09 de noviembre de 2019
09.11.2019

Mercurio se deja ver por última vez hasta 2032

El pequeño planeta realizará su cuarto tránsito del siglo este lunes y Canarias tendrá una posición privilegiada para visualizar este raro fenómeno que permitirá medir la composición de su atmósfera

09.11.2019 | 00:35
Mercurio se deja ver por última vez hasta 2032

Que Mercurio pase por delante del Sol ha sido históricamente uno de los eventos astronómicos que más expectación producen entre los investigadores. Si en el siglo XVIII, los científicos de todo el mundo se reunían en los lugares donde el fenómeno era más visible con el objetivo de intentar arrojar luz sobre las medidas del sistema solar, a día de hoy el tránsito del pequeño planeta por la órbita de la estrella continúa siendo un momento clave para la investigación astrofísica.

Este lunes, Mercurio se dejará ver por cuarta vez este siglo -suele hacerlo trece veces cada 100 años-, a plena luz del día, un hecho que no se repetirá hasta 2032. Canarias tendrá en este evento una posición privilegiada, por lo que el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha decidido aprovechar sus observatorios para retransmitir en directo -a través del portal web sky-live.tv- las cinco horas que se prolongará el evento, además de utilizar sus recursos para tratar de detectar la densidad atmosférica del planeta. El fenómeno comenzará a las 12:35 horas en Canarias y culminará a las 18:04 horas y se seguirá desde el Telescopio Solar GREGOR (OT, Observatorio del Teide, Tenerife) el mayor telescopio solar de Europa operado por KIS (Leibniz Institute for Solar Physics, Alemania) y desde el Telescopio Solar Sueco SST (ORM, Observatorio del Roque de los Muchachos, La Palma) operado por el ISF (Institute for Solar Physics, Suecia).

Pequeño y lejano

Mercurio es tan pequeño y está tan lejos de la Tierra que su tránsito -paso del cuerpo por delante del Sol- "apenas es perceptible a simple vista", como explica el astrónomo del IAC Miquel Serra-Ricart. De hecho, Ganímedes, una de las cuatro lunas galileanas en torno a Júpiter, y Titán, la mayor de Saturno, son mayores que él. Por esta razón, no fue correctamente observable hasta el siglo XVIII, a pesar de que Johannes Kepler predijera este fenómeno ya en 1631 y Pierre Gassendi lo observara ese año por primera vez. Pero fue Galileo Galilei, con su invención -el telescopio-, quien tuvo la oportunidad de ver con más detalle el tránsito. Mercurio es un planeta extremo y extraño, donde el Sol puede salir dos veces el mismo día, o donde la temperatura de su superficie puede oscilar entre los 450 y los -170 ºC.

Como remarca Serra-Ricart, "los tránsitos en el Sistema Solar son fenómenos poco usuales en Astronomía". De hecho, si el de Mercurio parece poco frecuente, más raro es el de Venus, que no transitará el Sol hasta 2117. Ese tránsito, además, tendrá "el inconveniente adicional de no poderse observar desde Canarias debido a que se producirá durante la noche (será observable desde la otra mitad del planeta)", como afirma Alfred Rosenberg, astrofísico divulgador del IAC. Los tránsitos de planetas interiores -Venus y Mercurio- son más raros que los eclipses de Sol y Luna. El último tránsito de Venus se produjo en junio de 2012, mientras que Mercurio ya ha pasado por delante del Sol en tres ocasiones: 2003, 2006 y 2016.

Una vuelta cada 88 días

Son raros de ver a pesar de que el planeta complete la vuelta al Sol en aproximadamente tres meses terrestres (88 días). A tenor de ese dato, cabría pensar que se debería poder asistir a este fenómeno mucho más frecuentemente, pero Mercurio se mueve en un plano "que forma un 7 con el plano orbital de la Tierra alrededor del Sol". Por esta razón, para que queden suficientemente alineados "los tres cuerpos tienen que coincidir ambos planos", remarca el investigador.

Serra-Ricart, en este sentido, advierte de los peligros que puede acarrear intentar observar este tránsito pues es como observar directamente el Sol, ya que el planeta no cubrirá una parte significativa del mismo. Una observación indebida del Sol puede dañar permanentemente nuestra retina o incluso dejarnos ciegos. Entre los métodos recomendados para poder visualizar este evento astronómico se encuentran la observación mediante la proyección del disco solar en una pantalla o mediante telescopios dotados de los oportunos filtros solares. En este sentido, el investigador remarca que el tránsito de Mercurio es, asimismo, una "buena ocasión para organizar actividades educativas en los centros de enseñanza", como señala Serra-Ricart. Como explica el investigador, se trata de un fenómeno sencillo de observar" que puede ayudar a explicar "las leyes fundamentales de la Física".

Los cinco momentos clave del tránsito

  • El primer contacto. Cuando el disco del planeta toca el disco luminoso del Sol. Se producirá a las 12:35 horas en Canarias.
  • Un punto negro. Cuando el planeta entra del todo en el disco luminoso del Sol, es posible ver un pequeño punto negro en su exterior. El periodo entre ambas situaciones se denomina "ingreso". Se producirá a las 12:37 horas.
  • En medio. El tercer momento clave sucede cuando el planeta se coloca en el medio del radio del Sol, cuando la distancia entre Mercurio y el centro de la estrella es mínima. Se producirá a las 15:19 horas.
  • Salida. De forma análoga al ingreso, pero en orden inverso, se produce la salida, el periodo comprendido entre el contacto interior del borde del planeta hasta la desaparición del mismo. Se producirá a las 18:02 horas.
  • Final. El disco del planeta vuelve a tocar el disco luminoso del Sol y desaparece. El final del tránsito se produce a las 18:04 horas.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook