Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife inicia la rehabilitación del Templo Masónico para abrirlo al público

Los trabajos se prolongarán durante 24 meses y suponen una inversión de 3 millones de euros

Santa Cruz de Tenerife inicia la rehabilitación del Templo Masónico

Santa Cruz de Tenerife inicia la rehabilitación del Templo Masónico Carsten W. Lauritsen

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Santa Cruz de Tenerife inicia la rehabilitación del Templo Masónico Eloísa Reverón

Santa Cruz de Tenerife ha iniciado la obra de rehabilitación integral del Templo Masónico, situado en el número 35 de la calle San Lucas, para abrirlo al público. La ejecución de los trabajos se prolongará durante 24 meses y supone una inversión de 3 millones de euros, cantidad que procede del Ministerio de Hacienda del Gobierno central.

El alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez (CC), destacó este miércoles, 28 de septiembre, durante una visita al edificio, que, por fin y tras años de espera debido a numerosas vicisitudes, han comenzado los trabajos que devolverán este emblemático e histórico inmueble a la ciudad. Resaltó que "esta joya del patrimonio de Santa Cruz" es, a su vez, una pieza arquitectónica "única en Europa", por lo que, añadió, "se convertirá en un gran atractivo para visitantes y residentes".

"Este edificio, construido en 1904, es la única muestra de arquitectura masónica en España, por lo que, una vez restaurado, está llamado a convertirse en un reclamo turístico y cultural de primer orden, y en un polo de atracción indiscutible para la comunidad masónica europea e internacional", comentó Bermúdez. En este sentido, recordó que en el mundo hay más de seis millones de masones y solo en Reino Unido, el número supera los 200.000. Según su definición técnica, la masonería es una organización discreta internacional, movida por el sentimiento de fraternidad, que busca la mejora del hombre en sociedad a través del desarrollo moral y el cultivo del conocimiento, a través de numerosas disciplinas, como las ciencias y las artes.

En la inauguración de esta esperada obra también estuvieron presentes el vicepresidente del Gobierno canario, Román Rodríguez (NC), al que el alcalde de Santa Cruz agradeció su contribución para que el Estado financiase este proyecto; el edil de Infraestructuras, Dámaso Arteaga (CC); la concejala de Cultura, Gladis de León (CC); el edil de Urbanismo, Guillermo Díaz Guerra (PP), y la arquitecta María Nieves Febles. Ésta explicó que los trabajos de rehabilitación y restauración del inmueble se centrarán en la recuperación simbólica y material de la logia masónica, atendiendo a su categoría de BIC (Bien de Interés Cultural); en la adecuación y compatibilización de los nuevos usos con el carácter patrimonial del edificio, y en la "recuperación de la configuración espacial e iconográfica de los espacios de mayor simbolismo, como la Sala de Tenidas y la Sala de Ágapes".

Salas de Ágapes y Tenidas

Por lo tanto, el inmueble conservará la denominada Sala de Reflexión (Sala de Ágapes), situada en el subsuelo, en un tubo volcánico natural, "en la que los aspirantes a masones debían pasar tres días reflexionando sobre su muerte, con el fin de conseguir ser mejor personas". Se trata de una gruta que también podrá ser visitada por los curiosos. Asimismo, se procederá a la recuperación de la Sala de Tenidas, donde se celebraban los rituales y que conserva aún el pavimento en mosaico original de dos colores. En esta estancia se reconstruirá la bóveda que existió en su momento. El proyecto también incluye la restauración de las cuatro efigies egipcias situadas en la entrada del edificio.

47

Inicio de la obra del Templo Masónico de Santa Cruz de Tenerife Carsten W. Lauritsen

El concejal Dámaso Arteaga explicó que el Templo Masónico de Santa Cruz de Tenerife se convertirá en un Centro de Visitantes, tanto para turistas como para residentes, en el que se realizarán "rutas guiadas". También, añadió, tendrá contenido museístico y podrá ser utilizado por los masones. El Ayuntamiento negocia la firma de un convenio con la Gran Logia para recuperar los archivos de la Logia Añaza y "traerlos a este inmueble". "Con esta obra, damos respuesta a una deuda histórica con Santa Cruz de Tenerife", señaló.

Historia

La construcción del Templo Masónico de Santa Cruz, que responde al proyecto del arquitecto Manuel de Cámara, se inició en 1904 y se prolongó hasta 1923, por lo que el próximo año cumplirá 100 años de historia. Fue encargado por la Logia Añaza, fundada en 1895, que se convirtió en el taller masónico canario más importante del siglo XX, "tanto por su larga trayectoria como porque contribuyó decisivamente a organizar y consolidar la Masonería en Canarias, y a divulgar la cultura y las ideas de progreso en la sociedad tinerfeña y canaria de la época". Practicó, entre otros, el rito Escocés, Antiguo y Aceptado.

Desde el Ayuntamiento se explica que se debe tener en cuenta que las manifestaciones de la arquitectura masónica se circunscriben fundamentalmente al ámbito funerario y a la construcción de templos o sedes para las logias. En este sentido, el de Santa Cruz de Tenerife no sólo es el único edificio proyectado y erigido como templo masónico que ha sobrevivido a la dictadura franquista, sino que es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura civil española.

El edificio, al que la Logia Añaza también dio un uso educativo, convirtiéndolo en centro gratuito para los ciudadanos con menos recursos, fue uno de los primeros ocupados en Santa Cruz por los protagonistas del alzamiento militar del 18 de julio de 1936, que daría origen a la Guerra Civil española y el posterior periodo de dictadura franquista. Desde ese mismo día, el inmueble dejó de ser un templo masónico para quedar bajo uso militar. Tras la aprobación del primer decreto contra la masonería dictado por Franco el 15 de septiembre de 1936, el edificio fue requisado y cedido a la Falange Española. En las décadas siguientes, albergó un almacén para medicamentos, una óptica para el ejército y un área de acuartelamiento para soldados y otras dependencias.

En la década de los 90 quedó en desuso y en 2001, el Ayuntamiento de Santa Cruz compró el edificio al Estado por más de 420.000 euros. En 2007, el Gobierno de Canarias lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento Histórico y, desde hace décadas, los masones llevan luchando por su rehabilitación.

Compartir el artículo

stats