10 de mayo de 2019
10.05.2019
ROSI AGUILAR CHINEA CANDIDATA A RECTORA DE LA ULL

Rosi Aguilar: "Es el momento del salto adelante y la transformación"

Rosa María, Rosi, Aguilar Chinea es catedrática de Ingeniería de Sistemas y Automática en el Departamento de Ingeniería Informática y Sistemas de la ULL

10.05.2019 | 05:08
Rosi Aguilar.

Rosa María, Rosi, Aguilar Chinea es catedrática de Ingeniería de Sistemas y Automática en el Departamento de Ingeniería Informática y Sistemas de la ULL. A las elecciones al Rectorado de la institución académica se presenta con una idea que ha repetido durante estos días de campaña: la necesidad de "la transformación, tecnológica y de todo tipo, y la modernización para dar el salto adelante que necesita la ULL". Más que de cambio plantea esa necesaria transformación. En el ideario de esta chicharrera -nacida el barrio de La Salud y formada en el Hogar Escuela de El Toscal- sobresalen planteamientos como "referente en investigación, sostenibilidad, justicia social e igualdad de género". Aboga por la defensa de la universidad pública y defiende un programa con nueve ejes. Entre ellos, la formación, la renovación de la plantilla de docentes, la investigación o la necesidad de colocar al alumnado en el centro de todo. O "mejorar condiciones de trabajo e incentivar la formación" del PAS. Otras claves: internacionalización; modernización y transparencia; campus -con responsables para cada uno-; sostenibilidad; y la cultura y la proyección social. Su lema Vamos Rosi ha llenado los carteles de los muros de manera física y virtual en las redes sociales. Hoy, a las 13:00 horas, anuncia el cierre de su intensa campaña en el Aula Magna del Edificio Central. Es la segunda de las tres candidatas entrevistada por El Día. Eligió como escenario del encuentro con este periódico su despacho en la facultad de Ciencias, ubicada en el campus Anchieta.

¿Por qué se presenta Rosi Aguilar a las elecciones ?

Porque creo en la universidad pública debido al gran valor social que tiene. La ULL está ante un momento importante por los cambios tecnológicos, legislativos y sociales que hay que afrontar en este momento. Una auténtica encrucijada. O nos transformamos o lo vamos a pasar mal. Mi experiencia en la gestión puede ayudar a esa transformación y por eso me presento.

¿Cuáles son las grandes líneas que definen su propuesta?

Serían tres. En primer lugar, colocar al estudiante en el centro de la institución. No todo y no sólo es docencia e investigación porque entonces estaríamos hablando más bien de un instituto. La universidad es a formación de nuestros alumnos y la respuesta a unas inquietudes diferentes y a unas formas de aprender cambiantes. Hay que conectar con ellos y abrir canales de convivencia y de respeto ante esas inquietudes. Con la modificación de títulos , la creación de nuevos o el Consejo del Estudiante, un canal para escuchar y conocer sus demandas y soluciones. En segundo lugar una universidad transparente y moderna, Moderna en el sentido de no sólo atender a los problemas actuales sino para adelantarnos a los futuros. Poner en nuestro ADN el cambio y ser dinámicos a la hora de abordarlos. Y transparente porque tanto nuestra comunidad como la sociedad tiene que ver que estamos atendiendo a sus necesidades. Por último, lo anterior no se puede hacer sin el personal docente y de administración y servicios. Hay que apoyarlos y borrar los obstáculos que tienen hoy en día. Dar el valor que realmente tienen al PDI y al PAS.

Valore el equipo que le acompaña en este proceso.

Creo en el trabajo en equipo, pero no sólo de las diez personas que creo van a formar junto a mí la próxima dirección en el Rectorado sino de toda la comunidad universitaria. Todos forman parte de ese equipo global porque hay que remar en el mismo sentido para llegar a buen puerto. En estas personas he buscado dos cualidades: talento y talante. Talento porque cada uno conoce bien las distintas partes de la ULL y son especialistas en su disciplina. Y talante para volver a ilusionar a la comunidad universitaria de que esa transformación de la que hablé al principio es posible. Es lo que he buscado en mi secretaria general (Mª Elvira Afonso), mi gerente (Juan Manuel Plasencia) y en los ocho vicerrectores (Néstor Vicente Torres, Ernesto Pereda, Rocío Peña, Emilia Mª Carmona; G. Lastenia Hernández, Mª Montserrat Acosta, Jorge Riera y Lidia Cabrera).

Defina su idea genérica de modelo de universidad.

