28 de agosto de 2019
28.08.2019

Las ayudas a la ciencia: de la ciberseguridad en el transporte a la cura del sida

El Ministerio de Ciencia desembolsará cinco millones para impulsar la investigación puntera de las Islas

28.08.2019 | 00:04
Instalaciones del IAC en el Parque Nacional del Teide en un día de puertas abiertas.

Los científicos comenzarán sus proyectos con ocho meses de retraso y la mayoría pedirá prórroga

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades será la encargada de sufragar la investigación para hallar una cura funcional para el sida desde Canarias. También destinará parte de los cinco millones de euros que desembolsará en las Islas a mejorar la ciberseguridad de los transportes en el mundo que nos rodea, identificar cómo las actividades humanas afectan a la biodiversidad marina y conocer las sociedades del pasado para enfrentarnos a los retos del futuro.

Estas son solo algunas de las líneas de investigación que desarrollarán en los próximos tres años por 40 grupos de las Islas y que también incluye proyectos en las áreas de la Astrofísica, las Ciencias del Mar, la Psicología, las Matemáticas o la Medicina, entre muchas otras. Justamente los que han logrado, tras una evaluación exhaustiva, una de las dos de las subvenciones del programa de financiación más competitivos del estado, el Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Tras ocho meses de retraso -deberían haber empezado a 1 de enero de 2019- estos proyectos centrados en dar respuesta a los retos de la sociedad o en investigación básica se podrán volver a poner en marcha desde que llegue la financiación estatal. Algo que la Agencia Estatal de Investigación espera que comience a ser una realidad en los próximos días.

A por la erradicación del sida

Es el caso del equipo del virólogo y biólogo molecular Agustín Valenzuela, de la Universidad de La Laguna (ULL), que enmarca los esfuerzos de su proyecto en "conseguir una cura funcional del VIH en pacientes infectados". Concretamente, el grupo de investigación está centrado en determinar el "complejo" mecanismo por el cual el virus infecta y se propaga a través de las células inmunes y cómo el VIH activa una "ruta" de señalización celular clave para infectar a las células sanas. Una vez conocido más a fondo el comportamiento del patógeno, se podrá trabajar sobre dos dianas terapéuticas alternativas. "Una estará centrada en la inhibición del virus y la otra en evitar que los virus funcionales pueda activar a la célula para infectarla", explicó Valenzuela.

Para realizar esta investigación evaluarán los virus de dos tipos de pacientes. Por un lado, los de aquellos "que no controlan de forma natural la enfermedad", que logran infectar y establecer "un reservorio viral" que permite a la enfermedad progresar. Determinando que activan esta nueva ruta infectiva y confirmando que su inhibición evita que los virus infecten. Por otro, evaluarán los virus no funcionales de aquellos pacientes que controlan de forma natural, sin tratamiento, la enfermedad, para ver si estos virus no tienen la capacidad de activar esa ruta celular. Una situación que les impide "infectar o establecer un reservorio dinámico viral".

Según constató Valenzuela, este es un "proceso y mecanismo único y nunca descrito hasta el momento". Los resultados de esta investigación, además, no quedarán limitados al tratamiento de pacientes VIH. "También servirá para entender la patología neuronal asociada a estos pacientes, así como de otras infecciones por otros virus neurotóxicos como Zika, y desarrollar nuevos tratamientos antitumorales con virus líticos, y en neurodegeneración en general", afirmó Valenzuela, que insistió en que este proyecto abrirá un nuevo escenario en la erradicación de los virus que pueden estar implicados en dichas patologías. "Estas nuevas dianas son prometedoras para el desarrollo de estrategias para conseguir la cura funcional y erradicación del VIH", insistió el virólogo.

Respeto a la fauna marina

También el veterinario y Premio Canarias de Investigación en 2008, Antonio Fernández, cuenta con un proyecto de importante proyección nacional. El exvicerrector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), es considerado uno de los expertos en salud de los cetáceos con mayor prestigio a nivel internacional. Ahora, con la subvención del Plan Nacional I+D+i -a la que opta por cuarta vez- podrá continuar investigando las implicaciones de las acciones humanas en la salud de la fauna marina.

Con este proyecto, su equipo seguirá completando la investigación sobre cómo estos animales también pueden sufrir la enfermedad compresiva, también denominada embolia gaseosa, tal y como ocurre en los buceadores. Tras descubrir cómo los cambios rápidos de presión afectan a cetáceos y tortugas, los siguientes en la lista serán los peces. "Esta enfermedad es similar en los peces, también se forman burbujas que bloquean el torrente sanguíneo", explicó Fernández. Los resultados de este proyecto, en el que se tratará de conocer la razón por la que se forman esas burbujas, podrán ser determinantes en la búsqueda de un tratamiento eficaz de prevención.

Uno de los primeros descubrimientos de este equipo de investigación fue que las emisiones de los sonar estaban afectando a los patrones de buceo de los zifios y causándoles dicha enfermedad. Las conclusiones del estudio se publicaron en la revista Nature en el año 2003 y tuvieron tal repercusión que la mayoría del mundo decidió inhabilitar estos aparatos para detectar submarinos de sus fondos marinos. En un proyecto posterior descubrieron que lo mismo ocurre con las tortugas cuando se enredan en una red de pesca. "Al ser las tortugas más resistentes, podían continuar vivas, pero sufrían la misma enfermedad y una vez devueltas al mar, morían", afirmó Fernández. Por esta razón, empezaron a instar a que si se encontraba una tortuga en esta situación, era indispensable llevarla a una clínica veterinaria con cámara hiperbárica que regulara de nuevo su torrente sanguíneo.

