27 de junio de 2019
27.06.2019

Canarias, la CCAA con la costa más desprotegida al tener el 21% de los hábitats naturales sin preservar

Las Islas cuentan con el 21% de sus hábitats naturales costeros sin resguardar

27.06.2019 | 13:01
Playa de La Tejita, en Tenerife.

Las islas Canarias son la comunidad autónoma con mayor área natural costera desprotegida al contar con el 21% de sus hábitats naturales costeros sin resguardar, según se desprende del informe 'A Toda Costa 2019' elaborado por Greenpeace.

En este sentido, los hábitats naturales fuera de las figuras de protección de la naturaleza suponen 1.543 kilómetros cuadrados del total de 7.490 kilómetros cuadrados de extensión que tiene el archipiélago, lo que supone la mayor extensión de España.

Por su parte, de los hábitats naturales costeros sin proteger, un 20,3% han sido catalogados de interés comunitario por la Unión Europea y un 22,9% como prioritarios para su conservación.

Al respecto, la responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, Paloma Nuche, ha afirmado que "es necesario que estos ecosistemas sean reconocidos y protegidos antes de que puedan sufrir impactos graves".

LA TEJITA (TENERIFE), ENTRE LAS MÁS AMENAZADAS

La organización ecologista ha indicado que entre las amenazas a las que se enfrenta la biodiversidad de la zona, destaca el proyecto de construcción de un hotel de cinco estrellas en la playa de la Tejita (Tenerife), un arenal de elevado valor natural y paisajístico, ubicado en un enclave natural reconocido por varios espacios de protección de la naturaleza como la Reserva Natural Especial, Montaña Roja y Sebadales del Sur de Tenerife.

Asimismo, resaltó que otro ejemplo de la expansión del ladrillo es el complejo hotelero en las Dunas de Corralejo (Fuerteventura), "que incumple la Ley de Costas por estar asentado demasiado cerca del mar y que pretende ampliarse con más apartamentos".

De igual modo, Greenpeace apuntó que el archipiélago sufre, además, la presión añadida de los vertidos de aguas residuales, derivados de la masificación turística.

Por su parte, la organización ha realizado una selección de diez de las playas naturales más amenazadas por la urbanización masiva en la costa, entre las que se encuentra la playa de Matas Blancas (Fuerteventura), una playa de arena larga y blanca, muy cerca del núcleo de Costa Calma (que tiene todos sus suelos catalogados para uso turístico), "muy amenazada por tanto por la expansión urbanística".

SE NECESITA UN MAYOR ESFUERZO DE PROTECCIÓN

Por su parte, el informe de Greenpeace concluye que es necesario un mayor esfuerzo de las políticas de protección de la biodiversidad y reitera la urgencia de las actuaciones sobre el litoral, ya que hay extensas áreas de hábitats naturales que necesitan ser protegidas antes de que puedan verse afectadas por la urbanización.

Además, para revertir la tendencia de pérdida de biodiversidad, los esfuerzos deberían complementarse con la restauración de áreas degradadas, especialmente la recuperación al dominio público de las zonas privatizadas ilegalmente.

"Al actual contexto de pérdida de biodiversidad mundial, en el que la primera causa de extinción de especies es la artificialización del suelo, se suma el resurgir actual del desarrollo urbanístico en la costa, por lo que hemos de poner en valor la biodiversidad que aún no ha sucumbido al ladrillo antes de que sea demasiado tarde", dijo Nuche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook