Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premios Princesa de Asturias 2019

La Khan Academy en nueve claves

"Nuestro modelo es enseñar matemáticas como aprendes a andar en bicicleta", explica Salman Khan sobre su sistema educativo a través de Internet

Salman Khan.

Salman Khan. EP

La Khan Academy tiene nada menos que 60 millones de alumnos repartidos por todo el mundo gracias a su sistema educativo a través de Internet. Cuenta con más de 4.300 vídeos dirigidos a escolares de enseñanza primaria y secundaria sobre matemáticas, biología, química, física, economía, finanzas e historia. También ofrece ejercicios prácticos y un panel personalizado de formación. Así nació y creció esta organización sin ánimo de lucro, según el testimonio que aportó en una charla TED su propio fundador, Salman Khan, que acaba de ser galardonado con el premio "Princesa" de Cooperación Internacional:

Clases particulares para la familia

"En 2006 era analista en un fondo de inversiones. Y estaba en Boston y les daba tutorías remotas a mis primos en Nueva Orleans. Empecé a subir los primeros videos a YouTube por si les servía a mis primos; algo que quizás les sirviera de repaso o algo así. En el momento que subí esos primeros videos a YouTube ocurrió algo interesante; de hecho ocurrieron un montón de cosas interesantes".

El primo, mejor en Youtube que en persona

"La primera fue la reacción de mis primos. Me dijeron que me preferían a mí en YouTube que en persona. Me estaban diciendo que preferían la versión automatizada de su primo a su primo. A primera vista, es muy poco intuitivo, pero cuando lo analizas desde su punto de vista, tiene muchísimo sentido. Tienes esta situación en la que ahora pueden pausar y repetir a su primo, sin sentir que están haciéndome perder el tiempo. Si necesitan repasar algo que debían haber aprendido hace dos semanas, o quizás hace dos años, no tienen que avergonzarse y preguntarle a su primo. Sólo tienen que ver esos videos. Si se aburren pueden saltar adelante. Pueden verlos cuando quieran, a su propio ritmo. Y lo que es quizás el aspecto menos apreciado de esto es la noción de que la primera vez, la primerísima vez que estás tratando de comprender un nuevo concepto, lo último que necesitas es a otro ser humano diciendo: "¿Entiendes esto?" Y eso era lo que ocurría antes en la interacción con mis primos. Y ahora ellos pueden simplemente hacerlo en la intimidad de su propia habitación".

De los primos Khan al mundo

"No tenía razones para mantener los vídeos en privado así que permití que otras personas los vieran. Y entonces la gente empezó a encontrárselos. Y empecé a recibir algunos comentarios y cartas y todo tipo de reacciones de gente de todas partes del mundo. Alguien escribió en un comentario en YouTube: "Primera vez que sonrío haciendo una derivada". Esa persona hizo una derivada y luego sonrió. Pueden ir a YouTube y ver estos comentarios; otra persona escribió: "A mí me pasó lo mismo". "De hecho estuve eufórico y de buen humor por el resto del día".

Las temibles fracciones

"Claramente esto estaba ayudando a las personas. Pero entonces, conforme la audiencia crecía y crecía, empecé a recibir cartas de la gente. Este es sólo un fragmento de una carta: "Mi hijo de 12 años tiene autismo y le han costado mucho las matemáticas. Hemos intentado de todo, visto de todo, comprado de todo. Nos cruzamos con tu video sobre decimales y lo entendió. Entonces fuimos con las temibles fracciones. De nuevo, lo comprendió. No podíamos creerlo. Está tan emocionado..." Y, como pueden imaginarse, he aquí yo, un analista en un fondo de inversión. Era muy extraño para mí hacer algo con valor social".

Si Newton viera esto

"Pero estaba emocionado, así que continué. Y entonces empecé a darme cuenta de otras cosas. Que no sólo podía ayudar a mis primos, o a esas personas que enviaban cartas, sino que este material nunca pasaría de moda, que podría ayudar a sus hijos o a sus nietos. Si Isaac Newton hubiera puesto videos de cálculo en YouTube, yo no tendría que hacerlos. Suponiendo que él fuera bueno. No sabemos".

