Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gregorio Negrín Secretario de organización de Nueva Canarias en Santa Cruz

«Patricia Hernández no ha hecho nada; mucha crítica y nada de trabajo»

"Santiago Pérez es una decepción; nos dejó tirados con Socialistas por Tenerife", opina el secretario de organización de Nueva Canarias en Santa Cruz

Goyo Negrín, en un momento de la entrevista. Andrés Gutiérrez

Gregorio (Goyo) Negrín se ha sumado al proyecto de Nueva Canarias en Santa Cruz. Hijo del Lomo Las Casillas (Los Campitos), sindicalista y antiguo cargo orgánico del PSOE tinerfeño, defiende para la capital un proyecto pegado a los ciudadanos y sus demandas. También deja en esta entrevista un análisis del escenario político que evidencia su desencanto con el PSOE y con algunos de sus nombres propios en la Isla.

¿Cómo está siendo su regreso al terreno político?

Muy bueno, acogedor. Los ciudadanos te paran, te preguntan…

Después de la etapa en Socialistas por Tenerife, ¿usted decidió apartarse de la actividad política o qué ocurrió a partir de entonces?

Públicamente no he estado, pero sí junto a los compañeros y poniendo denuncias de cosas que vemos mal. Y ahora me ofrecieron esta oportunidad. Todos venimos del PSOE; somos los que denunciamos el caso Las Teresitas y para lo que tuvimos que crear una asociación: Ínsula Viable.

¿Cómo ve ahora mismo el municipio de Santa Cruz?

Hay mucha gente pasándolo mal, miseria, personas quedándose en la calle, barrios muy sucios… Un ejemplo: los asistentes sociales trabajan de lunes a viernes nada más; si hay algo urgente para un ciudadano, tiene que esperarse hasta el lunes. Están cortando los laureles de indias; hay que hacer viviendas sociales; para la Policía Local se debe construir un cuartel grande, una oficina en Anaga y otra en el Suroeste, para que puedan desarrollar su servicio cómodamente; necesitamos un centro de salud de gran tamaño… A ese último respecto, y sin ir más lejos, en la avenida de Venezuela los ciudadanos tienen que estar desde las seis y media o las siete de la mañana allí tirados. Hay una charca en la plaza España que es un desastre. Yo soy de la opinión de poner la avenida de Anaga para los ciclistas y para hacer deporte, y que los coches vayan junto al Puerto. Hay que abrir Santa Cruz al mar y quitar esos contenedores de ahí.

A grandes rasgos, ¿cuál es el proyecto de Nueva Canarias (NC) en la capital?

Hay que cambiar las políticas locales. Nosotros lo que queremos es escuchar a los ciudadanos, y lo que vamos a hacer es lo que nos demanden estos. Nos vamos a basar en eso.

¿Que NC sea una marca más vinculada a Gran Canaria supone un hándicap para llegar al votante tinerfeño o, en este caso, santacrucero?

No. Yo lo que le digo a la gente es que todos somos canarios. Quien consiguió los tres millones de euros para la playa de Valleseco fue Quevedo, y allí estaban otros canarios y no hicieron nada. El problema de los grandes partidos es que, cuando llegan a Madrid, tienen que ponerse a la orden de los jefes de allí. Los canarios van y pueden negociar, como negoció Quevedo para la playa o el 75% de los pasajes.

¿Cómo están las relaciones con CC? ¿Es un partido más amigo que enemigo, o al contrario?

No, normal, no he tenido nada con ellos. Primero tenemos que ver dónde nos ponen los ciudadanos y después habrá que hablar. Nosotros no descartamos hacerlo con todo el mundo.

¿Confían en tener unos buenos resultados?

Confiamos en tener representación, pero eso tienen que decirlo los ciudadanos.

¿Cómo ve el escenario político ahora mismo?

En mi opinión, el PSOE va a bajar y Podemos lo va a pasar mal, mientras que Ciudadanos para mí va a desaparecer. Al PSOE tienen que pasarle factura algunas decisiones. Desde la época de Mariano Rajoy están nombrados todos los cargos de libre designación aquí en Tenerife; no han cambiado ni uno, llámase SEPE, Seguridad Social, Extranjería, Inspección de Trabajo, Trabajo… Los responsables de todo esto son, primero, el presidente del Gobierno de Canarias, porque es el secretario regional del partido, y, segundo, el presidente del Cabildo de Tenerife, al ser el secretario insular.

¿Cree que el PSOE en la Isla resistirá una ola nacional que parece no serle favorable?

Yo lo que veo es que el PSOE va a bajar porque no lo han podido hacer peor. Los dueños del PSOE son el señor José Miguel Rodríguez Fraga y el presidente del Cabildo, y ellos son los dueños de Tenerife. Como ellos hacen y deshacen tendrán que dar cuenta algún día. Queremos que la Administración esté al servicio de los ciudadanos, porque lo que está haciendo Fraga y Pedro Martín es política de derechas. Yo del PSOE no tengo ninguna esperanza.

¿Y qué opinión le merece el PSOE santacrucero?

La candidata no ha hecho nada, no ha habido oposición. Mucha crítica pero en realidad no ha existido trabajo. Ella está cuidando mucho para meter a Matilde Zambudio en otro partido, sumar y quitar a CC. El grupo mío a esa señora la hicimos la senadora más joven de España, y mira cómo nos lo agradece: ni una llamada a ver cómo estamos. Y, con respecto a José Ángel Martín, yo tenía que hablar con José Manuel Corrales para que lo dejara sentar en la mesa para las ruedas de prensa. Son gente mal agradecida; el tema humano no lo conoce. ¡¿Cómo van a ayudar a un ciudadano?!

El proyecto político de Socialistas por Tenerife acabó medio regular, ¿no?

Sí. Sacamos un concejal, que era Corrales, y, cuando nos dimos cuenta, ya estaba prácticamente en el gobierno. Trabajamos para él, se puede decir. Es lo mismo que ocurrió con otros, porque hemos trabajado para él, Patricia Hernández, Santiago Pérez…

¿Y cuál fue el motivo para que se acabara yendo del Partido Socialista?

Nos hicieron una gestora porque querían ellos hacer las listas a su antojo. Nos fuimos 200 y tantos cuando eso.

¿Se sintió traicionado?

Sí, por supuesto. Yo trabajé mucho por ellos. El grupo nuestro hizo secretario general, por ejemplo, a Santiago Pérez o a Juan Ignacio Viciana. Pérez es la mayor decepción; hicimos los estatutos de Socialistas por Tenerife en su casa y después nos dejó tirados. Y con Las Teresitas ha sacado pecho por todos sitios, pero él no firmó la denuncia. Fue compuesta por diez compañeros que constituimos Ínsula Viable. En primera instancia tuvimos que pagar más de 3.000 euros. A la larga el partido nos dio ese dinero, pero fue cuando después empezamos a ganar sentencias. Al principio, nada, y Santiago Pérez se quitó del medio. Nos empujó y nos dejó vendidos total. Nos movió a denunciar e, incluso, recurrió sin contar con nosotros. Lo que queríamos era salvar la playa para los ciudadanos.

Compartir el artículo

stats