Primeros efectos de la 'campaña de la silla' en Santa Cruz: desaparecen cinco puntos negros de vertido de basura en la calle

El concejal de Servicios Públicos, Carlos Tarife, empezará a recorrer los barrios a partir del lunes 17 de junio

Basura fuera de los contenedores, en Santa Cruz de Tenerife.

Basura fuera de los contenedores, en Santa Cruz de Tenerife. / E. D.

La denominada campaña de la silla, anunciada por el concejal de Servicios Públicos en Santa Cruz de Tenerife, Carlos Tarife, del PP, para evitar el vertido de bolsas de basura en la calle, ya está dando sus frutos, sin que el citado edil se haya sentado aún en ella para ahuyentar a los infractores. Así lo ha manifestado el propio Tarife este jueves, 13 de junio, en una rueda de prensa sobre el incremento de los zafarranchos de limpieza en los barrios. Éste ha señalado que de los 28 "puntos negros" detectados en la capital, a raíz de un informe elaborado por Valoriza, "ya han desaparecido cinco". Se trata de los que se habían localizado en el Castillo San Joaquín, calle Sansofé, Camino La Ermita, calle Emeterio Padrón Cruz y Vía de Servicio Dársena P.

Carlos Tarife recordó que la campaña de la silla, cuya puesta en marcha adelantó El DÍA, se iniciará, realmente, el próximo lunes, 17 de junio. "Ésta consiste en acudir con una silla a los distintos puntos de la ciudad en los que se ha detectado el vertido de bolsas de basura en el suelo porque los contenedores se han movido unos metros. Queremos concienciar a la población sobre la necesidad de depositar los residuos en los contenedores y queremos poner en valor el trabajo que realiza el personal de Valoriza, cuya obligación es mantener limpia la ciudad, pero no recoger del suelo bolsas de basura», manifiesta el concejal de Servicios Públicos.

El pasado 21 de mayo, Tarife anunció, a través de este periódico, que él mismo vigilaría, sentado en una silla, los 28 «puntos negros» de vertido de basura en la calle detectados en la ciudad, a raíz del informe de Valoriza. En aquel momento, el también primer teniente de alcalde explicó que algunos ciudadanos estaban dejando en el suelo bolsas de basura, en distintas zonas del municipio, a pesar de tener contenedores a pocos metros. "Pues ya, sin haber comenzado la campaña, han desaparecido cinco de esos puntos".

El también llamado concejal de la silla pretende con esta medida «ahuyentar a los infractores», advirtiéndoles que pueden ser sancionados por incumplimiento de la Ordenanza Municipal de Residuos, con multas que pueden llegar a los 2.000 euros. Tarife apunta que se pegarán carteles en los contenedores con el lema de la campaña y se repartirán dípticos a los ciudadanos con toda la información al respecto. Asimismo, anuncia que se reforzará la presencia de la Policía Local chicharrera en estos «puntos negros» para multar a todo aquel que no deposite los residuos en los contenedores.