12 de septiembre de 2019
12.09.2019

La provincia tinerfeña suma 9 delitos de odio contra el colectivo LGTBI este año

La Asociación Algarabía presenta una campaña para trabajar con las administraciones públicas con el objetivo de visibilizar la necesidad de denunciar este tipo de actos y llevarlos ante la Justicia

12.09.2019 | 01:47
El gerente de Algarabía, Charlie Marrero, y la secretaria de esta asociación, Susana González, ayer en la presentación.

La provincia de Santa Cruz de Tenerife ha registrado en lo que va de año nueve casos de delitos de odio contra personas del colectivo LGTBI, aunque desde el colectivo señalan que "con toda seguridad son muchos más los casos que se producen; sin embargo, muchas de las víctimas no los denuncian". "En nueve meses, nueve casos. Y eso que hablamos solo de nuestra provincia y de aquellas situaciones que nos llegan porque las víctimas son personas relacionadas con nuestra asociación", destacó ayer el gerente de la Asociación LGTBI Algarabía, Charlie Marrero, durante la presentación de una campaña que pretende sensibilizar y erradicar los delitos de odio que se cometen en las Islas contra personas del colectivo LGTBI así como también visibilizar la necesidad de denunciar este tipo de actos ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con el fin de que los autores acaben ante los tribunales de Justicia.

La asociación había convocado en el centro de ciudadanos Las Madres, en La Laguna, a responsables y técnicos de diferentes concejalías de igualdad y seguridad de ayuntamientos de la Isla, así como a agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para coordinar entre todos los participantes el comienzo de un plan de intervención ante los delitos de odio hacia el colectivo LGTBI en Canarias.

Marrero lamentó que Canarias se haya situado como la sexta comunidad autónoma con mayor índice de casos de delitos de odio, según datos de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) correspondientes a 2017.

En cualquier lugar y ámbito

Las personas LGTBI padecen delitos de odio en la calle, en su día a día, e incluso en el ámbito laboral; son sucesos que necesitan de un compromiso claro de las instituciones públicas para establecer "sinergias" con el resto de asociaciones y para responder a las demandas de "asilo y refugio" de las víctimas.

Según Marrero, "no todos los delitos se denuncian por diferentes motivos: por miedo a represalias, por la legitimación de la violencia hacia el colectivo, o por la falta de creencia en la efectividad de la propia denuncia o del sistema para acabar con los agresores", dijo Marrero, quien añadió que "eso es un trabajo que intentamos hacer desde el colectivo con la estrategia de coordinación que impulsamos ahora con esta primera reunión general".

Los datos de los delitos de odio son esclarecedores ya que, según la Agencia de Derechos Fundamentales, el 90% de las personas víctimas de delitos de odio no los acaba denunciando.

Desde la propia Asociación LGTBI Algarabía señalan que han estudiado los delitos de odio contra el colectivo y las agresiones LGTBIfóbicas, mediante el análisis de un informe realizado por el Observatorio contra la LGTBIfobia de Canarias en 2018, con datos que califican como "alarmantes". El estudio concluye que el 38% de las agresiones LGTBIfóbicas en el Archipiélago canario son casos relacionados con la transfobia, seguido de un 32% de casos en los que se producen agresiones a varones homosexuales.

Ante esta situación, la asociación inicia esta campaña que funcionará en todo el Archipiélago y que pretende fomentar entre la ciudadanía la denuncia de este tipo de sucesos para, entre otros objetivos, recabar datos "reales" en torno a delitos de esta índole en Canarias y así poder trazar junto a las instituciones públicas "estrategias transversales" que erradiquen cualquier signo de delito de odio.

La campaña también quiere concienciar a todos los colectivos e instituciones sobre cómo diferenciar estos delitos de cualquier otro y cómo intervenir y actuar en el caso de sufrir alguno.

Imprescindible denunciar

Además, la asociación quiere dejar claro el mensaje de que es imprescindible interponer una denuncia cuando se produce este tipo de situaciones para "hacer visible el odio y el sufrimiento de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales". "No podemos permitir una agresión más al colectivo LGTBI. No podemos seguir alentando los discursos de odio. No queremos ni vamos a permitir que la LGTBIfobia se alimente desde las instituciones ni en ellas. Necesitamos que la ciudadanía sea consciente de la importancia de tener datos para paliar las situaciones ante el colectivo, sin ellos hay una gran parte de la institución que no nos cree", afirmó Marta Febles, presidenta de la Asociación Algarabía.

"Me intentaron matar y los he llevado ante los tribunales"

"Fui víctima de un delito de odio mientras hacía un curso de formación mediante un convenio con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Me intentaron matar tres compañeros del ciclo formativo; sufrí vejaciones muy fuertes y una agresión donde realizábamos las clases, en el barrio pesquero de San Andrés", recordó Alejandro Mutis.

En el centro ciudadano Las Madres, de La Laguna, tras presentarse la campaña para denunciar los delitos de odio en Canarias promovida por Algarabía, Mutis comentó que vino a España hace 12 años. "Dejé atrás toda mi vida en Venezuela, donde fui un dirigente LGTBI muy reconocido. Me casé con mi compañero de toda la vida, con el que vine buscando nuevos horizontes". "Pero al llegar a España, no me convalidaron mis títulos de idiomas y Periodismo Audiovisual, por lo que he tenido que realizar ciclos de formación". "Lo que nunca me imaginé es el episodio de violencia que sufrí y que denuncié. Ahora estoy a la espera de celebrar juicio", afirma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook