25 de agosto de 2019
25.08.2019

Una eminencia de la cirugía con ascendencia isleña

El doctor Alberto Forteza es hijo de Salustiano Forteza, natural de Santa María de Guía, localidad de Gran Canaria

25.08.2019 | 01:50
El cirujano Alberto Forteza Gil .

Nacido en Salamanca en 1970, el doctor Alberto Forteza Gil, jefe de Servicio de Cirugía Cardíaca del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, donde realizó ayer la intervención quirúrgica a corazón abierto al rey emérito Juan Carlos I, y jefe de servicio también de la Clínica Puerta del Hierro, atesora raíces canarias por la rama paterna.

Considerado una eminencia internacional en cirugía cardiovascular, Forteza Gil es un referente y asiduo de las listas de los mejores médicos de España; responsable de más de 4.500 operaciones, experto en media docena de procedimientos quirúrgicos, entre los que destaca el trasplante de corazón -ha sostenido entre sus manos más de 90 corazones-, y es especialista en tratamientos innovadores. Su reputación le ha permitido viajar a países de todo el mundo como conferenciante.

Su tío y amigo Pedro Forteza, quien reside en La Laguna (Tenerife), reveló ayer que su sobrino suspendió unas vacaciones programadas para estas fechas en Estados Unidos junto a su mujer y sus hijos para poder intervenir al Rey emérito Juan Carlos I en Madrid.

Formado en la Universidad de Salamanca, donde estudió Música, -especialidad en piano-, antes que Medicina, Forteza Gil obtuvo una docena de matrículas de honor y se doctoró cum laude en su alma mater con una tesis dirigida por José María González Santos, maestro de cirujanos y veterano del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Su padre, Salustiano Forteza, apodado cariñosamente Tano, nació en el municipio grancanario de Santa María de Guía en 1940. Su apellido es de origen mallorquín, puesto que su abuelo -y bisabuelo del cirujano-, Pedro Forteza Salía, guardia civil, fue destinado a comienzos del siglo XX al municipio guiense, donde contrajo matrimonio con Basilia León, natural de Moya, y donde nacieron sus hijos.

Cuenta Tano en conversación telefónica con este periódico que en la década de los años 50 se destacó como futbolista en el equipo guiense Tirma CF y que fichó después por el Mallorca antes de licenciarse en Derecho en Madrid, donde ejerció de abogado laboralista. Años más tarde, en Salamanca contrajo matrimonio con María del Carmen Gil y tuvieron tres hijos: María, actual directora del Conservatorio de Música de Salamanca; Alberto, citado referente nacional de la cirugía que operó ayer al rey; y Miguel Ángel, que actualmente dirige el despacho de abogados heredado de su padre, en Madrid.

"Mi corazón está en Guía, donde nací, me crié y conservo muy buenos amigos", sostiene Tano por teléfono desde Salamanca, donde reside actualmente, si bien "presume de raíces" allá donde va y ha inculcado este sentimiento en su hijo Alberto, quien pasó varios meses de su infancia disfrutando de las calas de esta localidad grancanaria, como Roque Prieto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook