09 de julio de 2019
09.07.2019

Un camino para marcar nuevos pasos

Aurelio Ruiz pone en valor la necesidad de "cambiar la rutina" tras hacer frente a la pérdida de la pareja a una edad avanzada

09.07.2019 | 00:39

Aurelio Ruiz, un vecino de la capital grancanaria de 81 años, perdió a su esposa en 2012 y se vio obligado a realizar un cambio en sus hábitos de vida para ganarle el pulso a la soledad. De esta forma, se animó a participar en los talleres que ofrece el Teléfono de la Esperanza y pudo trazar un nuevo camino.

Aurelio Ruiz tiene 81 años y hace siete tuvo que hacer frente a la pérdida de su esposa, una mujer con la que compartió 47 "maravillosos" años de matrimonio. A partir de ese instante, la soledad se hizo un hueco en su vida y durante un año mostró una actitud muy apática. Fue precisamente este hecho el que lo impulsó a contactar con el Teléfono de la Esperanza de Canarias.

"Tengo dos hijas y una ellas trabaja como voluntaria en esta entidad, por lo que me animó a participar en los talleres que allí se imparten", explica Ruiz. Desde ese momento, su conducta experimentó un cambio muy favorable. "Las actividades me han permitido hacer nuevas amistades, entender las emociones, y sobre todo, comprender lo que me estaba sucediendo", cuenta este vecino que reside en Las Palmas de Gran Canaria. Pero eso no es todo. Lo cierto es que su afán por seguir avanzando en un nuevo camino que estuviera alejado de la "rutina" lo llevó a inscribirse también en el centro de mayores de Altavista. "Aquí realizo talleres para ejercitar la memoria, y otros vinculados con la gestión de las emociones", explica.

En la actualidad, Ruiz vive solo y asegura sentirse "feliz," gracias a los recursos que ofrecen estas entidades. "Mi vida ha dado un giro radical. Yo desconocía que las personas que estamos solas tuviéramos acceso a todo este tipo de actividades", resalta con énfasis.

Consciente de que las personas deben estar preparadas para asumir la muerte como parte de la vida, no duda en afirmar que en ocasiones "se crean situaciones de dependencia en el matrimonio, y cuando la pareja fallece hay que encontrar una vía de escape para no caer en depresión". Y añade que, "la vida continúa y se debe seguir con ilusión, solo que aprendiendo a vivir de otra manera".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook