Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo invento

Placer e igualdad sexual en un juego de mesa

Dos españolas diseñan un juego erótico de enfoque feminista que atiende la diversidad sexual y se aleja del coitocentrismo

Elvira y Moreno, con un prototipo del juego.

Elvira y Moreno, con un prototipo del juego. HÉCTOR FUENTES

Judit Elvira y Rebeca Moreno, dos jóvenes emprendedoras en la treintena, han diseñado un juego de mesa erótico para disfrutar del sexo de forma lúdica, sin tabúes y con planteamientos feministas. La idea la llevaban en la cabeza hace una década pero acaban de lanzar una campaña de micromecenazgo en Verkami para hacerlo realidad.

El sexágono es el resultado de la afición a los juegos de mesa de estas dos amigas, que más allá del Dixit o El código secreto, tuvieron la curiosidad de explorar el mundo de la sexualidad en este mercado. "Teníamos la idea de jugar a un juego así con nuestra pareja, y al principio diseñamos algo parecido a La oca de forma súper casera, que íbamos regalando a nuestras amigas en cumpleaños o amigas invisibles", explica Elvira, diseñadora e ilustradora de profesión, a la que Moreno (profesora de ciclo superior de Promoción de la Igualdad de Género) aportó los planteamientos feministas, ya que los juegos sexuales existentes "estaban pensados solo para parejas heterosexuales, con dibujos de penes y vaginas, así que pensamos que ya que lo hacíamos, lo hacíamos feminista, que no hubiese ningún género definido para que lo pudiera jugar cualquier persona, sea cual sea su orientación sexual", explica.

Dos españolas diseñan un juego erótico feminista./M.J. Valero

Aclaran que el juego es un divertimento alrededor del sexo y sirve tanto para una pareja estable como para una que acaba de conocerse, aunque indican sobre el número de jugadores que "jugar implica tener relaciones sexuales por lo que el número de participantes lo dejamos abierto a lo que cada cual decida".

Ambas saben que el término feminista puede provocar sarpullidos pero ellas despejan cualquier duda: "Sexo feminista es sexo sano, una sexualidad no coitocentrista -que va más allá de la penetración, no centrarlo todo en el coito o que este sea el fin, sino en el placer de dos personas-, atenta a la diversidad humana y basada en el deseo mutuo, la empatía y la escucha activa del otro", indica Moreno, que apunta que en estos tiempos de sucesos relacionados con la violencia sexual querían introducir una visión de la sexualidad "distinta a la dominante y patriarcal". En el proceso han contado con el asesoramiento de la sexóloga feminista Paola Ruiz Huerta, que les orientó sobre todo en las preguntas y las pruebas planteadas a los jugadores.

El sexágono, del que han elaborado un prototipo, cuenta con seis principios básicos que los jugadores y jugadoras deben leer en alto antes de empezar sobre el deseo (que debe ser mutuo), los límites (que pongan los que quieran), la seguridad (que tomen las precauciones necesarias y no tenga que ser una parte la que pida el uso de protección), la comunicación (hablar, estar atento a la otra persona), no juzgar (actuar con libertad y con la mente abierta) y crear reglas propias, con el derecho a abandonar la partida en cualquier momento.

Ejemplos prácticos

Elvira y Moreno han formulado 170 tarjetas con cuestiones que los participantes resolverán avanzando por tres zonas -fría, templada y caliente- como, por ejemplo, cuál es la mejor canción para tener relaciones sexuales o, como prueba, oler y describir el olor de la otra persona (zona fría); nombrar tres zonas erógenas sin incluir los genitales o quitar una prenda a la otra persona (templada); confesar una fantasía oculta o usar la lengua en el cuerpo de la otra persona (caliente).

Hay también preguntas y pruebas personalizadas y las responsables aclaran que el juego termina cuando se llega a la última casilla, titulada «pide por esa boquita». Ellas ya lo han probado y constatan que El sexágono "es divertido y dinámico, te ríes y te sorprendes con cosas que quizá nunca te habías planteado y ayuda a conocerse mejor".

La campaña en Verkami intenta recaudar 9.000 euros antes del 24 de mayo para hacer una tirada mínima de 500 ejemplares con el fin de que esté listo entre noviembre y diciembre y sirva de original regalo por Navidad.

Compartir el artículo

stats