Honor y orgullo por su "corta" historia. Pero también compromiso con los retos que quedan por delante. El Batallón de Helicópteros de Maniobra VI (Bhelma VI) celebró ayer el XXXIII aniversario de su creación. Y veintisiete de sus miembros se desplegarán desde el próximo mes en Irak para luchar contra el terrorismo islámico en una misión internacional que se prolongará durante seis meses.

Dichos mandos y soldados formarán parte del denominado Ispuhel X (Irak Spain Unit Helicopter), junto con otros 48 integrantes del Batallón de Helicópteros de Transporte V (Bheltra V). Tras un periodo de adaptación, desde comienzos de junio, el Ispuhel X relevará a la actual fuerza aeromóvil que opera en la base iraquí de Camp Taji.

Su trabajo consistirá en asegurar los movimientos de las fuerzas de la coalición que participa en la Operación Inherent Resolve (OIR).

De hecho, los profesionales del Bhelma VI y el Bheltra V estarán integrados en una unidad superior de aviación del ejército de los Estados Unidos. Para llevar a cabo esta experiencia, los miembros del Batallón de Helicópteros de Maniobra, que tiene su sede en el acuartelamiento de Los Rodeos, estuvieron entrenando en Lanzarote durante el mes de enero.

De los 27 militares que trabajarán en Camp Taji, tres son oficiales; 14, suboficiales, y 10, de tropa. Además de integrar la Plana Mayor del Irak Spain Unit Helicopter, en la lucha contra el terrorismo islámico tomarán parte seis pilotos y otros tantos tiradores de ametralladora, así como dos inspectores técnicos, media docena de mecánicos de aeronaves, dos técnicos de telecomunicaciones, un integrante de almacenes y parques, así como otro especialista en armamento. Los pilotos estarán a los mandos de helicópteros 3 HT-27 Cougar, que ya están desplegados en la zona de operaciones.

Durante el evento celebrado ayer en Los Rodeos, que estuvo presidido por el general jefe del Mando de Canarias, Carlos Palacios Zaforteza, diferentes miembros del Batallón recibieron condecoraciones en función de varias resoluciones. El teniente coronel Alberto Cherino Muñoz, jefe del Bhelma VI, se dirigió a los militares y civiles presentes en el acto, donde felicitó a los distinguidos, a los que consideró un ejemplo a seguir, por su labor diaria y profesionalidad.

Cherino explicó que "nos hemos ganado un merecido prestigio en nuestra corta historia".

La creación del Bhelma VI se proyectó en 1979, pero la iniciativa estuvo paralizada durante cinco años. En 1984 se reactivó la propuesta y, finalmente, en abril de 1986 llegaron las primeras aeronaves a Tenerife.

En la jornada de ayer también se recordó a los miembros del Batallón que murieron en acto de servicio, como son el teniente coronel Ignacio Topete de Grassa, el comandante Jesús Ponce Villena, el capitán Carlos Rocha y Castilla, el teniente José Luis Ruiz Talavera, el teniente Andrés Barrera Castro, el sargento primero Ramón Menchón Pellicer, el sargento primero Manuel Moreno Rojas, el sargento primero Domingo Hernández Torres y el sargento José María Plaza Martín Alba.