Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz tutea la discapacidad

Usuarios del IMAS protagonizaron la gala en la que defendieron la calidad de los servicios municipales que reciben

13

Gala Arte y Discapacidad María Pisaca

Diversidad, inclusión y participación son las tres reclamaciones que las personas con discapacidad reiteraron anoche en la gala celebrada en el teatro Guimerá, una velada que puso el broche de oro a la programación del día internacional. Aspronte recibió el premio Sin Límites Santa Cruz.

El teatro Guimerá acogió anoche la Gala Arte y Discapacidad que puso el broche de oro a los actos de Santa Cruz por el Día Internacional de las Personas con Discapacidad que desde 1992 se celebra cada 3 de diciembre.

El espectáculo, dirigido por Javier Caraballero, fue realizado por y para los usuarios de los servicios municipales, hasta el punto de que los beneficiarios de las actividades organizadas por el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) coprotagonizaron diferentes momentos, como la entrega de los premios del torneo de fútbol o el vídeo que daba cuenta de la gestión diaria.

Solo la obertura de la gala, con Itahisa y Jesús danzando al ritmo de palabras –como han hecho en los últimos diez años– trasladaba un mensaje de optimismo para afrontar «una vida sin música». Solo este enunciado invita a la reflexión, a pasar de espectador a protagonista de superar estas limitaciones y danzar con palabras desde el lenguaje de signos.

Era el arranque de una gala de sentimientos, que no sólo pretendía enseñar a escuchar de forma visual, sino adentrar al espectador en las discapacidades que se plantean como reto diario en la búsqueda de la felicidad. Para familiarizarse con esa realidad, cinco palabras con las que Jesús, el bailarín de la obertura, instruyó al público, que cambió aplausos sonoros por el lenguaje de signos para enseñar a comunicar estrella, mar, soñar, te amo y gracias.

Con un público entregado y receptivo, el alcalde José Manuel Bermúdez, y la concejala del IMAS, Rosario González, dieron cuenta de los esfuerzos que desde el gobierno municipal se realizan para «hacer una capital inclusiva con independencia de la capacidad». El regidor local aprovechó la celebración de la gala para reiterar su compromiso en la lucha para lograr la inclusión de las personas con la discapacidad, haciendo partícipe de la prestación de los servicios al tercer sector. Bermúdez echó la vista atrás para recordar la promulgación de la primera ley de derechos y deberes que se promulgó para las personas con discapacidad cuando en 1982 se promulgó la Ley de Internación de Minusválidos. Durante estos cuarenta años ha cambiado desde la terminología a el compromiso para juntos luchar y consolidar la integración.

La concejala del IMAS también lanzó un mensaje de sensibilización y optimismo, aunque evitó limitar la celebración al día internacional para brindar por un trabajo que eficaz los 365 días del año. Rosario González se refirió al pliego del baño adaptado o a las facilidades que se han introducido para que los usuarios puedan gestionar ayudas municipales, pero cedió el protagonismo a los beneficiarios, que elogiaron la labor que reciben.

Arrancó la gala sin oír para dar paso a una actuación sin ver con Fabiola Socas acompañada por Jesús Pingüino para dar paso a la lectura del comunicado que reivindica diversidad, inclusión y participación que leyeron la deportista olímpica Judit Rolo y dos beneficiarios de servicios. En la recta final, la entrega del premio Sin Límites Santa Cruz, con la que se reconoce los 56 años de trayectoria de Aspronte en la capital, siendo pioneros en la atención a las personas con discapacidad y que siguen cada día mejorando y sumando, como evidencia la nueva apertura de su nuevo centro anexo a la histórica casita rosada, elogió la concejala. Fue una gala que pone en valor el orgullo y la lucha por romper los límites hasta tutear la discapacidad. Y eso, cada día.

Compartir el artículo

stats