Sociedad

"Quedaría satisfecha con 500 viviendas en el mercado en 4 años

Pino de León, directora del Instituto Canario de la Vivienda, considera clave incentivar el alquiler de casas vacías "para aumentar la oferta, equilibrarla a la demanda y bajar los precios".
José D. Méndez, S/C de Tenerife
25/feb/19 6:29 AM
Edición impresa
 

José D. Méndez, S/C de Tenerife

"Dar salida a todos esos inmuebles que hoy están fuera del mercado resulta fundamental para avanzar y satisfacer la demanda de vivienda en el Archipiélago. Para ello, es esencial que se dé preferencia a la rehabilitación de las existentes y la movilización de las vacías, para así proporcionar una respuesta rápida de los sectores de la población más vulnerables y adaptar la oferta a las actuales necesidades de los demandantes". Lo valoró la directora general del Instituto de Vivienda de Canarias (Incavi), Pino de León.

De León añadió: "La idea es incentivar al propietario, animarle a poner su vivienda en alquiler. Otros modelos optan por gravar a través del IBI, por ejemplo, pero nos parece mejor que lo encuentren como una opción interesante como ya se experimenta en otros territorios, caso del País Vasco".

La directora del Incavi señaló que "hay tres razones para que la bolsa de viviendas vacías no salga al mercado. En primer lugar el miedo del propietario al impago y al consiguiente gasto excesivo por pleitos judiciales; en segundo término, el temor a posibles desperfectos en el piso y, por último, la necesidad de la rehabilitación para ponerla en uso".

Romper con esos temores "es lo que pretendemos hacer. Con ayudas de hasta 2.000 o 2.500 euros anuales si se ponen los pisos en alquiler a un precio razonable de entre 300 y 400 euros. También con un seguro multirriesgo y con una pequeña subvención para mejoras antes de arrendar".

Otra cuestión a superar es la ecuación mucha demanda, poca oferta, igual a elevados precios. Para De León, "esta medida es clave junto a ayudar al propietario privado a que dedique suelo a vivienda protegida o aumentar el parque pública destinado a las familias más vulnerables. De esta manera cambiaría la ecuación con más oferta para equilibrar la demanda y que bajen los precios". Concluyó con un deseo: "Me quedaría satisfecha si en este plan de cuatro años incorporamos entre 500 y 600 viviendas al mercado".

El nuevo Plan de Vivienda de Canarias 2019-2022 incluirá estos dos tipos de ayudas: una para fomentar el alquiler y otra, previa, para rehabilitar inmuebles con necesidad de actualización.

Los propietarios que deseen destinar una vivienda al alquiler se beneficiarán de esta ayuda siempre que el inmueble cuente con condiciones de habitabilidad; que se trate de una vivienda de titularidad privada y se encuentre desocupada; que no esté sometida a régimen de protección oficial y no cuente con cargas; y que se destine a domicilio habitual y permanente. El depositario contará con garantía del cobro de la renta en caso de impago.

Hoja de ruta

Agentes sociales, empresarios, sindicatos y administraciones dieron su apoyo unánime al borrador del Plan Canario de Vivienda 2019-2022 en la comisión celebrada este mes en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. La nueva hoja de ruta, demandada por todos los sectores -de la que el Archipiélago carecía tras los recortes de los fondos del Estado al empezar la crisis- fija las políticas del área durante los próximos cuatro años. Esta comisión es un órgano colegiado previsto en la Ley de Vivienda de Canarias que emite informes preceptivos en la materia. Está compuesta por representantes de ayuntamientos y cabildos; de la AECP de Las Palmas; de Fepeco de Santa Cruz; de los colegios profesionales; de los sindicatos CCOO y UGT; de las entidades del tercer sector y de las asociaciones de consumidores. Ahora el documento continuará con el procedimiento. Primero, el trámite de audiencia y su remisión al Consejo Económico y Social (CES) y al Parlamento, hasta concluir con la aprobación del Ejecutivo regional, objetivo que previsiblemente se alcanzará antes de la próxima cita electoral. Para dotar a Canarias de planificación y coordinación de las políticas de vivienda.