11 de junio de 2019
11.06.2019

Rosa Aguilar, rectora "de todos y para todos"

Un solemne y emotivo acto sirvió para escenificar la toma de posesión oficial del nuevo equipo rectoral de la ULL que encabeza la catedrática de Ingeniería de Sistemas y Automática, sustituta de Antonio Martinón

11.06.2019 | 06:12
Rosi Aguilar, gran protagonista, durante su discurso, ya como rectora, y tras recibir el tradicional bastón de mando de la ULL.

Igualdad

El presidente en funciones del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, calificó en su discurso de "excelente noticia" el que las tres candidaturas a la institución académica correspondiesen a tres mujeres. Explicó que, "como ellas señalaron, queda mucho por recorrer todavía en el camino de la igualdad y la investigación universitarias, y la visibilización en puestos de máxima autoridad, es muy positivo". Clavijo defendió a las universidades como fuente de "cultura cívica, pensamiento crítico y análisis estratégico", y no como "máquinas burocráticas" que expenden títulos. En un momento del discurso agradeció también la actitud y el trabajo del rector saliente, Antonio Martinón, porque "ha mantenido siempre con mi equipo una sincera voluntad de cooperación y diálogo". Recordó Clavijo "la crisis económica por la cual vieron mermada su financiación los dos grandes soportes del estado de bienestar: educación y sanidad públicas; solo desde los últimos ejercicios presupuestarios hemos podido recuperar el pulso". Valoró "el incremento en la inversión en I+D+I y las trece nuevas titulaciones universitarias en los años recientes". Por último se mostró convencido de que "el nuevo equipo rectoral, encabezado por Aguilar, contará con el apoyo del Gobierno de Canarias y de las administraciones públicas".

María Rosa Aguilar Chinea, Rosi, como a ella le gusta que la llamen, ya es Rectora Magnífica de la Universidad de La Laguna (ULL). Un solemne acto, celebrado en un Paraninfo de la institución académica tinerfeña prácticamente lleno, sirvió para escenificar la toma de posesión de la catedrática de Ingeniería de Sistemas y Automática en sustitución de Antonio Martinón. Con todo el protocolo de una institución con 227 años de historia, pero también con momentos emotivos como las cerradas ovaciones de varios minutos de duración que recibió Rosi en el momento de tomar el bastón de mando o al concluir su discurso, así como la dedicada al rector saliente en una alusión del presidente de Canarias, Fernando Clavijo a su "capacidad de diálogo".

"Aquí, vestida de rectora". La frase es de Aguilar unos 40 minutos antes del inicio del acto en la puerta del recinto universitario. Se refería a toda la solemnidad que acompaña, también en la vestimenta, un acontecimiento así. Se le notaba tranquila y feliz.

Ante un auditorio lleno de autoridades civiles, militares y del mundo económico o social, incluidos muchos políticos, el acto fue ameno y con una duración de apenas cincuenta minutos. Por supuesto que no faltó una amplia representación de la comunidad académica con un lugar especial para los seis exrectores vivos de la ULL -entre ellos, Marisa Tejedor, la primera y única mujer (1990-1995) y el de la ULPGC, Rafael Robaina.

Abrió la sesión Fernando Clavijo y tras la lectura del decreto de Presidencia que la nombró, Rosi Aguilar prometió su cargo. Justo antes de que el rector saliente le entregara la medalla y el anillo conmemorativos, así como el tradicional bastón de mando.

Ya como rectora, Rosi Aguilar desarrolló su primer discurso oficial. En el mismo reforzó su idea ya esbozada de la "transformación necesaria" de la ULL e incidió en la concepción "pública" de la universidad. Por ello reclamó una "financiación estable" para una institución que pretende sea "solvente y rebelde".

Planteó sus tres grande ejes: "El alumnado en el centro de todo, un PAS que vea reconocido su trabajo y el Personal Docente e Investigador (PDI) con especial dedicación en la necesaria renovación de la plantilla de profesores, acabar con e exceso de burocracia y dignificar así como apoyar a la figura de los investigadores para retener al talento joven y acabar con la precariedad".

Fue muy clara cuando dijo que "seré la rectora de todos y para todos" y adelantó "los grandes retos que debemos afrontar".

También se refirió Aguilar a la necesidad de "renovar o cambiar infraestructuras" y a la búsqueda de "un nuevo modelo de gestión moderno y transparente". Y como ha sidohabitual los últimos meses, la ya rectora volvió a dirigirse a la sociedad canaria para pedir "que nos demande lo que necesite".

En la parte final del discurso, Aguilar aludió a dos personas en concreto. Por un lado, al lema Canarias es posible de Jerónimo Saavedra al que "el presidente Clavijo se refirió el pasado 30 de mayo". Lo hizo para reafirmar que "la universidad que queremos también es posible".

Rosi Aguilar concluyó, antes de los himnos de Canarias y el Gaudeamus Digitur, con una referencia al ilustrado portuense Agustín de Bethencourt: "Los cambios que requiere nuestra institución deben erigirse sobre los valores que Betehencourt defendía: el interés común, el trabajo constante y la ambición de mejora".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook