06 de noviembre de 2019
06.11.2019

Sanidad enseñará a 24.000 alunmnos canarios cómo prevenir el consumo de tabaco y alcohol

En el programa articipan más de 100 centros de Enseñanza Secundaria, con casi 1.000 docentes

06.11.2019 | 13:07
Alumnos en el exterior de un instituto tinerfeño en una imagen de archivo.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública y en colaboración con la Consejería de Educación y Universidades, inicia las actividades del programa ITESplus previstas para el curso 2019-2020, en el que participan más de cien centros de Enseñanza Secundaria de toda Canarias, con casi 1.000 docentes y unos 24.000 alumnos partipantes.

El programa ITESplus, que ha recibido el Reconocimento de Buenas Prácticas del Sistema Nacional de Salud, trata de disminuir los efectos negativos del tabaco y del alcohol sobre la salud incidiendo en la prevención del consumo. Aunque está centrado en la prevención, algunos estudiantes dejan de consumir ambas sustancias tras la realización del programa.

ITESPlus se desarrolla en el contexto escolar a lo largo de toda la enseñanza secundaria. Se ha trabajado intensamente para que su implementación sea fácil y sostenible en el tiempo y en él participan de manera voluntaria centros docentes de toda la Comunidad Autónoma de Canarias.

La población diana la conforman los alumnos escolarizados en los centros participantes. Las actividades del programa son realizadas por los propios docentes, que son previamente formados para ello por parte del equipo de la Dirección General de Salud Pública.

El programa empezó a realizarse en el curso 2001-2002 en tres centros públicos de la isla de Tenerife. Durante los 18 años que lleva funcionando se han incorporado progresivamente otros centros públicos, concertados y privados, hasta superar el centenar.

El objetivo fundamental es implementar un programa que permita disminuir la prevalencia del consumo de tabaco y de alcohol entre los jóvenes participantes cuando terminen la enseñanza secundaria obligatoria. Para conseguirlo se trabaja con el fin de incrementar la percepción de riesgo para cada edad del consumo de estas sustancias, incrementando la autoeficacia para desarrollar una vida plena de salud sin fumar ni beber alcohol.

De esta forma, se trabaja con el alumnado a lo largo de toda su enseñanza secundaria. La intervención contempla tres talleres interactivos por cada curso, adaptados a las edades correspondientes, con contenidos informativos, de modificación de valores y actitudes frente al tabaco y el alcohol y de análisis crítico de la publicidad de ambos.

También se desarrollan habilidades de comunicación asertiva y de resistencia a la presión del grupo. Los talleres han sido diseñados por un equipo multidisciplinar compuestos por médicos, psicólogos educadores para la salud y docentes.

Resultados

En la última edición 2018-19 participaron 103 centros de todas las islas, con 937 docentes y 22.500 alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO).

Al finalizar el programa, el alumnado participante presenta un consumo de tabaco un 53,4% inferior a aquellos que no han tomado parte en él; un descenso que se produce en ambos sexos. La cifra de fumadores diarios es también inferior en el programa (2,5%) que en el grupo de control (11,6%) e igualmente decrece el número de estudiantes que han consumido cigarrillos electrónicos en el último mes (5,4% frente a 10,4%).

En cuanto al alcohol, el alumnado participante en el programa presenta menos consumidores en el último mes (40,5% frente a 70%), menos intoxicaciones etílicas agudas (13,2% frente a 25,6%) y una disminución del consumo intensivo (binge drinking).

Estos resultados demuestran que es posible realizar una prevención efectiva del consumo de estas dos sustancias que acarrean graves problemas de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook