20 de septiembre de 2019
20.09.2019

Canarias deja atrás un verano cálido y seco y espera un otoño moderado

Habrá pocas probabilidades tanto de altas temperaturas como de abundantes precipitaciones

20.09.2019 | 12:47
Imagen de archivo.

Canarias deja atrás un verano cálido, con escasas precipitaciones que se han producido sobre todo durante los meses de junio y julio en la vertiente norte de las islas, y espera un otoño moderado, con pocas probabilidades tanto de altas temperaturas como de abundantes precipitaciones.

El verano de este 2019 en Canarias ha sido en general cálido, ha explicado este viernes durante la presentación del balance del comportamiento meteorológico de la estación en el archipiélago el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en la comunidad, Jesús Agüera.

El mes de junio "ha tenido un carácter de normal a cálido, pero más frío de lo normal, con predominio de la panza de burro", y julio "ha tenido carácter normal a frío, debido a que se compara con el mismo mes de otros años que han sido sumamente cálidos", mientras que en el mes de agosto se ha detectado una anomalía significativa de uno o dos grados sobre la media, lo que ha sido "una especie de ola de calor constante" que ha contado con "varias noches tropicales" (aquellas en las que la temperatura mínima alcanza los veinte grados).

Las temperaturas más elevadas del trimestre analizado por la AEMET fueron detectadas el 2 de junio en el Aeropuerto de Lanzarote, con 35,1 grados, en San Bartolomé de Tirajana el 25 de julio, con 36,5 grados, y 42,2 grados, que se registraron el pasado 17 de agosto en Tasarte, en el municipio grancanario de La Aldea.

Con respecto a la temperatura del agua del mar, en junio se ha superado la media en 0,5 grados, y en julio en 0,4 grados, mientras que en agosto los valores casi no superaron dicha media, manteniéndose en la normalidad.

En todo el verano casi no se registraron precipitaciones en las islas, a excepción de la zona norte de las más occidentales, donde los vientos alisios soplaron con más intensidad y donde éstos han dejado lluvia horizontal durante los meses de junio y julio.

La escasez de precipitaciones ha sido "casi total", ha señalado Agüera, quien ha añadido que agosto "ha tenido carácter normal a seco" y que la zona donde más lluvia se ha registrado, con 50-55 litros por metro cuadrado, ha sido en Anaga-Las Mercedes, en el norte de Tenerife.

Lo más importante del verano es que "no ha habido fenómenos adversos destacados, ni siquiera episodios de calima destacables que son habituales" en esta época del año, ha añadido.

Con respecto al próximo otoño, la AEMET prevé que "no hay probabilidades de que las temperaturas y las precipitaciones sean mayores de lo normal", por lo que "no cabe esperar un otoño excesivamente cálido".

Además, Agüera ha advertido de que "el régimen de lluvias ya no es cierto" y, por ello, se desconoce la cantidad de precipitaciones que las islas esperan en invierno, aunque ha recordado que en el del año pasado éstas escasearon más de lo habitual.

"El calentamiento global es un hecho y no se puede revertir", ha lamentado para expresar su preocupación por que este hecho haga que "la franja del Atlántico norte que nos puede afectar con huracanes y tormentas tropicales esté cada vez más cálida".

Sin embargo, ha confiando en que estos fenómenos se mantengan alejados de las islas y ha asegurado que en caso de acercamiento se preverá con la suficiente antelación como para tomar medidas de seguridad y protección de la población canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook