06 de abril de 2019
06.04.2019
Contenido exclusivo para suscriptores
La despoblación está acabando con muchos pueblos de España.

El fantasma de la despoblación se ceba con el interior de España

23 provincias se unen para reclamar medidas urgentes para paliar el abandono de sus territorios

07.04.2019 | 12:44 Un artículo de

La revuelta de la España vacía celebrada el pasado domingo en Madrid ha conseguido dar voz a todos aquellos que se sienten olvidados durante décadas. Desde diversos puntos de la península, cerca de 50.000 personas, según los datos oficiales, se concentraron en la capital para secundar la histórica manifestación del 31-M y exigir medidas urgentes para paliar el abandono de zonas rurales, ciudades pequeñas y hasta provincias enteras, como Soria, Huesca o Teruel, con densidades de población comparables con Laponia o Noruega.

A mediados del pasado siglo, comenzó un éxodo poblacional que a día de hoy no cesa. Esta migración masiva es consecuencia de "las políticas que se han llevado hasta ahora de potenciar Madrid, los pueblos industriales y las costas. El resto es mano de obra que va saliendo del interior", señala Enrique Muñoz, portavoz de Soria ¡Ya!.

El caso de la provincia de Soria es especialmente alarmante. Este territorio, de más de 10.300 kilómetros cuadrados de superficie, cuenta con 8,6 habitantes/km2, una densidad muy por debajo de la media en España, de 92 habitantes/km2, una estadística que aun con todo se encuentra a su vez muy por debajo de la media europea, establecida en 177 personas / km2. A día de hoy, la población en Soria se cifra en 88.600 habitantes, de los cuales el 44% vive en la ciudad de Soria, según los últimos datos del INE. Una concentración que daña profundamente a los pueblos. 116 de sus 183 municipios tienen menos de 100 habitantes censados.


Vídeo realizado por la plataforma Soria ¡Ya!.

Y es que a pesar del aumento de población en el conjunto de España, que ha pasado de 34,2 millones de habitantes en 1975 a 46,7 millones en la actualidad -lo que supone un aumento del 36%-, en provincias como Soria ha ocurrido todo lo contrario. Y es que este territorio, en concreto, ha perdido más de un 23% de población durante ese mismo periodo. Y en la primera mitad del siglo XX, entre 1900 y 1950, Soria alcanzó sus máximos históricos con 160.000 habitantes censados aproximadamente.

Las plataformas Soria ¡Ya! y Teruel Existe nacieron a finales de los noventa con un firme propósito, el de mejorar las comunicaciones de sus territorios y lograr los servicios básicos de los que disfrutan el resto de españoles. "Pagamos impuestos como todo el mundo, porque aquí no hay exenciones de ningún tipo, pero luego vemos que no revierte en los servicios de nuestros pueblos. Tenemos una sensación de discriminación", alerta el portavoz de Soria ¡Ya!.

En 2003, hicieron una manifestación conjunta y ahora han vuelto a salir a la calle en una concentración en la que han participado hasta 23 provincias distintas, lo que es señal de "que el problema sigue y es peor que en aquella época. Hay más despoblación y se ha hecho extensiva al resto de la península. Soria y Teruel estamos en coma en términos médicos, pero éste es un problema de gravedad extrema y si no se hace nada llegará a otras provincias dentro de unos años", alerta Muñoz.

Imagen de la manifestación contra la despoblación.

De hecho, desde los partidos políticos aseguran su disposición a querer tomar cartas en este problema, o por lo menos así lo han expresado sus respectivos líderes. Teniendo en cuenta las inminentes elecciones generales, la desconfianza está presente. "Juntos, Soria y Teruel somos cinco escaños, pero al juntarnos estas 23 provincias hace que estén en juego 103 escaños, así que parece que nos están tomando en cuenta para ver si pescan votos", advierte Muñoz.

Un pacto de Estado con dotación presupuestaria

No obstante, la despoblación se trata de "un tema transversal, no es de un color ni de otro", destaca. "Los planes territoriales no se han cumplido y la estrategia nacional aprobada por el PP no se llegó a concretar en algo tangible. Las directrices presentadas el otro día por el PSOE no son suficientes, pues es preciso un desarrollo, una continuidad en el tiempo y por supuesto dinero", remarca Muñoz.

Este colectivo pide un pacto de Estado en torno a este tema para que estas medidas se lleven a cabo gobierne quien gobierne. "Se tienen que poner de acuerdo desde el Gobierno central hasta las diputaciones y los ayuntamientos, pasando por las autonomías, y ahí siempre va a haber distintos colores, entonces tiene que haber un acuerdo entre todos", subrayan.

Soria es la provincia con menor densidad de población de toda España.

La cohesión social y territorial, el desarrollo para todos, que los fondos europeos lleguen directamente al territorio donde se necesitan y la puesta en marcha de una estrategia nacional frente al reto demográfico se encuentran entre sus prioridades. "Cada provincia tiene su guerra, pero estamos pidiendo un pacto de Estado que recoja las reclamaciones comunes de las zonas afectadas, como la incentivación fiscal o la instalación de banda ancha", indica el portavoz de Soria ¡Ya!.

Los principales problemas que a su juicio deben resolver son las comunicaciones, para devolver la vida a estos pueblos, la instalación de banda ancha para que empresas o emprendedores puedan trabajar o establecerse en las zonas rurales, así como unos servicios mínimos que garanticen la sanidad universal para que "una persona con cáncer no tenga que desplazarse 150 kilómetros, desde Soria a Burgos, para recibir radio o quimio, como pasa ahora", denuncia Muñoz, que explica que "cuando cualquier problema médico que se complica un poco ya te derivan a Burgos y Valladolid o incluso a Madrid".