17 de enero de 2020
17.01.2020

Una década desde la mejor cifra de la lista de espera sanitaria

El menor número de pacientes en cola lo logró Roldós en 2009; el más alto, en plena crisis de gobierno, fue en 2016 con Morera

17.01.2020 | 00:44
Profesionales del Hospital Universitario de Canarias durante una intervención quirúrgica.

Los datos de las listas de espera se convierten a menudo en la gota que colma el vaso, más en una comunidad, como la canaria, a la cola de España. Son el termómetro más usado para medir la eficacia en la gestión del consejero de turno y también un arma arrojadiza en el terreno político. Y es así porque es la estadística objetiva para evaluar el estado en el que se encuentra el sistema sanitario del Archipiélago.

Ha pasado una década desde que Canarias alcanzara su mejor dato en relación a las listas de espera y fue hace tres años cuando registró su cifra menos favorable. La primera cifra se registró en diciembre de 2009, bajo la gestión de Mercedes Roldós (PP), cuando el número de pacientes incluidos en la lista de espera a cierre de ese año se situó en 20.063. El pico máximo, por su parte, se alcanzó en plena crisis de Gobierno autonómico, en diciembre de 2016. Ocurrió, concretamente, en el periodo comprendido entre el final de la gestión de Jesús Morera (PSOE) y el principio de la de José Manuel Baltar (CC). Mientras una crisis -justamente sanitaria- rompía el pacto entre CC y PSOE, que habían gobernado juntos desde 2011, 34.327 canarios se acumulaban con desespero en una interminable espera -que superaba los seis meses de media- para operarse.

Las listas de espera fueron concebidas por el Ministerio de Sanidad en 2003 como "un método de análisis de los resultados y las necesidades y, asimismo, una evaluación del funcionamiento del sistema sanitario" cuyo objetivo era garantizar "la transparencia y la uniformidad de la información facilitada al ciudadano". Eso, al menos, dicta el Real Decreto 23/2003. Sin embargo, en el política canaria estos datos han servido como leña del enfrentamiento entre los distintos partidos políticos, más allá de las carencias y los aciertos de la gestión sanitaria.

Las listas de espera fueron determinantes en 2016 para evaluar el desempeño de las funciones de Jesús Morera y en 2018 para comprobar que los programas asistenciales de choque de José Manuel Baltar estaban siendo efectivos. En estos días, el anuncio de una subida en más de mil pacientes y en seis días de la espera quirúrgica han sido motivo suficiente para poner en tela de juicio la gestión de la socialista Teresa Cruz, para la que incluso se ha pedido su cese del cargo solo seis meses después de asumirlo.

E Una tendencia oscilante. Las listas de espera canarias no han parado de cambiar. No obstante, desde que hay registros -año 2003- se pueden destacar tres periodos. El primero comprende los años previos a la crisis hasta finales de 2011. En este periodo, mantuvo una tendencia sostenida en el tiempo registrando entre 25.000 y 20.000 pacientes a la cola para entrar a quirófano. A partir de diciembre de 2011, el número de pacientes se dispara y la cifra no vuelve a bajar de los 25.000 hasta 2019. Los peores registros de la serie histórica se apuntan desde junio de 2015 hasta junio de 2017, llegando a marcar un máximo de pacientes en espera a finales de 2016: 34.327. Una última etapa se registra a partir de diciembre de 2017 hasta junio de 2019, periodo en el que se produjo un descenso continuado que, sumado, alcanzó el 27,5%. En los últimos datos proporcionados por la Consejería de Sanidad, el pasado jueves, se ve, por primera vez en estos dos años, un incremento en 1.026 pacientes. Esto significa que actualmente hay 25.888 canarios aguardando por una intervención quirúrgica, un número ligeramente superior a la media que marca el Archipiélago en el registro histórico: 25.653 pacientes.

E El mejor dato de la serie. En noviembre de este año se registró el que la consejera de Sanidad, Teresa Cruz Oval, ha subrayado como el mejor dato logrado hasta el momento en relación a la demora media que se prolonga la espera por una operación. Concretamente, los canarios esperaron en ese mes 124,4 días, por debajo de los 127 días registrados en junio. Y este dato es el mejor, pero en una serie temporal mucho más corta y poco significativa a efectos comparativos, pues este indicador empezó a hacerse público en junio de 2015. Este valor, en el que Canarias estuvo históricamente muy por encima de la media nacional, se ha logrado reducir a raíz de la implantación del programa de choque impulsado por el predecesor de Cruz Oval, José Manuel Baltar. Dicho programa aplicaba el funcionamiento de los quirófanos en horario de tarde en jornada extraordinaria.

E Criterios dispares. Una de las conclusiones de un informe previo de trabajo entre gerentes de los hospitales y algunos técnicos del Servicio Canario de la Salud (SCS) es justamente que "faltan criterios claros para incluir a pacientes en las listas de espera". En esta primera reunión -de nueve que plantea realizar la Consejería- se afirma que "es de vital importancia establecer un protocolo y unas guías" ya que, a menudo, cada profesional utiliza un criterio diverso para decidir incluir a una persona en lista de espera quirúrgica o de pruebas complementarias. Y, aunque aún no existe una valoración oficial de la problemática por parte de la consejera de Sanidad, sí que ha dejado claro la importancia de establecer una "hoja de ruta clara" que no base la acción en "medidas puntuales". Asimismo, Cruz Oval ha puesto el acento en la cantidad de programas de reducción de listas de espera en marcha que jamás se han evaluado. Según la consejera desde 2007 están funcionando en Canarias 171 programas asistenciales que, de funcionar correctamente, no mantendrían a "160.000 personas en distintas listas de espera". Cruz Oval tiene claro que "en algo nos estaremos equivocando", pero insiste en que, antes de actuar, deben "determinar qué es".

E Externalizar los datos. Distintos sectores de la sociedad, incluidos los grupos parlamentarios, han achacado recurrentemente al equipo de gobierno que se encontrara en el poder el maquillaje de las listas de espera. La situación de descrédito de los datos ofrecidos por la Consejería de Sanidad llegó a tal punto que el Parlamento de Canarias aprobó solicitar una auditoria externa a las universidades públicas para comprobar si el procedimiento de elaboración de los datos estaba o no manipulado. El informe descartó taxativamente el uso de maquillaje para mejorar los datos y consideró "satisfactorio" el tratamiento de información en el Servicio Canario de la Salud (SCS). Este método fue defendido ayer por el viceconsejero de la Presidencia, Antonio Olivera, que afirmó que en la elaboración de estos datos, el Gobierno autonómico es "muy estricto" pero lo es especialmente en la Consejería de Sanidad.

No obstante, el presidente del Colegio de Médicos de la provincia Las Palmas, Pedro Cabrera, ha vuelto a insistir estos días en la necesidad, no solo de fijar un criterio claro para todo el Servicio Canario de la Salud (SCS), sino también de "profesionalizar" y "externalizar" la elaboración de estos informes.

E Mensual o semestral. Otro motivo de debate, especialmente en los últimos años, ha radicado en qué forma es la más conveniente para publicar estos datos, si de forma semestral (el mínimo que obliga el Ministerio de Sanidad) o mensual. Lo cierto es que, a día de hoy, la mayoría de comunidades autónomas -nueve para ser exactos- publican sus listas de espera cada mes, cinco lo hacen cada seis meses y dos, por trimestres. Canarias las ha publicado durante este tiempo en ambos sentidos: semestral y mensual.

No obstante, cuando se implantó el método mensual no se mantuvo demasiado tiempo. Tan solo se hizo durante un año, 2016. Cuando José Manuel Baltar tomó posesión del cargo de consejero, las listas de espera volvieron a publicarse de manera semestral y, con este nuevo gobierno autónomico, se espera poder volver a publicar estos documentos mensualmente a partir del 21 de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España