31 de julio de 2019
31.07.2019

Del Pedro astronauta al verode del ministro

Unos niños a la entrada del Campus Central de la ULL mostraron toda la inocencia de aquellos atraídos por el espacio para darle frescura a la visita protocolaria del señor ministro, para ellos más astronauta que otra cosa

30.07.2019 | 23:58
Del Pedro astronauta al verode del ministro

A Maya (9) y a su hermano Álvaro (5) -en muy poco tiempo tampoco a al pequeño Arturo, de un añito- poco les importaba el Pedro Duque ministro que ayer visitaba la ULL. Ellos esperaban en la puerta del Edificio Central a otro Pedro Duque, el astronauta. Le llevaban libros del espacio, como ellos decían, dos en inglés, para que los firmara. Ilusionados, como sus padres Alejandro y Cecilia. "Se libraron de un día de piscina para cumplir su sueño". Y se hizo realidad cuando el ministro -mejor dicho el astronauta- se paró, les firmó y los abrazó con cariño.

Del coche oficial se bajaron, entre otros, Duque y el vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Jesús Marco de Lucas. Ambos dialogaron con los niños antes de iniciar la visita oficial a la ULL.

La rectora los esperaba en la puerta entre saludos de quienes pasaban y frases que aludían a la intensidad de este poco tiempo que lleva en el cargo. "Estás en todas partes, pareces la rectora" le dijo un conocido.

Después del encuentro institucional a puerta cerrada en el Aula Magna la segunda parte de la visita a la Universidad de La Laguna transcurrió en la histórica Torre de Química donde se ubica el vivero de empresas tecnológicas nacidas al amparo de la institución académica. Ahí tiene su sede la empresa Wooptix, creada en el centro académico y dedicada al desarrollo de la tecnología de la imagen en 3D. Buena parte de sus 17 trabajadores -faltaban algunos- , en su mayoría ingenieros informáticos, mecánicos u ópticos, egresados de la ULL vivieron la mañana con emoción. Incluida la foto final de familia con el ministro Pedro Duque.

José Manuel Rodríguez Ramos, uno de los socios fundadores, ejerció de cicerone y fue el encargado de mostrar a Duque las enormes potencialidades que ofrece "la comercialización de imágenes tridimensionales a muy alta calidad en cualquier tipo de dispositivo; tanto es así que este desarrollo revolucionará la industria del cine en no más de diez años", explicó con énfasis Rodríguez.

Antes de que llegara la comitiva oficial había contado con la colaboración de los chicos de la prensa, sobre todo de los gráficos como ensayo general con todo. Desde el correcto funcionamiento del vídeo al diálogo sobre píxeles o las tres dimensiones.

Una innovación de Wooptix que es el resultado de dejar atrás la red de microlentes y convertir cualquier dispositivo en una cámara integral. "Es lo que nosotros denominamos una cámara total", lo que abre múltiples posibilidades en biomedicina, óptica, astronomía o fotografía recreativa.

De hecho esta empresa, nacida en 2016 con tres millones de euros de presupuesto ya lo ha incrementado en uno más merced a ayudas del sector público. Ahora está en la fase de mostrar y comercializar con el privado sus logros. En tres ámbitos como explicó Javier Elizalde, otro de los fundadores: 3D, semiconductores y oftalmología.

Pedro Duque mostró su interés por este claro ejemplo de transferencia del conocimiento universitario al sector productivo, dado que Wooptix cuenta con socios estables como Intel Capital, Caixa Capital Risk y Bullet Capital y prevé firmar varios contratos con multinacionales de la imagen en el mes de septiembre.

Restaba aún una sorpresa final. Llegó cuando la rectora, Rosa María Aguilar, que siempre mostró su afán por vender la ULL -incluso cogió una cuaderno con su anagrama para la foto- junto al ministro sacó de una talega su particular regalo a Pedro Duque: dos verodes cultivados en la Sección de Ingeniería Agraria de la ULL.

Tras explicar qué plantas eran y donde crecen -en los tejados, por si acaso- entregó los endemismos canarios -uno Aeonium urbicum y otro Aeonium canariense ssp.canariense, ambos de la familia de las crasuláceas- a quien los recibió con orgullo y alegría.

Entonces Rosi le dijo: "Ahora empezará a saber qué es Canarias". En el sentido de que no podía, para no incumplir la ley, sacar las plantas de las islas. Misterio: ¿habrán volado a Madrid o no?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España