28 de agosto de 2019
28.08.2019

Un error humano, posible causa del accidente aéreo en Mallorca con 7 muertos

El helicóptero y el ultraligero llevaban trayectorias perpendiculares y, según los testigos, volaban con total normalidad

28.08.2019 | 00:03
Guardias civiles y expertos en aviación, ayer junto al ultraligero siniestrado en Inca.

Cuatro especialistas en aviación civil llegan a la isla balear para investigar cómo se produjo el siniestro el pasado domingo

La investigación de la Guardia Civil sobre el accidente aéreo en el que murieron siete personas el pasado domingo en Inca (Mallorca) apunta a un error humano. Las primeras hipótesis de los investigadores, basadas en las declaraciones de testigos directos del choque, parecen descartar que el helicóptero o el ultraligero sufrieran problemas mecánicos. Llevaban trayectorias perpendiculares y volaban con aparente normalidad cuando chocaron en el aire, a unos 250 metros de altitud. Los pilotos solo podían conocer la presencia del otro aparato por contacto visual y todo apunta a que no se vieron a tiempo para esquivarse.

Las pesquisas están todavía en una fase muy inicial y serán largas y complejas, explicaron ayer fuentes policiales. Cuatro miembros de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), adscrita al ministerio de Fomento, llegaron ayer a Mallorca y por la tarde empezaron a inspeccionar los restos de los aparatos junto a agentes de la Guardia Civil. Analizarán todas las piezas de las aeronaves recuperadas, esparcidas en varias fincas del lugar donde se produjo la colisión que permanecen acordonadas para evitar que se pierdan pruebas.

Por un lado, tratarán de hallar marcas en los restos que permitan confirmar cómo chocaron. Según los testimonios recabados por la Guardia Civil, un ala del ultraligero colisionó contra las palas del helicóptero. Por otro, examinarán todas las piezas en busca de algún fallo mecánico que pudiera propiciar el siniestro. La investigación durará varios meses.

Durante el día de ayer, los agentes continuaron rastreando el terreno en busca de piezas de los aparatos implicados en el siniestro y otras evidencias. En el lugar donde cayó el cuerpo principal del helicóptero se encontraron ayer más restos humanos y perros especializados en la detección de cadáveres recorrieron la zona. Mientras tanto, un equipo de médicos forenses empezó a practicar en el Instituto de Medicina Legal de Palma las autopsias a los cadáveres de las siete víctimas. Los especialistas remitirán muestras de los cuerpos de los pilotos al Instituto Nacional de Toxicología para determinar, entre otros aspectos, si alguno de ellos pudo sufrir una indisposición en pleno vuelo. La Policía Judicial continuaba tomando ayer declaración a testigos del siniestro y recabando información y documentos sobre el estado de los aparatos implicados y sus pilotos.

Las pruebas recabadas hasta ahora confirman que las dos aeronaves llevaban trayectorias perpendiculares. El ultraligero Aeroprakt A22L2, con matrícula EC-GU1, despegó del aeródromo de Binissalem unos minutos antes del choque y volaba en dirección hacia la costa de Alcudia. A bordo iban el piloto, Juan José Vidal Calero, valenciano de 46 años, y su amigo Gustavo Serrano Zambrana, de 50.

El helicóptero Bell 206 Long Ranger con matrícula D-HOTT, pilotado por el italiano de 44 años Cédric Leoni, volaba desde la zona de Manacor hacia la Serra de Tramuntana. A bordo iba una familia de turistas alemanes: August Inselkammer, de 43 años, su esposa Christina, de 41, y sus hijos Max y Sophie, de 7 y 11. Los siete murieron en el accidente. Familiares de las víctimas se desplazaron a Mallorca tres ser informados del siniestro. Las autoridades han puesto a su disposición un equipo de psicólogos para atenderlos.

Una investigación "pieza a pieza" para evitar nuevos siniestros

Los cuatro expertos de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) llegados el pasado lunes de Madrid permanecerán en Mallorca "el tiempo necesario para averiguar qué es exactamente lo que pasó", aseguró el delegado del Gobierno en Baleares en funciones, Ramón Morey. "No tienen fecha de salida", dijo.

Morey precisó que son técnicos "muy cualificados" que intervienen en todos los accidentes que se producen en España, desde los "más espectaculares", como el de un avión de Spanair en Madrid en el que fallecieron 154 personas en 2008, a los "más pequeños". El objetivo de los especialistas de la CIAIAC será, "no tanto buscar responsabilidades", sino conocer las "causas" del siniestro aéreo para tomar medidas y que no ocurra de nuevo. Las pesquisas de los técnicos de Fomento se realizarán de manera "coordinada" con la investigación judicial abierta por la Guardia Civil.

Morey precisó que los especialistas de la CIAIAC analizarán "una a una todas las piezas" de los aparatos siniestrados. Una labor muy complicada por la gran dispersión de los restos, esparcidos en centenares de metros por varias fincas en el Camí Vell de Costitx. El lugar continuaba acordonado y los restos eran custodiados por la Guardia Civil para que no se alteren las pruebas y "mantener el escenario lo más puro posible y que no se contamine", señaló Morey.

El delegado del Gobierno en funciones advirtió de que es "imposible" fijar plazos para la investigación, ya que los técnicos estarán el tiempo que "necesiten" para aclarar lo ocurrido.

El objetivo de la CIAIAC no es tanto atribuir responsabilidades como esclarecer las causas del accidente para detectar posibles fallos y emitir recomendaciones de seguridad que ayuden a evitar nuevos siniestros, precisó Morey.

Los especialistas de este órgano plasmarán el resultado de sus pesquisas en un informe, que se unirá a la investigación judicial abierta por la Guardia Civil, precisaron fuentes del instituto armado. Las conclusiones de la CIAIAC podrían tardar más de un año en hacerse públicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España