Soy una defensora convencida de la universidad pública, con una buena financiación pública, y de la independencia ante cualquier injerencia externa a su comunidad. En esta línea, durante los últimos años he participado activamente en el claustro de nuestra Universidad de La Laguna, con una mirada crítica y constructiva hacia algunas de las acciones que se han llevado a cabo y la falta de otras que, en mi opinión, han quedado sin atender. Reactivar ese claustro y dotarlo de la imprescindible fuerza es otra de las características de ese modelo que pretendo conseguir.

¿Qué cree que le diferencia de las otras dos candidatas?

Creo que, básicamente, esa idea de vender la ilusión de que la transformación necesaria es posible y que todos formamos el mismo equipo. Ofrecemos una apuesta por la cercanía y mirando a la gente a los ojos.

Defínalas: rivales, adversarias, enemigas, compañeras... ¿Hay buen rollito en la superficie pero guerra subterránea?

Son compañeras. El hecho de que sean catedráticas y mujeres ya supone una lucha por romper ese techo de cristal que existe. Hay muy pocas mujeres catedráticas. Por ejemplo, en Ingeniería de Sistemas y Automática somos 78 en España. De ellos, 73 hombres y sólo cinc mujeres. La cifra lo dice todo.

¿Qué supone que sean tres mujeres candidatas con lo cual habrá una rectora tras Marisa Tejedor (1990-1995).

Vengo de una disciplina de hombres, hecha por hombres y para hombres. Ahí te das cuenta de que se está perdiendo la mitad del talento. Creo que las mujeres tenemos la cualidad de la empatía y eso permite que nos acerquemos al problema desde otra perspectiva. Además llevamos en el ADN ser cuidadoras y nos preocupamos siempre por el otro.

¿Está siendo esta una campaña limpia?

Así la siento y la entiendo haciendo yo y espero que mis compañeras, las otras candidatas, igual. Somos universitarias y debemos demostrarlo en este proceso. Creemos que discrepar es bueno, igual que el debate sereno y con respeto. Hay un sentido crítico en nuestra idiosincrasia que debe guiarnos siempre. Nuestra relación es muy cordial y yo no veo fantasmas en este proceso. Hasta ahora creo que todo ha ido en sus cauces normales y correctos y espero que siga así hasta el final. Ya queda poco.

¿Cómo se está desarrollando desde la perspectiva de Rosi Aguilar?

Estoy recorriendo estos días toda la universidad y percibo cierto desánimo y falta de ilusión. Hay que conseguir que la gente se crea que el mejor futuro de la universidad es posible. Junto al lema de Vamos Rosi y repito otro que me parece que es no sólo complementario sino prácticamente idéntico: Vamos ULL.

Docencia, investigación, transferencia... Resuelva esa ecuación D+I+T.

Hay una realidad que se va a producir y es la más o menos inminente jubilación de buena parte de la actual plantilla docente. Eso hace ineludible afrontar la necesaria renovación. Planificada, y según cada área de conocimiento porque cada una es diferente. En cuanto a la investigación hay que apoyarla de manera decidida, pero no sobre el papel sino con medidas concretas. Entre ellas, una fundamental: simplificar la burocracia. Hay que desarrollar una gestión mucho más ágil y que el profesorado tenga el tiempo suficiente para dedicarse a eso, a investigar.

¿Todo para el estudiante pero sin el estudiante?

Todo para el estudiante con el estudiante. Hay que abrir nuevos canales de comunicación y tutorizar al alumno para buscar un mejor rendimiento académico. Me parece muy interesante la mentoría entre iguales. Hay que hacerles llegar una información clara y segmentada, no agobiar ni pasarse. Estoy a favor de dotar de fuerza al Consejo de Estudiantes y crear la figura del Defensor porque ambos suponen abrir canales de comunicación para recoger sus necesidades reales. En cuanto a las residencias, que ellos insisten en mantener y mejorar, ya trabajé para hacerlo en mi época de vicerrectora (con Eduardo Doménech como rector). La labor social hay que mantenerla, por supuesto, y también la forma de vida especial que se da normalmente en esos lugares. Los que allí estudian tienen conceptos distintos y únicos por ese entorno. Convivencia, sentido colectivo, capacidad de liderazgo... Casi lo que piden hoy las empresas. El estudiante del a ULL es un estudiante universitario y no es de perogrullo lo que digo. Se supone que es alguien que ha venido porque ha querido. Hay que fomentar el espíritu crítico que se suele llevar a cabo en actividades comunitarias en residencias y colegios mayores para luego extenderlo a toda la universidad.

El PAS, ese gran e imprescindible olvidado.

