26 de mayo de 2019
26.05.2019

EI instituto más social

Ubicado en el barrio de Los Gladiolos, el IES Benito Pérez Armas cumple 25 años dedicado a la docencia con un sentido colectivo, desde el programa para deportistas a las aulas enclave

26.05.2019 | 05:52
Los muros del Benito Pérez Armas encierran una enorme amplitud, la de 25.000 metros cuadrados dedicados a la docencia.

Dos aspectos destacan durante el recorrido por el IES Benito Pérez Armas: su amplitud y el que sea referente en actividades con un claro componente social. Los 25.000 metros cuadrados (el equivalente a tres campos de fútbol), divididos en cuatro edificios, del A al D, sorprenden por inesperados y no intuidos cuando se espera ante sus muros, a la puerta del número 17 de la calle Ramón Pérez de Ayala, en pleno corazón del barrio chicharrero de Los Gladiolos. La segunda característica responde al sentido que tiene un centro educativo que este curso cumple 25 años. Hay ejemplos que ya forman parte de su identidad: el pionero Programa de Atención al Deportista (PAD); el tratamiento integrador a la discapacidad motora o intelectual con las aulas enclave; el taller de ajedrez o el comedor, uno de los nueve en centros de Secundaria de Canarias.

Compromiso, respeto, esfuerzo, actitud y compañerismo. Son las palabras que aparecen como lemas del centro en el folleto ilustrado con que el director y profesor de Filosofía, Miguel Ángel Padrón Almenara, obsequia al visitante. El recorrido -entre preparación de orlas de graduación, exámenes y notas finales- con inicio y final en su despacho, corrobora las intenciones de aquellos lemas. El sentido social se aprecia desde el minuto uno.

Por ejemplo en el pionero Programa de Atención a Deportistas (PAD) al que se encuentran acogidos unos 120 alumnos federados de toda la isla e incluso de otras. Les permite el entrenamiento en el horario lectivo o coordinar sus clases con las competiciones. Hace compatible la formación académica con el desarrollo deportivo. Ha permitido, asegura Padrón, "el incremento de la participación de las familia y una mayor apertura del centro a la comunidad". Dos cuestiones quiere aclarar el director. Lo "positivo que resulta que sin ningún privilegio o discriminación se junten chicos que por su condición de deportistas pueden pertenecer a determinas clases sociales con los de un barrio de gente humilde y trabajadora, con carencias sociales como es Los Gladiolos. Integración y convivencia están garantizados".

Por otra parte "aquí no se regala nada. Hay que estudiar y de hecho algunos se equivocaron y han tenido que dejar el programa por no cumplir las expectativas. No tienen ningún privilegio salvo aquellos que tienen que ver con su preparación".

La ruta entre amplios pasillos, patios y canchas deportivas continúa. Con cruces como con Juan, que representa a "ese personal de mantenimiento que es tan fundamental como poco valorado". O con Rubén Mayo, "nuestro monitor de baloncesto, que nos cede la Federación, y hace una extraordinaria labor".

Otra etapa de la ruta: el Taller de Ajedrez, donde el Benito Pérez Armas es otro referente. Incluso con un equipo federado en esta disciplina formado por profesores y alumnos. Una herramienta que busca la mejora del éxito escolar y la de la convivencia, integración y mediación, principalmente con alumnado nuevo de primero y segundo de la ESO que se incorpora al centro y miembros del aula enclave. "De manera que todo ello -apunta Padrón- contribuya a mejorar el rendimiento escolar y el desarrollo personal. La experiencia, que parte del interés del propio alumnado, se ha ido asentando hasta convertirse en una seña de identidad en el centro". Hasta el punto de que el año pasado el equipo CD Benito 2014 ganó el Campeonato de Ajedrez federado de Tenerife en la Segunda Categoría.

