La aparición de nuevos vehículos de movilidad personal (VMP) para desplazarse por ciudades o pueblos conlleva otros tipos de accidentes y, por tanto, la aplicación de una normativa adecuada al efecto. Sin embargo, no parece que la inmensa mayoría de los ayuntamientos dispongan actualmente de una ordenanza que contemple esa realidad, a pesar del importante papel que deben asumir en la materia. Pero ya sea como una moda o como una necesidad de los ciudadanos, cada vez hay más patinetes eléctricos, segway, hoverboard o carros para personas con movilidad reducida.

Limitaciones muy necesarias

El jefe provincial de Tráfico de Santa Cruz de Tenerife, Pablo Calvo Labra, explica que la Dirección General de Tráfico (DGT) establecerá unas directrices esenciales sobre la utilización y las limitaciones de tales vehículos de movilidad personal. Sin embargo, recuerda que el 90 por ciento de las normas deben ser desarrolladas y aprobadas por cada administración municipal, en base, por ejemplo, a las características de sus vías, de su población o del volumen de vehículos eléctricos que rueden por sus calles.

El consistorio de la capital tinerfeña se halla en proceso de revisión de la nueva ordenanza de circulación, donde habrá un capítulo específico. Y, por el momento, los responsables de ese nuevo documento descartan pronunciarse al respecto. Las zonas turísticas del Sur de Tenerife han sido otro punto caliente en los últimos años, sobre todo por los carritos individuales o biplazas fabricados para personas con problemas de movilidad, pero que eran alquilados por numerosos turistas para recorrer calles y paseos. Fuentes del Ayuntamiento de Arona manifiestan que "normativa específica no tenemos, aunque estamos trabajando en ello". Por el momento, los agentes municipales trabajan con la premisa de no permitir vehículos de movilidad personal por aceras y peatonales. Sobre los ya mencionados carritos eléctricos, al menos uno de sus usuarios debe acreditar que tiene alguna discapacidad. En caso contrario, se retira el vehículo y se impone una sanción.

En Arona y en Adeje hubo años atrás varios accidentes. Uno de ellos se produjo con uno de dichos carritos en la avenida Arquitecto Gómez Cuesta, en Playa de las Américas, y el conductor del mismo resultó herido grave. En cualquier caso, la citada fuente señala que, como es lógico, los conductores de guaguas, camiones, furgonetas, coches o motos están obligados a parar en los pasos de peatones para que pasen los conductores de tales carros eléctricos o patinetes. Las citadas fuentes municipales de Arona explican que el problema está en el comportamiento irresponsable de algunos usuarios de estos carritos u otros vehículos de movilidad personal. Hace cuatro años, en septiembre de 2015, el exconcejal de Transportes de Adeje, Andrés Pérez Ramos, justificaba la necesidad de una nueva ordenanza, ya que "el alquiler de todo tipo de aparatos de tracción eléctrica para traslado y paseo ha generado un problema por el uso incívico, peligroso y hasta abusivo de estos elementos frente al peatón, creando verdaderas situaciones de riesgo, inseguridad y molestias a las personas". Actualmente, el alquiler y uso de los mencionados carritos eléctricos para discapacitados se ha reducido considerablemente.

Un estudio de la Fundación Línea Directa concluye que el 72% de la población española considera que los vehículos de movilidad personal (VMP) "son un riesgo para la seguridad vial". En el borrador del Real Decreto de la Dirección General de Tráfico se define como VMP a aquellos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos, que pueden proporcionar una velocidad máxima comprendida entre los 6 y los 25 kilómetros por hora. Y, al no ser considerados vehículos de propulsión a motor, no están obligados a contratar un seguro.

El director de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia, anunció en la publicación Seguridad Vial que la Dirección General de Tráfico prohibirá circular a los VMP por vías interurbanas (servirán exclusivamente para transitar por ciudades), tendrán una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora y para su uso se exigirá un certificado de circulación. En principio, no se habla nada en dicho borrador de su matriculación y se deja a criterio de cada ayuntamiento elaborar un censo de tales vehículos.

Accidente en Canarias

Según los datos ofrecidos por la Fiscalía de Seguridad Vial y divulgados por Valencia, en el año 2018 hubo 300 accidentes con víctimas en los que estuvieron implicados vehículos de movilidad personal. En cinco de esos sucesos fallecieron personas. Tres de ellas por arrollar al propio VMP, una por caída del propio usuario y la última por atropellar a un peatón. Hace pocos días, en el municipio grancanario de Santa Lucía de Tirajana resultó herido grave el usuario de un patinete tras sufrir una caída.

Para el director de la Fundación Línea Directa, resulta previsible que en este año la cifra de accidentes aumente, por el incremento en la utilización de los VMP, la aparición de más empresas de alquiler, la proyección de ventas y la falta de una normativa clara.