09 de julio de 2019
09.07.2019

El reto de los patrimonios mundiales canarios: la mejora de su gestión

Miguel Ángel Fernández Matrán, del Cicop, valora la concesión a Risco Caído, pero asegura que "el trabajo comienza ahora" y aboga incluso por la revisión de algunos como el de La Laguna

09.07.2019 | 00:39
El casco histórico de Santa Cruz de La Palma, uno de los lugares de Canarias, "con mucho trabajo previo, eso sí", que según Matrán podría ser Patrimonio de la Humanidad.

Gestión. Fue la palabra más repetida por Miguel Ángel Fernández Matrán, director general de la Fundación del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (Cicop), durante la conversación mantenida con este periódico para conocer su opinión de experto -ahí está su intensa intervención en el proceso que culminó con el nombramiento de La Laguna- respecto a la concesión del título de Patrimonio de la Humanidad a Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria. Para él, "el trabajo empieza ahora".

"Una alegría para todo el Archipiélago -insistió-, que, además, dota de más fuerza todavía si cabe a lo ambiental. Otra declaración para un territorio que ya tiene tres, cuatro si se cuenta el Silbo Gomero dentro del Patrimonio Inmaterial".

El director del Cicop añadió: "Además hay que contar las reservas de la Biosfera en varias islas. Esto nos da un panorama global, el de un territorio maravilloso en el que lo ambiental comienza a tener una trascendencia que lo abarca todo: patrimonio, turismo, comercio... Para afrontar esta realidad resulta clave la gestión desde una perspectiva global".

Matrán incide en que "hay que ponerse las pilas en este aspecto una vez que tenemos asegurado ese paraguas que supone la declaración de la Unesco".

No quiso entrar en valorar qué lugares concretos de Canarias podrían ser los siguientes tras Risco Caído. Pero subrayó: "Esto no se consigue de la noche al día sino que es fruto de un trabajo duro y largo en múltiples instancias".

Ante la insistencia recordó "los cascos históricos de Vegueta, en Las Palmas, o Santa Cruz de La Palma, con todas las potencialidades para conseguirlo pero donde la cosa no ha pasado de algún intento sin consolidar. Pero están ahí, es evidente que con los suficientes méritos de partida para conseguirlo algún día".

En la conversación se cuela la necesidad de revisar algunos aspectos de las declaraciones que ya tiene Canarias. "Por ejemplo, en el parque nacional del Teide, que ya tiene cuatro millones de visitantes al año y existe la necesidad de compaginar esa masa con la conservación". Al respecto añade: "Hace unos meses hicimos un informe sobre la demolición de todas las edificaciones de la zona del Sanatorio. Hay que cuidar lo que se hace y los pasos que se dan, siempre con la intención de ejercer una buena gestión del territorio. Y más aún del territorio protegido".

O La Laguna, que tan bien conoce: "Pues desde 1999 han pasado veinte años y se hace necesaria una revisión porque han pasado muchas cosas en dos décadas que se cumplen el próximo 2 de diciembre. La base está pero es inamovible".

Matrán plantea la necesidad de "la colaboración entre todas las administraciones implicadas para poder desarrollar esa gestión de la que antes hablaba".

El arquitecto tiene claro que "las declaraciones de Patrimonio de la Humanidad nos han servido y nos sirven a todos los canarios, pero la concesión la deben refrendar luego las administraciones con su labor. En el caso ahora de Gran Canaria, y en el de todos".

Fernández Matrán resume: "El patrimonio cultural transmitido de generación a generación es recreado por comunidades y grupos en respuesta a su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia. Esto les proporciona un sentido de identidad y continuidad, así como el respeto por la diversidad cultural y la creatividad humana".

A manera de conclusión: "Vendrán más declaraciones seguro. Hay muchos espacios canarios que pueden optar pero hay que ponerse a trabajar. No es fácil y una vez que se produzca el reconocimiento de esos valores hay que aportar desde las administraciones la gestión para conservarlos".

Miguel Á. Clavijo: "Han premiado un trabajo"

Tras intensas jornadas de cumbre internacional, en el icónico edificio del centro de congresos de Bakú, la capital de Azerbayán, el Heydar Asiyev Center, obra de la arquitecta Zaha Hadid, la expedición canaria vivió con expectación, nerviosismo y emoción el momento de la adopción de la candidatura de Risco Caído en la Lista Mundial de Patrimonio de la Unesco. Pasadas las 9:08, hora canaria, del domingo se anunciaba la decisión después de la defensa de la candidatura por parte de la delegación española. "Competíamos con otros potentes paisajes culturales, pero hemos trabajado una candidatura ganadora". Lo asegura el director general de Patrimonio Cultural en funciones, Miguel Ángel Clavijo, quien además, destacó: "La Unesco ha premiado a un enclave verdaderamente excepcional; hoy se ha reconocido un patrimonio arqueológico, etnográfico y paisajístico único en el mundo".

Clavijo añadió asimismo que, "la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias va a ser una herramienta muy útil para garantizar las buenas prácticas en la gestión y conservación del bien declarado en Azerbaiyán". Un reconocimiento que llega "después de años de trabajo riguroso en medio de un proceso ilusionante de todas las administraciones que avalan la candidatura", explicó. Desde el Ministerio de Cultura al Gobierno canario y al Cabildo de Gran Canaria. Junto al director general encabezaron la delegación el consejero de Cultura, Turismo y Deportes del Gobierno de Canarias, Isaac Castellano, también en funciones, y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales.

Ya son 48 en todo el país

Cuarto de Canarias y cuadragésimo octavo del estado. Son los lugares que ocupa Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria en el ranking de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En el Archipiélago, después de Garajonay, La Laguna y el Teide. Además de, en la categoría de Patrimonio Inmaterial (18 en España), el Silbo Gomero. España adoptó el 5 de mayo de 1982 la Convención para la protección del Patrimonio cultural y natural de la Humanidad de la Unesco (París, 1972). Dos años más tarde, en 1984, se incorporaron a la lista de bienes Patrimonio de la Humanidad los primeros cinco situados en España: La Alhambra y el Generalife en Granada; la Catedral de Burgos; la Mezquita-Catedral de Córdoba; el Monasterio de El Escorial, en Madrid, y Parque Güell, Palacio Güell y Casa Milà en Barcelona.? El Patrimonio cultural Inmaterial de la Humanidad surgió en los 90. La lista en España se ha ido incrementando desde entonces y actualmente es el tercer país con mayor número de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad por detrás de Italia y China. El Comité de Patrimonio Mundial está integrado por 21 países elegidos por los 193 Estados Parte que han ratificado la Convención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook