La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz ha declarado como Proyecto Estratégico para el municipio el denominado Parque Marítimo de Añaza, con el que el Consistorio pretende mejorar todo el litoral de este barrio chicharrero, creando piscinas naturales y zonas deportivas y de esparcimiento, así como un parque. Con dicha declaración, y según explica el alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, se acelerarán y agilizarán los trámites para convertir en realidad este proyecto, pasando a ser prioritario.

Además, añade el regidor chicharrero, la declaración como Proyecto Estratégico posibilitará que la Corporación local pueda solicitar fondos europeos para su ejecución, pues la construcción del Parque Marítimo de Añaza, en el espacio conocido en la actualidad como Muelle de Añaza, supondrá una inversión de unos 17 millones de euros aproximadamente.

«Ahora iniciaremos el procedimiento para adjudicar la redacción del proyecto técnico. Solicitaremos la colaboración financiera de otras administraciones y de Europa, pues el Ayuntamiento de Santa Cruz no puede acometer en solitario esta importante obra», apunta el primer edil.

La ejecución del proyecto se dividirá en dos fases. La primera, que supondrá una inversión de unos 12 millones de euros, incluirá la creación de la zona de piscinas naturales; la mejora del aparcamiento existente; la creación de una zona de deporte al aire libre; la urbanización de la plataforma existente, que contará con un «espacio libre y zonas ajardinadas»; el refuerzo de la escollera; la mejora de la playa, y la instalación de servicios, como duchas.

La segunda fase, que costará más de cuatro millones, incluye la creación de un parque en ladera, que «se extenderá hasta entrar en contacto con el tejido residencial de Acorán». «Será un elemento de transición entre dos bolsas de suelo de protección paisajística, un gran palmeral que se intuirá desde la lejanía», se indica en la propuesta Pasea, ganadora del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento hace casi 20 años para el litoral de Añaza, que ahora se convertirá en un proyecto técnico, adaptado a la actualidad.

Para ejecutar este parque, será necesario derribar el conocido como mamotreto de Añaza, el hotel abandonado que se encuentra en la zona, en cuyo proyecto de demolición ya está trabajando la Gerencia Municipal de Urbanismo. La segunda fase del Parque Marítimo de Añaza también incluye la creación de nuevas zonas de estancia y baño, la estabilización de la ladera, y la creación de más plazas de aparcamiento.

La intención del Ayuntamiento de la capital tinerfeña es convertir el litoral del Suroeste en una extensa área de ocio abierta al mar, de manera que «los ciudadanos puedan disfrutar en esta zona de una serie de espacios recreativos, deportivos y de descanso, directamente relacionados con la naturaleza, el mar y el paisaje». La actuación prevista también incluirá la mejora del acceso al futuro Parque Marítimo de Añaza, de manera que «los vecinos y visitantes puedan disfrutar del mar de manera cómoda y directa».

Para la creación de las piscinas, se aprovecharán los salientes naturales de la costa. «En esta zona coexisten lo natural y lo urbano. Como elemento de transición se plantea una plaza dura bajo la que se disponen aparcamientos y un restaurante ligado al mar».

Con respecto al barranco, «éste se salvará mediante una serie de plataformas bajo las cuales se produce la canalización del cauce y desde las que se da entrada a la llanura constituida por el suelo de protección paisajística, en el que, ligados al mar, se habilitarán pesqueros y zonas de reposo».