Padrón Almenara destaca que "casi todo el instituto es accesible y adaptado a las sillas de ruedas". Y es que el Benito es centro referente -otra vez- en la discapacidad motórica. Miguel Ángel recuerda "la satisfacción que te da ver cómo se mueven como otro cualquiera en clase. Por ejemplo cuando en su silla van sorteando los obstáculos que sus compañeros superan corriendo. O cuando los ves jugar al baloncesto".

El Benito dispone también de dos aulas de apoyo a la integración donde desarrollan sus funciones los profesores especialistas de Pedagogía Terapéutica de apoyo a los alumnos con necesidades especiales.

Además, desde hace cuatro cursos se integraron también dos aulas enclave en la que chicos con discapacidad intelectual son preparados para el tránsito a la vida adulta. En ellas trabajan cada día Chángeles, Aniara, Tay e Isabel que reciben la visita en plena tarea. El director valora, sobre todo, "su trabajo profundamente vocacional". Entre estos dos niveles de discapacidad y los chicos que estudian en la FP Básica adaptada son en total cuarenta alumnos.

La visita, entre amplios y luminosos pasillos, aulas y laboratorios acaba. Primero, paso por el comedor "elemento socializador fundamental. Vale tanto para la conciliación de la vida familiar y laborar de los padres como para ayudar a quienes están en riesgo de exclusión con cuota cero. Sólo hay nueve centros de Secundaria con comedor en Canarias".

Quedan el coqueto gimnasio con una sala de baile anexa y el pabellón cubierto, "la joya de la corona" donde se preparaba en ese momento una graduación.

Padrón valora "el buen ambiente, sobre todo. Entre los profesores y con los alumnos. Me gusta crear equipo. Tenemos un grupo que llamamos de guachinche que nos vemos al menos una vez al mes para irnos a comer. Es decir compartimos rato fuera de aquí. Y en general hay una enorme calidad humana". También destaca "la creación de un club de alumnos" que tiene un espacio físico en el centro. "Lo mejor es que formamos una familia en el Benito", concluye el director del centro.

Un cuarto de siglo como referente educativo

Una exposición de fotografías -de antes y de ahora- recibe esta semana a quien visite el IES, como hizo El Día. Una manera de conmemorar el XXV aniversario desde su fundación en 1994 fruto de la unión del antiguo CP Los Gladiolos y la extensión del Andrés Bello -denominado en su época como Colegio Bayco-. En varios lugares aparece la imagen, con su bigote característico, de Benito Pérez Armas (Yaiza, Lanzarote, 1871-S/C de Tenerife, 1937), el escritor y político que da nombre al centro y a la cercana avenida, una de las arterias de esta zona de la capital tinerfeña. La consejera de Educación, Soledad Monzón, presidió hace unos días el acto institucional en el que se congregó la comunidad educativa del centro -50 profesores y 500 alumnos de 15 nacionalidades, con un número estable de matrícula los últimos años-, además de antiguo alumnado -unos 6.500 se han formado aquí en estos 25 años- y profesorado del centro, así como sus exdirectores y directoras, que recibieron un homenaje. En concreto, Tere Bello (1994-95); el actual, Miguel Ángel Padrón (en dos etapas, 1995-96 y desde 2015), José Manuel Hernández (1996-2000), Carmen Luz Martín (2000-2004), Jesús Castro (2004-2010) y Fernando Esquivel (2010-2015). Es cabecera del distrito educativo integrado por los CEIP Los Dragos y Los Verodes, también en Los Gladiolos. Se imparten enseñanzas de ESO; las modalidades de Ciencias y Tecnología y Humanidades y Ciencias Sociales de Bachillerato; el Ciclo Formativo de Formación Profesional Básica de Agro-Jardinería y Arreglos Florales y el de FP Básica Adaptada de Operaciones de Grabación y Tratamiento de Datos y Documentos. Unido a una apuesta por el aprendizaje de idiomas y el bilingüismo. Además de haber sido centro piloto del proyecto Brújula 20 en el curso 2017-2018 y participado en redes educativas. Dotado de comedor, aulas de informática, biblioteca, laboratorios, canchas, sala de musculación y polideportivo cubierto, aulas específicas...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook