09 de julio de 2019
09.07.2019

Las cinco maravillas de Canarias

Antes del Risco Caído fueron declarados Patrimonio de la Humanidad los parques nacionales de Garajonay y el Teide, el casco de La Laguna y el silbo gomero

09.07.2019 | 03:23
Parque Nacional de Garajonay.
Las cinco maravillas de Canarias

Pese a su pequeña extensión, Canarias cuenta con cinco Patrimonios Mundiales. Y es que al yacimiento arqueológico de Risco Caído, en Gran Canaria, hay que añadir otros cuatro con un origen, todos ellos en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. El Parque Nacional de Garajonay, el Parque Nacional del Teide y la ciudad de San Cristóbal de La Laguna son los tres enclaves del Archipiélago que, junto con el silbo gomero, declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial, forman parte del Patrimonio común de la Humanidad. De todos ellos se destaca su excepcionalidad y singularidad, motivo de orgullo para todos los canarios. Con la entrada en la exclusiva lista de la Unesco, el Garajonay, el Teide, La Laguna y el silbo gomero han conseguido que el mundo entero pueda conocer y admirar los valores naturales y culturales que tenemos en el Archipiélago canario. Además, ha supuesto que la ciudadanía y las administraciones públicas se conciencien sobre la necesidad de conservación de nuestro patrimonio y de reflexionar sobre las maravillas que tenemos en Canarias. Y con Risco Caído ya van cinco... De momento.

1: Garajonay, 1986. Durante el año 2018, el Parque Nacional de Garajonay, en La Gomera, superó su récord de visitas al rozar el millón de personas, tal y como asegura Ángel Fernández, director del Parque, un hecho que es todo un reto para este paraje que en 1986 se convirtió en el primer bien de carácter natural de España en ser incluido en la lista de Patrimonio Mundial. El Garajonay "es el motor económico de la isla", recalca Fernández. Y La Gomera es posiblemente la isla en la que "hay un mayor número de camas por habitante", añade el director.

Fueron sus valores de carácter natural los que le permitieron ingresar en la exclusiva lista de la Unesco. Es uno de los mayores bosques de laurisilva del mundo y "supone un valor único por el hecho de ser una representación de lo que queda de los antiguos bosques que había próximos al norte de África y en Europa durante la Era Terciaria", explica Fernández. Además, se trata de un enclave que "posiblemente sea el de mayor diversidad endémica de toda Europa".

La gran cantidad de gente que llega al Garajonay es un desafío pues "los parques nacionales son sitios muy frágiles y no podemos estar creciendo eternamente. El reto es la gestión de una visita compatible con los valores del parque", advierte Fernández. "Diría que somos la capital de España en especies de flora amenazadas", revela Fernández, quien confirma que "hemos hecho esfuerzos muy grandes y hemos trabajado con 30 y tantas especies". Hoy, se ha dotado al Garajonay de toda una serie de infraestructuras y equipamientos como "la mejora que ha habido en redes de miradores".

2: Casco de La Laguna, 1999. Este año, San Cristóbal de La Laguna celebra el 20 aniversario desde su nombramiento como Patrimonio Mundial. Para el municipio, la inclusión en la exclusiva lista de la Unesco ha supuesto "un antes y un después en el turismo, que ha crecido de manera exponencial y que aumenta año tras año", tal y como asegura Juan Manuel Castañeda, exconcejal de Cultura y Patrimonio Histórico de La Laguna entre 1993 y 1999. Durante el año 2017 acogió a un total de 1.185.161 personas, entre excursionistas y visitantes, según él mismo confirma, a pesar de que no tiene "un potencial importante de alojamiento".

La Unesco centró su atención en la ciudad por ser "la primera ciudad colonial española no fortificada y porque su plano ha proporcionado un modelo para las ciudades coloniales de las Américas que se fundaron con posterioridad", explica Castañeda. "El conjunto histórico de La Laguna se conforma a partir del año 1500 y presenta un valor universal excepcional como concepción", añade.

En la ciudad se conservan alrededor de 600 edificaciones de arquitectura mudéjar y, además, "da fe de un intercambio de influencias entre la cultura europea, la hispanoportuguesa y la americana", expone el exconcejal.

La inclusión en la lista de Patrimonio Histórico supuso un impulso a la "reurbanización y peatonalización, así como a la recuperación y mejora de toda una serie de edificaciones importantísimas", comenta. Y también creció la economía en el municipio.

3: El Teide, 2007. En Tenerife se alza imponente el volcán del Teide, cuyos 3.718 metros sobre el nivel del mar lo convierten en el pico más alto de España. Situado en el Parque Nacional del Teide, el impacto visual de este enclave "se debe en gran parte a las condiciones atmosféricas que modifican continuamente las texturas y los tonos del paisaje, así como al espectáculo impresionante del mar de nubes que forma el telón de fondo de la montaña", explican desde la Unesco. En 2007, el Parque fue seleccionado para ingresar en la Lista de Patrimonio Mundial. Manuel Durbán, director del Parque, explica que las razones que captaron el interés de la Unesco fueron "el criterio paisajístico de representar fenómenos naturales y constituir áreas de una belleza natural y estética excepcional, y el criterio geológico al ser un ejemplo sobresaliente de diferentes periodos de la historia de la Tierra".

Los grandes valores arqueológicos "desde cabañas hasta enterramientos" y la flora y fauna endémica sirvieron de apoyo al nombramiento como Patrimonio Mundial. A día de hoy, recibe más de 4.300.000 visitantes de media al año, tal y como confirma Durbán. El director afirma que el Parque Nacional del Teide es "el más visitado con diferencia de España y uno de los más visitados del mundo".

4: Silbo gomero, 2009. Han pasado solo diez años desde que la Unesco decidiera, en 2009, declarar el silbo gomero como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. "Transmitido de maestros a discípulos a lo largo de siglos, es el único lenguaje silbado del mundo plenamente desarrollado", destacan desde la organización.

"Pasar palabras habladas a palabras silbadas" es la definición por excelencia del silbo gomero, según asegura Eugenio Darias, maestro silbador y miembro de la Catédra de silbo gomero de la Universidad de La Laguna. Ello supone que, aunque el idioma que se silba en la isla es el español de Canarias, podría reproducirse cualquier lengua del mundo. El origen de este lenguaje no se ha determinado con exactitud y existen dos teorías al respecto. "La primera es que haya venido desde el norte de África con los primeros pobladores pero no hay ninguna documentación que la avale", asegura Darias. "La segunda dice que pudo haber tenido su origen en la propia isla y para esta teoría sí tenemos documentación que la acredite, como la que aparece en las crónicas francesas Le Canarien, escritas entre 1402 y 1404 por unos monjes que se encontraban en la islas".

Durante la última mitad del siglo XX, el silbo gomero estuvo cerca de desaparecer debido a la despoblación de la isla", comenta Darias. Para evitar su completa desaparición, "el maestro Isidro Ortiz comienza clases extraescolares de silbo en los centros educativos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook