Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

CC pide al Cabildo comprar el Castillo de San Joaquín para destinarlo a centro cultural

La fortificación pasó a manos privadas en 1996, que en la actualidad la vende por 3,1 millones de euros

El Castillo de San Joaquín, a mitad de camino entre Santa Cruz y La Laguna. Andrés Gutiérrez

El consejero nacionalista Antolín Bueno defenderá en la comisión plenaria de Presidencia y Acción Social del Cabildo de este viernes la compra del antiguo Castillo de San Joaquín, que se localiza en el límite de Santa Cruz con La Laguna para rehabilitarlo y utilizarlo como centro educativo, cultural y de servicios para la ciudadanía.

CC-PNC hace suya la demanda planteada semanas atrás por el licenciado en Geografía e Historia y exdirector general del Patrimonio Cultural del Ejecutivo Autonómico en el anterior mandato, Miguel Ángel Clavijo, y por el geógrafo Miguel Ángel Noriega, quienes defienden que las administraciones públicas adquieran la fortificación construida en 1586 y reconstruida en 1780 que desde 1996 está en manos privada y ahora está en venta por 3,1 millones de euros, frente a los 255.000 euros que pagó su actual propietario.

Antolín Bueno asegura que «la importancia histórica del Castillo de San Joaquín es enorme y su rescate es fundamental. Sería de una extraordinaria utilidad para el Patrimonio Histórico de Tenerife y, por extensión, de Canarias, pudiendo formar parte del catálogo patrimonial histórico de la isla y tener un uso público».

En su opinión, «lo más importante es recuperarlo, negociar con el propietario para que el Cabildo recupere esa parte del patrimonio histórico que es de Tenerife y lo ponga al servicio de la ciudadanía». Esta fortificación tiene cuatro alas y habría que estudiar los usos, que podría desarrollar una utilidad cívica, con talleres de empleo o formativos del Cabildo. En su día se utilizaron para trabajos de ingeniería, tornos, carpintería y también podría destinarse a voluntariado, para actividades de jóvenes y de mayores de la zona.

También realza su valor cultural y museístico, que podría realzarse con exposiciones sobre la historia de Santa Cruz y de La Laguna dado que la construcción se remonta a 1586, lo que facilita mostrar la evolución de la ciudad y el papel que jugó en la defensa de Tenerife para evitar que la invadieran, o como elemento estratégico para el comercio que entraba por el puerto y del crecimiento de Santa Cruz, dice el nacionalista.

Compartir el artículo

stats