Dos horas: el límite de tiempo para aparcar en la Zona de Bajas Emisiones de Santa Cruz

El proyecto de la ZBE en el centro, aprobado ya de forma definitiva, plantea la creación de plazas azules y verdes para regular el aparcamiento, a través de un sistema de tarifas

Vehículo estacionado en doble fila, en Santa Cruz de Tenerife.

Vehículo estacionado en doble fila, en Santa Cruz de Tenerife. / E. D.

El proyecto para implantar en el centro de Santa Cruz de Tenerife la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), con el que se establecerán restricciones al tráfico y el cual fue aprobado de forma definitiva el pasado lunes, incluye la regulación del aparcamiento en superficie, a través de «tarifas disuasorias» y de la limitación horaria para estacionar. En concreto, el documento propone un tiempo máximo de aparcamiento en la calle de dos horas.

«La fórmula planteada no es nueva y se utiliza ampliamente en el resto de España y en otros países europeos de nuestro entorno. El hecho de que en la zona centro de Santa Cruz de Tenerife haya un número de plazas de estacionamiento limitado, y siempre escaso, hace necesaria la implantación de un sistema de regulación que racionalice y permita una rotación adecuada de las mismas, por parte de residentes y visitantes», se indica en el proyecto de la ZBE.

En este sentido, el documento propone dos tipos de plazas de aparcamiento en la Zona de Bajas Emisiones: las azules y las verdes. Las primeras serán las destinadas, fundamentalmente, a los visitantes, «quienes tendrán una limitación del tiempo máximo de estacionamiento de dos horas». Los residentes tendrán idéntica limitación de tiempo y las mismas tarifas que los visitantes si aparcan en las plazas azules.

Las plazas verdes serán las destinadas, preferentemente, a los residentes de un sector determinado, quienes no tendrán limitación de tiempo para estacionar sus vehículos en la calle. Para los visitantes y los vecinos de otros barrios si se establecerá un límite de dos horas y una mayor tarifa que la de las plazas azules.

El resultado que se espera con esta «gestión centralizada de los aparcamientos», según se señala en el proyecto, es un «alto nivel» de rotación de las plazas en superficie, «siempre por parte de vehículos con acceso autorizado a la Zona de Bajas Emisiones». «Con esta medida, además de mejorar el tráfico interno en el centro de la ciudad, se establecerá un segundo sistema de control de acceso para la ZBE, que complementará a los 26 Puntos de Control con cámaras que se instalarán en distintas zonas de la ciudad».

En el proyecto se explica que, para el uso de las plazas de estacionamiento regulado, será necesario indicar la matrícula del vehículo en el momento de canjear el tique o autorización correspondiente. «Este sistema estará integrado en el sistema de gestión de la Zona de Bajas Emisiones de Santa Cruz, lo cual permitirá cruzar los datos de las diferentes listas de vehículos con autorización de acceso a la misma».

En relación a las tarifas, se aclara que éstas podrán variar en función del tiempo de estacionamiento permitido y la ubicación dentro de la zona. «Por lo general, se utilizarán parquímetros o aplicaciones móviles para el pago de las tarifas. Los conductores que deseen aparcar en la zona regulada deben adquirir un tique o registrar su vehículo y tiempo de estacionamiento en la aplicación móvil correspondiente. Los agentes de control del aparcamiento realizarán patrullas periódicas para verificar que los coches están correctamente estacionados y que se haya pagado la tarifa correspondiente. Se encargarán de identificar y sancionar a los vehículos que no cumplan con las regulaciones establecidas». Éstas se establecerán en la futura ordenanza municipal de la ZBE de Santa Cruz.

La implantación del aparcZOamiento regulado en la Zona de Bajas Emisiones de la capital tinerfeña afectará a unos 7.500 hogares; a 16.604 residentes, lo que supone el 8% de la población municipal; y a un total de 1.754 plazas de estacionamiento en superficie, de las que 1.342 están en El Toscal.

La ZBE se establecerá en la parte de la ciudad con mayor capacidad de atracción de viajes, 29.800 en vehículo privado, casi un 10% de los viajes de todo el municipio. El perímetro de la Zona de Bajas Emisiones en el centro estará delimitado, tal y como ya lo ha anunciado EL DÍA, por las vías Méndez Núñez, Rambla de Santa Cruz y avenida de Anaga. En concreto, el área estará circunvalada por la calle Galcerán, calle Méndez Núñez, Rambla, avenida de Anaga, avenida Marítima y calle Ni Fú Ni Fá. Por lo tanto, se triplicará la superficie de la zona Urban actualmente existente, pasando de 226.697 a 778.244 metros cuadrados.

«Los elevados niveles de congestión en Santa Cruz, y especialmente en la zona centro, tienen una de sus causas en la búsqueda de aparcamiento. La regulación del mismo es, desde hace tiempo, una de las herramientas más utilizadas para rebajar esos niveles».