Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrio a barrio | Avenida San Sebastián

Malestar vecinal por el cambio de nombre de la calle San Sebastián

El Ayuntamiento comunicará las nuevas direcciones a otras administraciones y empresas | No es preciso cambiar las escrituras

17

Los vecinos de San Sebastián y CD Tenerife critican el cambio de nombre y los perjuicios que les ocasiona Andrés Gutiérrez

«No vamos a parar hasta conseguir revertir el cambio de nombre de la que para nosotros siempre será avenida San Sebastián, como si tenemos que cortar la calle». El letrado Jorge –que prefiere no desvelar su apellido– y la propietaria del Kiosco Elena que se localiza a escasos metros del estadio Heliodoro Rodríguez López son contundentes a la hora de rechazar el cambio de denominación de esta avenida que desde el pasado 15 de septiembre lleva el nombre del Club Deportivo Tenerife por acuerdo del pleno del Ayuntamiento capitalino.

El cambio de nombre afecta al tramo comprendido desde el 83 –números impares– y desde el 110 –pares– de la antigua avenida San Sebastián, en el tramo comprendido entre la avenida Bélgica y La Salle, lo justo y necesario para que los residentes de esa zona muestren su indignación, que no ocultan su rechazo de forma unánime.

Pimba García, natural de Aripe (Guía de Isora) aunque vecina de Santa Cruz desde hace 44 años –primero de El Toscal y en la actualidad de la zona de La Salle y el estadio–, concierta la cita junto al Kiosco Elena, para exponer su argumento y preocupación. «¿Quién hizo el cambio y con qué argumento?», pregunta, para reprochar al Ayuntamiento de Santa Cruz «falta de trasparencia».

También aporta otra visión sobre el valor histórico de la avenida de San Sebastián, «que toma su nombre de la ermita del santo que se venera junto al barranco de Santos», para añadir «esta vía era el enlace principal de Santa Cruz con La Laguna. Ese es el hecho histórico, pero se ha impuesto el criterio político; no se ha respetado la historia sino que ha prevalecido la influencia del político», para reiterar: «¿Quién lo ha pedido y por qué?». «El CD Tenerife es una entidad privada y tiene su sede en el estadio, propiedad del Cabildo Insular, que en 1925 tomó el nombre de Heliodoro Rodríguez López», por lo que estima que el tributo al representativo queda saldado por esa parte. «Aquí se esconden intereses ocultos: política, poder y dinero», sentencia esta vecina, en un argumento que refrenda una decena de residentes que se suman a la conversación.

Los detractores del cambio recuerdan que la avenida era la vía de comunicación con La Laguna

decoration

Respaldo social a la propuesta

Las fuentes municipales consultadas recuerdan que el cambio de denominación de la avenida San Sebastián por Club Deportivo Tenerife, coincidiendo con el centenario del representativo blanquiazul, partió de la asociación de antiguos jugadores del equipo, que promovió la apertura del procedimiento de honores y distinciones a favor de la institución deportiva. Y no se quedó ahí la idea, sino que fue arropada por más de doscientos vecinos del municipio y una quincena de entidades de la Isla, tanto por la propia Asociación de Antiguos Jugadores del CD Tenerife, como por Fredica, AECC, Real Club Náutico de Tenerife, Círculo de la Amistad XII de Enero, Círculo de Bellas Artes de Tenerife, Real Casino de Tenerife, CB 1939 Canarias, Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Asociación de Periodistas de Santa Cruz de Tenerife, Federación de Peñas Unidas del CD Tenerife, Facca, CEOE, Ashotel, Cepsa y Cruz Roja.

Frente a lo que dice Jorge, abogado y vecino de la avenida, que el Ayuntamiento se basa en los artículos 75 y 76 del Reglamento de Población y Demarcación Territorial de las Entidades Locales, «sin ningún informe que justifique la propuesta del cambio», además de asegurar que «la base legal no faculta al ayuntamiento a cambiar el nombre con una motivación objetiva–, las fuentes municipales consultadas aseguran que «el trámite se realizó como dice la normativa, con comunicación por escrito a los vecinos en plazo previsto». Los vecinos replican: «es cierto que nos remitieron una notificación sin facilitar un plazo de alegaciones». «Desde que nos notifican hasta que se materializa el cambio de nombre –con la colocación de las placas con los nuevos números y nombre no transcurre más de dos semanas, sin darnos plazo ni oportunidad para presentar alegaciones».

ENCUESTA | ¿Qué te parece el cambio de nombre de la avenida San Sebastián de Santa Cruz de Tenerife?

  • 31
  • 416

Otro de los aspectos que preocupa a los residentes de la antigua avenida San Sebastián en el tramo comprendido entre avenida de Bélgica y La Salle es «que este cambio de nombre de la avenida y de números solo traen perjuicios para los residentes por los trámites que conlleva dicha acción, cambios de dirección en Registro de la Propiedad, bancos, empresas, DNI, recibos. Además del gasto económico de estos, no entendemos cuál es el beneficio de esta modificación, ya que además hay planes en un futuro próximo para el cambio de ubicación del estadio Heliodoro Rodríguez López.

Las fuentes municipales también tiran por tierra esos argumentos: «los vecinos no tienen que cambiar escrituras y el Ayuntamiento se encarga de comunicar al resto de administraciones, así como a proveedores, como a las empresas suministradoras como Emmasa o Unelco, entre otras.

El nuevo nombre de la parte de la vía de CD Tenerife fue una iniciativa de antiguos jugadores del club

decoration

El valor histórico

Partiendo de la máxima que abanderan los vecinos, de que «el ayuntamiento debería velar por un bien general y no por un interés particular», los residentes iniciaron desde la semana pasada una recogida de firmas para solicitar «que se deje sin efecto el cambio de nombre, porque los vecinos están totalmente en contra de esta resolución del ayuntamiento».

De nuevo, el componente histórico. «La avenida San Sebastián, que compren desde la avenida Marítima hasta el parque Viera y Clavijo, tiene una antigüedad superior a los doscientos años», para asegurar que «existen registros desde el siglo XVIII, como consta en planos de Jean Jacques ‘Cavalier’, de 1783, donde se le reconoce como vía de entrada y salida de Santa Cruz de Tenerife a La Cuesta y La Laguna».

También la propietaria del estanco Elena recuerda que lleva al frente de este establecimiento desde hace 31 años que heredó de su madre; además, en quince días ha pasado de vivir en el número 99 de la avenida San Sebastián al 17 de la Club Deportivo Tenerife, y sin mover un mueble, todo por el cambio de denominación acordado por el pleno municipal y con todas las reticencias por los trastornos que intuye le causará.

También María Jesús Weller, residente en la zona desde hace 45 años, rechaza de plano el cambio, mientras se lamenta de que «la gente protesta, pero no hace nada». Ana, otra vecina, recomienda al equipo de gobierno de Santa Cruz que se dedique a limpiar las calles en vez de cambiar los nombres de las vías, e incide ahí Andrés Aznar: «¿No hay otras urgencias?. Estoy en contra del cambio».

De nuevo Ana se refiere a la situación de la avenida. «Los sueldos están mal empleados; deberían ocuparse más en el mantenimiento de la plaza de San Juan Bautista que da asco, o recolocar los contenedores o recoger la basura». Fina García reordena el debate: «Temo los gastos que pueda ocasionar y las molestias que nos provoque a los vecinos; además es una falta de respeto a los vecinos. Se nota que va a llegar un político a dirigir ahora el equipo», mientras Alfonso Padrón recrimina que no se consultara a los vecinos.

Compartir el artículo

stats