alejamiento para su presunto agresor, que le fue concedida. El fiscal también solicitó para el acusado que indemnizara a la afectada con 200 euros por los días que duraron las lesiones y otros 6.000 por los perjuicios sufridos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook