El Instituto Canario de Igualdad (ICI) del Gobierno de Canarias envió diversos escritos, tanto a la Fiscalía General en la Comunidad Autónoma como a la Dirección General de Deportes del Ejecutivo regional, la Federación Canaria de Fútbol y los responsables de la Unión Deportiva Jandía, con el objeto de que se adopten las medidas oportunas, tras tener conocimiento de las amenazas que un hombre profirió contra una árbitra en el transcurso de un partido de fútbol celebrado el pasado fin de semana en dicho municipio del Sur de Fuerteventura.

La directora del Instituto Canario de Igualdad, Kika Fumero, asegura que, "si no actuamos con firmeza y se toman las medidas que corresponden, estamos legitimando unos comportamientos machistas contra las mujeres en el deporte que son delictivos y, desafortunadamente, mucho más frecuentes de lo que trasciende a los medios de comunicación".

Fumero comenta que "es importante la condena institucional, pero también es vital actuar en el ámbito judicial y, por supuesto, desde todas las instancias deportivas con responsabilidad en este tipo de eventos, para que se tomen las medidas oportunas contra hombres que adoptan comportamientos que constituyen una manifestación grave de la violencia de género a la que estamos expuestas todas las mujeres y niñas, y que una sociedad democrática no se puede permitir en tanto afecta a los derechos humanos esenciales de las mujeres".

Como se reconoce en estos escritos remitidos por el Instituto Canario de Igualdad (ICI) son hechos y actitudes que "pueden ser constitutivos" de un delito contemplado en el artículo 169 del Código Penal, de amenazas, según una nota de dicho organismo.

Pero, además, se trata presuntamente de una conducta sexista hacia una mujer por el hecho de serlo, "que no tienen cabida en el marco de las normas de convivencia y más aún tras la aprobación de la Ley orgánica 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres así como la Ley 1/2010 canaria de Igualdad entre mujeres y hombres".