Noche de San Juan en Santa Cruz: prohibidas las hogueras en espacios de dominio público, barrancos y playas

Aquellos que celebren la Noche de San Juan con fogatas deben comunicarlo al Ayuntamiento

Hogueras de San Juan.

Hogueras de San Juan. / E. D.

Con motivo de la próxima celebración de la Noche de San Juan, del 23 al 24 de junio, y de la festividad de San Pedro, el día 28, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha decretado las condiciones que deberán cumplirse en el municipio con respecto a la realización de hogueras y fogatas. Éstas no se podrán llevar a cabo en vías o espacios de dominio público, ni en parques, jardines, barrancos y playas. Asimismo, aquellos ciudadanos que quieran encender una hoguera, y siempre que sea en un lugar permitido, deberán comunicarlo de manera previa al Consistorio a través de la web municipal.

En el decreto del Ayuntamiento también se indica que, para garantizar la seguridad de todos, las hogueras tienen que estar ubicadas a una distancia, al menos, de 20 metros de los edificios, carreteras, o tendidos eléctricos o de telefonía, así como de vehículos estacionados. «Es recomendable también que existan unos 50 metros de distancia entre hogueras. En caso de proximidad a instalaciones con riesgo de incendio, como gasolineras, almacenes industriales o acopios de papel, esa distancia deberá duplicarse».

Según los requisitos establecidos por el Consistorio, la altura máxima de la fogata se sitúa en los tres metros, «con un diámetro límite de cinco metros». «Tales condiciones responden a calcular las posibles afectaciones del fuego, una vez iniciado, sobre las personas o los bienes próximos».

Por otra parte, no se podrán utilizar materiales inflamables, explosivos, neumáticos, electrodomésticos u otros similares. «Alrededor de la hoguera es muy importante desarrollar labores de limpieza previas, para evitar la propagación descontrolada del fuego ante un posible cambio de viento u otras circunstancias».

Para el Ayuntamiento, también es esencial que se disponga de un punto de abastecimiento o acopio de agua, «por si debe apagarse la hoguera o para controlarla, ya sea con mangueras, cubos o incluso, si se disponen de ellos, extintores». Los responsables de las hogueras no podrán abandonar la zona hasta garantizar que han sido extinguidas completamente.

El Consistorio indica que toda la información recopilada de las hogueras de San Juan que se vayan a realizar en la capital será compartida desde el Centro de Coordinación Operativa de la Administración Local (Cecopal) con la Policía Local chicharrera, Consorcio de Bomberos de Tenerife, Unidad del Medio Natural (UMEN) y 1-1-2 Centro de Coordinador de Seguridad y Emergencias (Cecoes) del Gobierno de Canarias.

La edil de Seguridad y Emergencias, Gladis de León (CC), destaca la «importancia» de cumplir con estas condiciones básicas de seguridad «por el bien de todos». De León aprovecha para señalar que, durante dichas festividades, se reforzarán los servicios de emergencia y de seguridad. Pero, insiste, «la primera responsabilidad para que todo discurra correctamente es de las personas que encienden las hogueras».

De León comenta que ya se han iniciado los trabajos de revisión y localización de aquellos lugares «donde ya se percibe la acumulación de materiales para ese día». «Esos datos están siendo recopilados por Protección Civil. Posteriormente, el Cecopal elaborará un mapa de las hogueras con información fundamental sobre ubicación, riesgos y si se ajustan al decreto específico. De igual modo, se realiza una valoración primigenia del riesgo de algunas hogueras que, por sus dimensiones, ubicación o materiales empleados, pueden convertirse en un problema una vez que se les dé fuego».