El matemático Salman Khan, Premio Princesa de Asturias

El matemático Salman Khan, Premio Princesa de Asturias./ Agencia Atlas

La reacción de los profesores

"Otra cosa que sucedió... Me dije: "OK, quizás es un buen complemento", "es bueno para estudiantes motivados", "quizás sea bueno para los que aprenden desde casa". Pero no creí que fuera algo que de alguna manera penetrase en las aulas. Pero entonces empecé a recibir cartas de profesores. Me escribían diciendo: "Usamos tus vídeos para invertir el proceso en las aulas", "Tú ya has dado las clases, así que ahora lo que nosotros hacemos es dejar los videos como deberes. Y lo que solían ser deberes o tareas, es lo que ahora los estudiantes hacen en la clase".

Humanizar gracias a la tecnología

"Cuando los profesores hacen eso, está el beneficio evidente, el beneficio de que ahora sus estudiantes pueden disfrutar de los videos tal como lo hicieron mis primos: pueden poner en pausa, repetir a su propio ritmo, cuando ellos quieran. Pero la cosa más interesante es: al eliminar del aula esa clase que es igual para todos y al permitirle a los estudiantes tener su clase a su propio ritmo en casa, y luego dejarlos trabajar en el aula con el profesor caminando cerca, dejando que los compañeros puedan de verdad interactuar entre sí, esos profesores han utilizado la tecnología para humanizar sus clases. Hasta ahora teníamos una experiencia fundamentalmente deshumanizante... 30 niños que tienen prohibido hablar, que tienen prohibido interactuar entre sí. Un profesor, no importa lo bueno que sea, tiene que dar esta clase genérica, la misma, a los 30 estudiantes... (Vemos) rostros perplejos, ligeramente hostiles... y ahora es una experiencia humana. Ahora realmente interactúan entre ellos".

"El paradigma fue: Vamos a generar tantas preguntas como necesites, hasta que entiendas ese concepto. Tienes las pistas y los pasos reales si no sabes cómo hacerlo"

El siguiente nivel

"Una vez que se creó la Khan Academy y renuncié a mi trabajo y nos convertimos en una organización de verdad, sin ánimo de lucro; la pregunta es: ¿Cómo llevamos esto al siguiente nivel? ¿Cómo llevamos lo que esos profesores están haciendo a su conclusión natural? El paradigma (que nos planteamos fue): vamos a generar tantas preguntas como necesites, hasta que entiendas ese concepto. Tienes las pistas, los pasos reales para solventar ese problema si no sabes cómo hacerlo. El paradigma es una cosa muy simple: 10 pasos y avanzas. Pero es fundamentalmente diferente a lo que ocurre en las clases. En una clase tradicional, tienes un par de deberes, deberes, clase, deberes, clase y luego tienes un examen en un momento puntual. Y con ese examen, sea que saques 70 por ciento, 80 por ciento, 90 por ciento o 95 por ciento, la clase avanza al tema siguiente. Incluso para ese estudiante del 95 por ciento. Pero ¿cuál fue el 5 por ciento que no supo? Pero después construyen encima en el concepto siguiente. Eso es análogo a imaginar que estoy aprendiendo a andar en bicicleta, te doy una clase por adelantado y te dejo la bicicleta por dos semanas. Después de las dos semanas vuelvo y te digo: "Bueno, vamos a ver. Tienes problemas al girar a la izquierda. Todavía no puedes detenerte bien. Eres un ciclista al 80 por ciento". Así que te pongo en la frente un enorme 8 y luego te digo: "Aquí tienes un uniciclo". Pero con lo ridículo que parece eso, es exactamente lo que ocurre en nuestras aulas en este momento. La cuestión es que si nos adelantamos en el tiempo, los buenos estudiantes empiezan a suspender álgebra de repente, y empiezan a suspender cálculo de repente, a pesar de ser inteligentes, a pesar de tener buenos profesores. Y eso es porque tienen estas lagunas que siguieron formándose mientras aprendían lo básico".

Como andar en bicicleta

"Así que nuestro modelo es aprender matemáticas de la forma en que aprendes cualquier cosa, tal como aprenderías a andar en bicicleta. Súbete a la bicicleta. Cáete de la bicicleta. Hazlo por el tiempo que sea necesario hasta dominarlo. El modelo tradicional te castiga por experimentar y por fracasar, pero no te exige que lo domines. Nosotros te animamos a experimentar. Te animamos a fracasar. Pero sí que esperamos que lo domines".

Compartir el artículo

stats