30 de agosto de 2019
30.08.2019
Sanidad

El calvario médico de los niños lobo

Los 17 menores afectados por el consumo de Omeprazol contaminado han tenido que pasar por todo tipo de pruebas diagnósticas y especialistas mientras empeoraban sin que se hallara la razón

30.08.2019 | 00:05
Una de las menores afectadas por el consumo de minoxidil, en lugar de Omeprazol.

Endocrinos, genetistas, cardiólogos, pediatras... son algunos de los especialistas, con las consiguientes pruebas médicas, por los que han tenido que pasar varios de los bebés a los que por un error de una farmacéutica se les administró crecepelo (minoxidil) en lugar del protector gástrico Omeprazol.

Es el caso de algunos de los al menos 17 niños de Cantabria, Andalucía y la Comunidad Valenciana que, según el Ministerio de Sanidad, padecen hipertricosis -una enfermedad que se caracteriza por el crecimiento de vello por todo el cuerpo- debido a un error de la empresa Farma-Química Sur SL, de Málaga, que comercializó minoxidil -un fármaco vasodilatador que suele prescribirse para la alopecia- en lugar de Omeprazol. Así, un lote este fármaco ha convertido la solución al reflujo del lactante en la pesadilla de sus familias, que vieron cómo sus niños presentaban hipertricosis, conocida como la enfermedad del hombre lobo.

Este fármaco se utilizó como protector de estómago de varios bebés de Granada hasta que el Centro Andaluz de Farmacovigilancia recibió el 25 de julio la alerta por una lactante que tenía los mismos síntomas de otros tratados con un Omeprazol retirado por provocar hipertricosis, lo que activó la ampliación de la alerta el 6 de agosto. Ángela Selles es una de las madres que dio a su bebé el Omeprazol para reducir el reflujo del lactante y que, según explicó a Efe, medicó con "total desconocimiento" a su hijo cuando pretendía sanarlo.

Esta madre de Belicena, pedanía de Vegas del Genil (Granada), suministró un primer bote del Omeprazol "pastoso y beige" a su bebé, que respondió bien al fármaco, por lo que encargó un nuevo bote y luego un tercero que solo provocaron en el lactante más bocanadas, llantos y eccemas por el cuerpo, lo que la obligó a acudir al pediatra todas las semanas. Y empezó la pesadilla. En abril, en pleno tratamiento con el fármaco erróneo, Ángela llevó a su bebé de nuevo al especialista, esta vez cubierto de pelo que la madre atribuyó a un problema de hormonas, y comenzaron las pruebas en busca de un diagnóstico.

"Primero me dijeron en julio que el niño tenía hipertricosis, que provoca, además de lo del pelo, problemas de corazón, riñones o hígado, pero le siguieron haciendo pruebas porque no presentaba otras características de esta enfermedad", recordó Ángela. Una analítica de orina y la alerta activada por el medicamento dieron luz a esta madre angustiada a la que explicaron que el Omeprazol que había dado a su bebé era en realidad minoxidil, un vasodilatador que había afectado al hígado de su hijo, que seguirá con revisiones durante medio año y al que tuvo que afeitar la cara.

"No les dimos un crecepelo, les dimos un fármaco, y aunque ahora dicen que en meses estará normal no hay pronóstico porque los usan de cobayas. En sus diagnósticos pone que son un evento centinela", lamentó Selles, que confía en la pronta recuperación de su bebé pese a que carece de evidencias, de otros casos en niños.

Como ella, otra madre afectada recalcó a Efe que la ingesta del falso Omeprazol ha hecho que su hijo de algo más de ocho meses haya pasado por dos pediatras, dos endocrinos, un genetista, cardiólogos y un sinfín de especialistas que le han hecho pruebas hepáticas, de coagulación, renales y cardíacas, con el mismo "centinela" final. Tanto la farmacia Tallón como las dos madres de los bebés que tomaron minoxidil han adelantado a Efe que tomarán acciones legales sobre el asunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España