«Cuando nos reunimos en el claustro del IES Anaga para programar desde el principio del curso se hace un silencio cuando nos referimos a la programación del Día de África». Conrado Flores, docente de Música y que fue director musical de Bambones, uno de los 52 profesores del centro de línea 3 –tres aulas por curso– y miembro del grupo de humor canario El Supositorio, resume en esa frase la trascendencia e importancia que se otorga en el instituto a la iniciativa que lidera Mary González, quien mima como a un hijo el proyecto África, en positivo.

La celebración del día del continente hermano se asignó al mes de abril no por la coincidencia con las Fiestas de Mayo ni la Feria del Libro, sino por una razón más práctica: en mayo los alumnos de segundo de Bachillerato están de los nervios con el fin de curso y los exámenes de la PAU y dado que el proyecto se realiza durante todo el año, y no como una fiesta fin de curso, es preciso facilitar las condiciones para que todos estén, explica la directora del IES Anaga, Noelia Caraballo Hernández.

El origen de África, en positivo obedece a la necesidad que percibió un grupo de profesores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, entre los que se encontraba Ezequiel Guerra de la Torre, entre los alumnos, que llegaban a la enseñanza superior familiarizados con Francia u Holanda, pero eran incapaces de ubicar en un mapa Mauritania o Senegal. Mary González hizo suya esa preocupación de la que le hizo partícipe Ezequiel Guerra y, hace ya once años, puso en marcha esta experiencia, que arrancó en el IES Anaga con quince alumnos, aprovechando que por aquella época también impartía Ética.

Y el IES Anaga también contó con el apoyo de la Casa África, entidad que precisamente el próximo 25 de mayo ha invitado a la propia Mary González para reconocer el trabajo desarrollado desde hace once años, precisamente cuando ella anuncia que esta edición amenaza con ser la última para afrontar otro nuevo reto vinculado al cercano barranco Tahodio y los pueblos y caseríos de la limítrofe Anaga.

Marta Pons Mederos, vicedirectora del instituto y otra de piezas claves del equipo de Noelia Caraballo en sus once años en el instituto, titula: «El porche del IES Anaga se convierte en África», pero en un continente que va más allá de la pobreza y el hambre para romper las barreras de «estar tan cerca geográficamente y sin embargo tan desconocida» y ahondar, con la implicación de todos los departamentos y cursos, en los valores culturales, geográficos, económicos, gastronómicos.

Sirva como ejemplo la labor que desarrolla la propia Marta, profesora de Física yQuímica, que en su departamento desarrolla con los alumnos las cremas de karité que utilizadas en uno de los talleres y que hacen bueno el titular adelantado, porque también se han realizado maquetas, murales, caretas y en el pasado hasta animales para esta cita con África.

«Dado que durante todo el curso se trabaja en este proyecto, era necesario fijar una fecha para que todos puedan exponer la labor que realizan», reitera Marta, que también recuerda que hasta antes de la pandemia desde elCabildo el centro se beneficiaba de apoyo para sacar el proyecto adelante. 

Desde las ocho y media de la mañana y hasta las dos de la tarde de este jueves, el IES Anaga fue la capital por un día de África, en positivo. Con talleres de turbantes o tocados africanos, maquillaje con henna gracias a la colaboración del alumnado llevado delIES Las Indias, la demostración gastronómica con dulce de coco o pistacho, o incluso zumos elaborados con la flor de hibisco recién traída desde Senegal por la madre de una alumna o de baobab, o la exhibición de percusión de la mano de la banda de tercero y cuatro del IES Anaga, o la jaima donde gracias a la ONG Mujeres Saharauis se recrea la ceremonia del te y hasta una jinkama, con juegos africanos, preparada por alumnos del IES Luis Diego Cuscoy, de Cabo Blanco, en Arona, con sus profesores Jose y Mariano. «Afrontamos este acto como una convivencia intercentro que permite visualizar África, en positivo», explica Jose, en la antesala del 25 de mayo, cuando ellos celebrarán el día que dedican el continente hermano.

Todos están implicados, volcados, en engrandecer este proyecto. Las pedagogas Sara y Mónica, profesoras de las dos Aulas Enclave del IES Anaga, se encargan den taller de turbantes y también han preparado, en colaboración con el profesorado de Educación Física, un baile africano. Otro de los rostros conocidos del instituto, Carmen Cabeza, una de las grandes del humor en Canarias y profesora en el IES Anaga de Lengua que colaboró en el taller de zumos. En realidad, en todo. Allí se volcó, y coló, en el desfile de trajes típicos entre mujeres saharuis imbuyendo a compañeras y alumnos. Paula Camacho, profesora de Matemáticas, cuenta la experiencia con el pintor Salvador Domínguez, a quien conocieron en la visita realiza a la Casa del Vino, en El Sauzal. Era su primera exposición. Este ingeniero, recién jubilado, encontró sentido a la careta que siempre observó en su casa. El regalo de una paleta le llevó a plasmar su sentimiento, en una experiencia que hoy contará cuando los talleres dan paso a su conferencia en la capital de África, en positivo: el IES Anaga.