Hay que poner en valor su trabajo. Eso es lo primero. Porque el PAS es el aceite imprescindible para el motor de la ULL. No puede haber docencia, investigación o transferencia de conocimientos sin el trabajo del PAS. Con una RPT adaptada al camino que pretendemos recorrer y con la idea clara de qué servicios queremos dar al personal que tenemos. Menos cargas de trabajo, más valorarlos y clarificar para decidir contando con ellos. Si no los incluimos en el objetivo no vamos a conseguir nada.

¿Continuista o rupturista con la etapa del hasta ahora rector, Antonio Martinón?

Hay que darle las gracias al señor rector porque gobernar la Universidad de La Laguna no es tarea fácil. Ha dirigido cuatro años este barco y ha hecho cosas bien pero discrepo, en líneas generales, de la forma de gobernar. No ha habido un plan de gobierno y para continuar con el símil hemos estado sin rumbo.

Vamos Rosi es una frase corta, rotunda y pegadiza. ¿Cómo surgió el eslogan y qué repercusión ha tenido, sobre todo en redes?

Mucha, por fortuna. Como todo lo que pretendemos hacer desde mi candidatura surgió del trabajo en equipo. Para visibilizar cómo soy yo, cuanto he trabajado y como quiero que sea el proyecto de futuro para la Universidad de La Laguna. Siempre con los pies en el suelo y contando con la comunidad universitaria. Vamos Rosi pienso que transmite mucho, sobre todo esa ilusión que yo tengo y que pretendo inculcar de nuevo a la comunidad de la ULL. Para ponerla de manera que, como decía al principio, esté en condiciones de adaptabilidad a cambios generales que se dan con una enorme rapidez en los tiempos actuales. Crear una estructura estable para dar respuesta a lo que surja en cada momento. La receta para lograr este objetivo pasa por aplicar los conceptos de diálogo, transparencia y excelencia propios de una institución como la nuestra.

Se ha repetido mucho estos días la necesidad de una apertura a la sociedad de la ULL y viceversa.

Es cierto. Las tres candidatas hemos repetido en las comparecencias públicas y en el único debate que tuvimos -el pasado lunes en la facultad de Ciencias de la Información organizado por Alumni ULL- una opinión muy similar en este sentido. Creo que la Universidad es una institución que debe contribuir a transformar la sociedad, en este caso, la canaria en la que está inserta. No sólo promoviendo un cambio de modelo hacia una economía basada en el conocimiento, sino también siendo referente en elementos tan importantes como son la sostenibilidad, la justicia social o la igualdad de género. Hay que liderar estos ámbitos porque tenemos conocimiento más que suficiente para eso.

En caso de llegarse a una segunda vuelta, ¿habrá pinza entre las que pierdan? ¿Cómo lo ve Rosi Aguilar a día de hoy?

Salgo a ganar, eso lo tengo muy claro. Sería tirar piedras contra mi propio tejado elocubrar ahora son alianzas y demás Si se llega a una segunda vuelta, ya se verá entonces. Ahora estoy muy centrada en la campaña y mi objetivo es la votación del día 13. Confío en que ese lunes (el próximo) voy a ganar.

La ficha

Rosi Aguilar se licenció en Informática en la ULPGC en 1993 y leyó la tesis doctoral en la ULL en 1998. Su trayectoria docente comienza a finales de 1993 en la ULL hasta que en 2015 obtiene la Cátedra de Ingeniería de Sistemas y Automática. Ha impartido docencia en muchas titulaciones de la ULL y en algunos programas de doctorado de otras universidades. Ha dirigido cuatro tesis doctorales y tiene reconocidos tres sexenios de investigación y solicitado el cuarto. Su actividad investigadora inicial dentro del grupo de computadoras y control se desarrolla en diversas líneas (control, simulación, educación, etc.) y, a raíz de su tesis doctoral, empieza a liderar una nueva línea de investigación sobre sistemas discretos y análisis de datos. Actualmente sus proyectos activos abordan tres líneas de trabajo: energías renovables con el ITER, turismo en colaboración con la ULPGC, y bioingeniería. Ha participado en algo más de 20 proyectos de investigación competitivos y ha publicado más de 40 artículos en revistas nacionales e internacionales. Su compromiso con la gestión universitaria le ha llevado a ser Subdirectora de la ETS de Ingeniería Informática, Secretaria del Departamento de Física Fundamental y Experimental, Directora de la ETS de Ingeniería Civil e Industrial, Vicerrectora de Servicios Universitarios y Vicerrectora de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Preside actualmente el Spanish Modeling and Simulation Group, representante español en la Federación Europea de Grupos de Simulación (EUROSIM).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España