Un transporte inhackeable

El equipo de investigación CryptoULL, del que es investigadora principal Pino Caballero, catedrática en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, ha conseguido una de estas competitivas ayudas. En su nuevo proyecto, la experta pretende continuar buscando la forma de mejorar la ciberseguridad tecnológica para el desarrollo del transporte inteligente. "Existe una gran brecha en el desarrollo práctico del transporte inteligente debida a la falta de ciberseguridad", afirmó la investigadora.

"Todas estas líneas, ya sea guagua, coche privado, avión o barcos, sufren un montón de ataques de seguridad", alegó Caballero, que insistió en la necesidad de que la sociedad esté bien preparada para la sociedad hiperconectada. "Ha habido muchos casos de ataque al sistema de control del transporte, como en casi todas las vertientes", explicó la experta, que hizo hincapié en la importancia de este tipo de investigaciones, ya que la sociedad cada vez está más expuesta.

En este caso, se centrará en la ciberseguridad del transporte público, el privado y de las infraestructuras de transporte. El objetivo es "crear una plataforma que mejore la privacidad y la ciberseguridad en el transporte inteligente para que todas las partes implicadas (usuarios, proveedores de servicios de transporte, instituciones gubernamentales, compañías de seguros, etc.) puedan beneficiarse de los datos recogidos, cumpliendo el reglamento europeo de protección de datos", explica Pino Caballero.

Y es que en una sociedad donde cada vez se recopilan más datos personales y de patrones de conducta, "es absolutamente necesario garantizar la seguridad en las tecnologías actuales desarrolladas para mejorar el transporte público y privado", alegó y recordó que "los datos recogidos suelen contener información sensible" y el deseo de intercambiar datos se enfrenta con de la directiva europea.

Adaptación aborigen

El arqueólogo Jonathan Santana Cabrera de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) estudiará con su subvención nacional las estrategias de adaptación, transformación y sostenibilidad en ecosistemas frágiles y aislados de islas oceánicas, centrándose concretamente en el espacio de tiempo comprendido entre el paso de periodo indígena al colonial en la isla de Gran Canaria.

"El propósito es investigar si el riego y el abonado fueron prácticas agrícolas utilizadas por los aborígenes canarios y si la llegada de los colonos europeos supuso la continuidad de estos sistemas, su abandono, o su transformación durante la primera etapa del periodo colonial", explicó Santana. Para definirlo, el investigador analizará los isótopos estables de las semillas cultivadas en ese periodo.

Asimismo investigará las implicaciones de estas técnicas agrícolas en los patrones dietéticos de los habitantes de la isla durante esa época. Una forma de refinar los modelos que se han estado manejando hasta el momento. Según constató el investigador, este proyecto hará uso de técnicas bioarqueológicas de vanguardia y pretende ser "pionero desde un enfoque interdisciplinar".

"Las estrategias de creación de paisajes productores de alimentos y sostenibles en el frágil ecosistema de Gran Canaria constituyen prácticas exitosas de resiliencia ecológica", insistió Santana. Una perspectiva histórica que actualmente puede servir a "como referencia innovadora en seguridad alimentaria, sostenibilidad ambiental, biodiversidad, transformación de sistemas económicos políticos y sociales, y cambios culturales". Justamente los retos globales "a los que se enfrenta nuestra sociedad" y a la que pretende dar respuesta la estrategia Horizonte 2020 de la Unión Europea.

La ULL y el IAC logran captar el 65% de los fondos estatales

La Universidad de La Laguna (ULL) y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han logrado captar el 65% de los fondos estatales dedicados a la investigación más prestigiosa del país. No es de extrañar pues ambas instituciones han logrado captar financiación estatal para 28 de los 40 proyectos de investigación que ahora cuentan con la ayuda del Plan Nacional de I+D+i en el Archipiélago.

Pormenorizadamente, los grupos de investigación de la ULL contarán con el 34,86% de los fondos que hará llegar el Estado a Canarias en los próximos tres años. Lo que se traduce en 1,7 millones de euros: 1,5 millones para investigación aplicada (incluida dentro de la línea de subvención Retos de Investigación) de poco más de 240.000 euros para investigación básica (en las ayudas de Generación de Conocimiento).

El IAC, por su parte, se queda con el 30,40% de la financiación estatal. Pero, al contrario que en la ULL, la mayor proporción de proyectos de investigación pertenecen a la línea de Generación de Conocimiento. Esta subvención llegará a nueve proyectos que tendrán una financiación total de 1,5 millones de euros. El último proyecto, de investigación aplicada, contará con 242.000 euros para llevarse a cabo. La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), con sus ocho proyectos aprobados, ha conseguido el 23,18% de la financiación estatal. Concretamente, poco más de 700.000 euros se destinarán a investigación aplicada y 471.900 a investigación básica. El Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), logran el 8,77% y el 2,38% de la financiación, respectivamente.

Las cifras

  • 40 proyectos de investigación financiará el Estado. 20 se dedicarán a ciencia básica y otros 20 a ciencia apliacada de excelencia.
  • 2021 es la fecha límite para que estos equipos de investigación presenten los resultados de sus proyectos. Debido a los retrasos en la concesión de las ayudas por parte del Ministerio, la mayoría de grupos pedirá una prórroga que les permita continuar investigando durante un año más de lo previsto.
  • 30,40% de la financiación estará destinada a proyectos de corte astrofísico, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).
  • 2,5 millones dedicará el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades a la investigación aplicada a los retos sociales del futuro. Otros 2, 4 millones se dedicarán a la investigación básica.
  •  
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España