09 de noviembre de 2019
09.11.2019
Advertencia sanitaria

Los nutricionistas canarios abogan por consumir "más sardinas y menos atún"

Los expertos inciden en que las especies más grandes, las que están por encima de la cadena trófica, son las que tienen más posibilidades de poseer un alto contenido en mercurio

09.11.2019 | 00:35
Imagen de archivo de un puesto de la pescadería del mercado municipal de La Laguna.

Embarazadas y menores de 14 años deben restringir las veces que ponen en su plato un filete de atún rojo o preparan unos tollos en salsa. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha limitado, aún más, en estos grupos de riesgo el consumo de varios tipos de pescado por su alto contenido en metales pesados, concretamente mercurio, y los nutricionistas no solo están de acuerdo, sino que opinan que esta restricción debería ampliarse a toda la población y abogan por consumir pescados más pequeños.

"La carne de atún, por sus propiedades, es una de las mejores para comer por sus cualidades", explica Pepe Medina, experto en nutrición deportiva, que lamenta la "catástrofe medioambiental" a la que la humanidad está sometiendo a los océanos. El atún rojo, el pez espada, los tiburones o el lucio se encuentran en la parte superior de la cadena trófica, por lo que "devoran muchos pescados" que, a su vez, están afectados por mercurio. No obstante, "si una sardina contiene una parte por millón de esta sustancia, un atún que haya consumido un centenar de sardinas contendrá cien partes por millón de mercurio", como señala Medina.

El problema, según el dietista Juan José González, es que estos pescados (y todos en general) son muy ricos también en fuentes de EPA y DHA, "dos aceites esenciales muy importantes para el desarrollo cognitivo y motor en los infantes". Por esta razón, tanto González como Medina abogan por sustituirlos por "pescados más pequeños como la sardina, la caballa y el arenque, y evitar en gran medida todos los grandes, como atún y pez espada".

Aunque de acuerdo con las recomendaciones propuestas, ya que existe "un riesgo potencial" en su consumo, el nutricionista Daniel Ursúa va más allá, pues considera más necesario hacerlo en relación a los ultraprocesados, las carnes procesadas y alcohol, especialmente en niños.

"Preocuparnos por el mercurio del pescado de nuestra dieta actual vendría a ser como preocuparse por el aerodinamismo de un coche de carreras antes de aprender a conducir", concluye el nutricionista, que considera que la prioridad en cuanto a la dieta de los niños "debe ser eliminar la gran cantidad de ultraprocesados que suelen estar presente en ella, aumentar el consumo de frutas y verduras, y diversificar las fuentes de proteína".

En este sentido, Ursúa, que basa sus recomendaciones en el "plato de Harvard" en lugar de la tradicional pirámide nutricional, concluye que siguiendo esta guía "la acumulación de mercurio o metilmercurio no supondrá ningún problema". Concretamente, el plato de Harvard recomienda que los alimentos proteicos se limiten a ocupar un 25% del total de la dieta. Además, dentro de las distintas fuentes de proteína considera conveniente diversificar y variar entre legumbre, pescado (blanco y azul) o carnes blancas.

En cuanto al riesgo real, las opiniones son dispares. Medina y González considera que, "si la Organización Mundial de la Salud lo recomienda, es que no es baladí". Ursúa, por su parte, insiste en que "el riesgo es muy relativo y solo ante un consumo elevado de las especies que más mercurio acumulan".

Los pescadores temen mayores restricciones

Para los pescadores canarios, las nuevas recomendaciones del Ministerio de Sanidad suponen "una medida muy drástica", y advierten que puede "significar mayores restricciones" para su labor. Así se manifestó el patrón mayor de la cofradía de El Hierro y presidente de la Federación de Cofradías de Canarias, Fernando Gutiérrez. Unas declaraciones que concuerdan con las vertidas por la Confederación Española de Pesca (Cepesca), que consideran las restricciones como "desproporcionadas" y generadoras de una "alerta infundada" que puede afectar "negativamente" al consumo de productos pesqueros.

En este sentido, el presidente canario criticó que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), no les haya hecho un comunicado oficial sobre el asunto. "Es un tema serio que hay que evaluar en profundidad porque puede tener una repercusión en un futuro inmediato", afirmó Gutiérrez, quien insistió en que antes de haber anunciado estas restricciones habría que haberse valorado "los pros y los contras" de la medida.

La patronal lamentó, además, que estas nuevas recomendaciones se hayan hecho públicas sin mantener una reunión previa con el grupo de trabajo constituido en su día, con la participación de la secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Aesan y representantes de los distintos eslabones de la cadena de valor del sector pesquero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook