12 de julio de 2019
12.07.2019

El Gobierno confirma que el de Romina fue el primer crimen machista de 2019

La joven paraguaya se convierte en la víctima mortal 1.005 de la violencia contra la mujer desde el año 2003

12.07.2019 | 01:01
Romina Celeste, la joven asesinada en Lanzarote.

Su marido, acusado de matarla, admite que se deshizo del cuerpo

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha incluido a la joven paraguaya Romina Celeste Núñez, presuntamente asesinada por su marido, Raúl Díaz, y desaparecida desde la noche de Año Nuevo en Lanzarote, como víctima mortal de la violencia machista. Núñez, de 29 años y madre de dos niños, desapareció aquella noche y su marido fue detenido trece días más tarde. Tras meses de investigación, el Gobierno ha confirmado que se trata de un caso de violencia de género, el primero de 2019.

El asesinato de Romina Celeste Núñez (que se convierte en la víctima mortal 1.005 de la violencia machista desde 2003, año en el que el Gobierno comienza a contabilizar oficialmente estos crímenes) eleva a 30 el número de víctimas mortales de la violencia machista en 2019, año en el que permanece un caso en investigación. En el 20% de los casos, seis, el agresor había sido denunciado. Como consecuencia de estos crímenes, 23 niños han quedado huérfanos, una cifra que asciende a 254 menores desde 2003.

El agresor se encuentra desde el 13 de enero en prisión provisional con cargos por homicidio y malos tratos. El cónyuge de la joven no denunció su desaparición hasta varios días después, cuando los familiares empezaron a inquietarse al no saber nada de ella. El presunto asesino, sobre el que existían denuncias previas por maltrato, aseguraba que él no la mató, que se la encontró muerta al regresar a casa la noche de Año Nuevo, se asustó y se deshizo de su cadáver, primero intentando quemarlo en el jardín de su casa y después arrojando sus restos en diferentes puntos de la costa de Lanzarote.

Días después de la desaparición, se encontraron restos de tejido del pulmón de la víctima en la playa de Las Cucharas de Costa Teguise, a pocos kilómetros de la costa de Los Ancones, donde Raúl Díaz confesó a la Guardia Civil que se había desecho de parte de su cadáver.

Los investigadores, que han analizado el teléfono y los ordenadores de Raúl Díaz han comprobado que borró miles de archivos e incluso que buscó en internet como borrar de un móvil las localizaciones.

Por su parte, el consejero en funciones de Presidencia, Justicia e Igualdad, José Miguel Barragán, mostró ayer la repulsa y condena del Gobierno de Canarias por el asesinato de Romina Celeste. "La violencia de género solo se podrá erradicar desde la total implicación, voluntad, colaboración y unidad de todos los sectores y de todas las personas de esta sociedad", destaca.

Para Barragán, la situación actual "continúa reflejando la necesidad de seguir aunando esfuerzos y hay que apremiar el cambio de mentalidades machistas que todavía hoy persisten en nuestra sociedad si realmente queremos acabar definitivamente con la violencia contra las mujeres".

"Nos enfrentamos a un grave problema estructural, fruto de la desigualdad entre mujeres y hombres, y es absolutamente fundamental que sigamos trabajando de forma conjunta y constante para hacer saber a los agresores que se van a enfrentar a toda la sociedad y trasladar a las mujeres que cuentan con el apoyo de toda de la ciudadanía", afirma Barragán.

Un caso que entra y otro que se borra de la lista nacional

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha excluido del registro oficial de asesinadas por violencia de género a una mujer de 45 años que apareció sin vida en su domicilio de Jaén el 8 de octubre de dicho año. Su marido, a quien inicialmente acusaron de asesinarla, fue declarado inocente en 2014.

En una sentencia fechada el 26 de mayo de 2014, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Jaén absolvió al marido de la víctima, al que la Fiscalía y la acusación popular acusaban de haber asesinado a su mujer, enfermera de profesión en el Complejo Hospitalario de la ciudad. El jurado popular que enjuició el caso lo declaró "no culpable" de dicho delito.

Tras una reunión celebrada el pasado 25 de junio del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha informado de esta decisión de restar de este cómputo oficial a esa mujer "una vez conocida la sentencia absolutoria del cónyuge, dictada por la Audiencia Provincial de Jaén". Si bien, esa resolución judicial es de hace cinco años.

El organismo, dependiente del Ministerio de Igualdad, ya informó el pasado mes de octubre de que estaba revisando este registro oficial de víctimas mortales por violencia de género que se elabora desde el año 2003.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook