25 de septiembre de 2019
25.09.2019

A juicio un matrimonio por declarar que su hija adoptada de 10 años es una sociópata de 22 que trató de asesinarlos

Un suceso que dicen estar inspirado en la película de terror 'La huérfana'

25.09.2019 | 11:04
Fotograma de la película "La huérfana".

Un suceso que podría ser una auténtica película de terror. Una madre que ha sido acusada de abandonar a su hija adoptiva de 10 años, afirma que la niña "era una sociópata de 22 años" que trató de asesinarles, tal y como informa el diario británico "The Mirror".

Los padres abandonaron a Natalia, de origen ucraniano, en un apartamento de los Estados Unidos y se mudaron a Canadá. Tras ser acusada de negligencia, Kristine Barnett, la madre adoptiva, afirmó que Natalia era una impostora que pretendía ser una niña e intentó matarla. Un complot que recordaba a la película de terror "La huérfana". Incluso afirma que después de tener varias conversaciones con ella, comenzó a sospechar que su hija adoptiva no era realmente quién ella creía. "Era muy difícil descifrar cuántos años tenía, pero comencé a pensar que podía ser una adolescente. Pero no me arrepiento de nada. Era lo que quería hacer y sentí un amor abrumador por ella", dijo Kristine Barnett al diario "DailyMail". "La vi poniendo productos químicos, lejía o algo así en mi café y le pregunté, '¿qué estás haciendo?' Ella dijo: 'Estoy tratando de envenenarte'", confesaba la madre a la policía tras su detención.

También afirma que los médicos examinaron a Natalia y concluyeron que sufría una enfermedad psicológica severa diagnosticada solo en adultos. Kristine Barnett alega que la enfermedad llevó a Natalia a saltar de coches en movimiento y manchar los espejos con sangre. Posteriormente, el matrimonio decidió abandonar a su hija en un apartamento de Indiana (Estados Unidos) para mudarse a Canadá, según informa la policía.

Por ello, la policía acusó al matrimonio de negligencia, alegando que Natalia fue abandonada. Según la declaración jurada, el padre adoptivo admitió a la policía que él y su esposa habían cambiado la edad de Natalia a los 22 años a pesar de que los médicos determinaron que era menor de edad. La pareja pasó un par de días en la cárcel de Tippecanoe (Indiana) y posteriormente fueron liberados tras pagar una multa de 5.500 dólares (5.000 euros). Ahora, deben comparecer ante el tribunal superior de esa localidad, quién decidirá la credibilidad de su historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España