03 de junio de 2019
03.06.2019

Casi 90 conos volcánicos de Tenerife muestran un deterioro significativo

La presión urbana y actividades como la extracción causan estragos

03.06.2019 | 18:55
Casi 90 conos volcánicos de Tenerife muestran un deterioro significativo
La erupción más reciente, la del Chinyero, data de 1909.

De los casi 300 volcanes basálticos monogénicos existentes en Tenerife, 86 presentan un grado significativo de deterioro por la presión urbana y actividades como la extracción, según consta en un estudio peculiar: no lo han realizado geólogos profesionales, sino alumnos de bachillerato.

El estudio sobre el grado de deterioro de los conos volcánicos de Tenerife ha sido elaborado concretamente por los alumnos de segundo de bachillerato de Ciencias de la Tierra y Medioambiente dirigidos por el profesor de Biología y Geología del IES Los Cristianos, Javier Reyes.

Según ha explicado el profesor, en el estudio se ha evaluado el estado de conservación de los volcanes de Tenerife "fomentando el empleo de la herramienta IDE Canarias (Infraestructura de datos espaciales de Canarias)", un recurso informático para la planificación y gestión del territorio canario.

Indica Javier Reyes que Tenerife ocupa una posición central en el Archipiélago y se caracteriza por su gran complejidad volcanológica, de tal manera que sus materiales volcánicos subaéreos oscilan en edad entre unos 12 millones de años hasta poco más de 100 años, pues la erupción más reciente, la del Chinyero, data de 1909.
Existen unos 297 volcanes basálticos monogénicos en Tenerife, concentrados principalmente en las dorsales de Anaga (NE), Teno (NW) y Adeje (S) y para el trabajo se estudiaron con detalle los conos volcánicos que destacan en el paisaje "porque aún mantienen en gran medida la forma de cono de cinder, y presentan huellas de deterioro manifiesto por la actividad humana".

Para cada edificio volcánico se confeccionó una ficha con datos identificativos, los impactos reconocidos, grado de alteración, coordenadas, imágenes ortoexpress, modelo Lidar 3D, mapa topográfico integrado con catastro, modelo de terreno Lidar con áreas de impacto, mapa geológico y observaciones.

Del total de conos volcánicos estudiados, 86 (28,9%) presentan algún grado de alteración significativo y los municipios con un mayor número de volcanes deteriorados son Arona, San Miguel de Abona y Granadilla, seguidos por El Rosario y Tacoronte.

La mayoría de estos conos se concentran en municipios en los que existe mucha actividad turística, poblacional o comercial, y que por lo tanto han demandado enormes cantidades de materiales de construcción.
La mayoría de los conos alterados se sitúan por debajo de la cota de 500 metros (48 volcanes), siguiendo en abundancia los situados entre las cotas de 500-1000 metros (28 volcanes), donde se ha concentrado la mayor actividad urbanística de la isla.

La presión de las edificaciones costeras a raíz del "boom" turístico de los años 70 ha ejercido en las últimas décadas una mayor presión en los edificios volcánicos costeros.

La fertilidad de los terrenos volcánicos y su facilidad de moldearse concentró la actividad agraria en las zonas de medianías donde aumentan las alteraciones por aterrazamientos (43 volcanes) y con zonas de cultivos (44 volcanes), añade Javier Reyes.

Entre los 1000-1500 metros disminuye el número de volcanes deteriorados (10 volcanes) y, por encima de los 1500 metros, alejados de núcleos poblacionales y protegidos por las principales masas boscosas de la isla, "no registramos alteraciones o impactos destacables en los edificios volcánicos".

En cuanto a las actividades que se han reconocido como generadoras de los principales impactos destacan principalmente las canteras o extracciones de picón o lapilli.

Muchas de estas canteras se encuentran en la actualidad inactivas pero han dejado una huella negativa en el paisaje volcánico, hecho que se agrava ya que en la actualidad en 17 de ellas se detectan escombreras ilegales.

Al respecto, en el estudio se indica que pistas de tierra, vías de comunicación, construcciones, desmontes de ladera, aterrazamientos, cultivos y estanques suponen las principales alteraciones en el perfil de los volcanes.

La escasa planificación urbanística en un pasado ha afectado a 50 volcanes, que presentan alguna edificación en su propia estructura, entre las que destacan urbanizaciones, infraestructuras hoteleras, colegios, embalses o instalaciones militares.

Un total de 38 volcanes presentan un grado de alteración superior al 25% de su superficie, y 6 lo presentan en más del 75%.

Los conos volcánicos de zonas capitalinas y proximidades (Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y El Rosario) concentran los edificios volcánicos más deteriorados, así como en el municipio de San Miguel de Abona, y son las canteras o piconeras las que generan mayor impacto.

"Aunque en la actualidad contamos con leyes de evaluación de impacto ambiental y de protección del territorio, hemos maltratado en el pasado a muchos de nuestros volcanes", precisa Javier Reyes.

Del total de volcanes 9 están incluidos en espacios naturales protegidos, poseen algún grado de alteración y, en la actualidad, muestran las huellas de impactos de actividades del pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook