«La gente está en los barrios y no en la playa». La reflexión corresponde a Juanma Llarena, propietario de la empresa Goma-Nube Animación, quien tras veinticinco años dedicado a la organización de espectáculos de entretenimiento asegura que «las familias no tienen dinero para ir todos los días a la playa; piensa que hay que poner gasolina al coche y llenar la nevera». De ahí la buena acogida a la organización de actividades como Empápate, que se retomaron ayer en el parque Don Quijote con la participación de medio millar de niños, en su mayoría de las calles comprendidas entre La Salle y Tomé Cano.

Más allá de filosofías empresariales la realidad es que el parque que se localiza a mitad de camino entre Tomé Cano y La Salle era ayer un hervidero de niños. «Comenzamos a montar las cuatro atracciones a las ocho y media de la mañana y dos horas después estaban ya en servicio».

El concejal del distrito Salud-La Salle, Carlos Tarife, dio el cañonazo de salida de la fiesta de la espuma. Jean Carlo

En total fueron cuatro horas de diversión para estos pequeños que disfrutaron de los toboganes de agua que se instalaron en el polideportivo del parque Don Quijote. «Las atracciones se clasifican por edades; hay una para niños de dos a seis años, otra para pequeños de cinco a ocho y el resto para mayores de siete», explicó el responsable de la empresa. Además, un equipo de siete monitores, entre ellos un coordinador, se encargaban de que estuviera todo a punto y que los pequeños disfrutaran con las medidas de seguridad.

En uno de los muros, Pablo, que acudió con su esposa y dos hijas. «Esta no es la primera vez que se hace este tipo de actividades en el parque Don Quijote. Es verdad que se retoma ahora después de la pandemia, pero en el pasado recuerdo que se hizo incluso con pintacaras y había más actividades variadas para los más pequeños; había más actividades, pero solo dos castillos de agua», recuerda. Este vecino explica que, al igual que ocurre este año, esta programación estival se llevaba a diferentes barrios de la capital cada fin de semana.

Es el caso de Empápate, una iniciativa que ha sacado adelante el Distrito Salud-La Salle, del concejal ‘popular’ Carlos Tarife y bajo la coordinación de Tamara del Pino. Acudir a la cancha del polideportivo del parque Don Quijote y ver a los pequeños disfrutando es la mayor recompensa al esfuerzo de ir armando cada uno de los expedientes administrativos, explica Tamara del Pino ante la mira del concejal de zona, que muestra su satisfacción por el resultado.

A las actividades de Empápate, que arrancaron ayer en el distrito Salud-La Salle, se sumó también el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, que destacó la importancia de el desarrollo de este tipo de iniciativas, que ponen en valor la convivencia. De ahí que recordara que el calendario de Empápate continuará el sábado de la próxima semana en la plaza del parque de Las Indias; para continuar el día 20, en la plaza de Los Gladiolos; el día 27 de agosto, la plaza de La Victoria (La Salle), y para finalizar, el día 3 de septiembre, las actividades se llevarán a cabo en el campo de San Joaquín, desde las 10:30 a las 14:30 horas.

Entre los participantes, María, de ocho años y vecina de Divina Pastora, que acudió con sus dos primos que pasan este fin de semana llegados de Las Palmas de Gran Canaria, o Joana, una niña de trece que disfruta de sus vacaciones este mes de agosto para aprender castellano en Tenerife.

La oferta lúdica se prolongó desde las diez y media a hasta la una de la tarde en los cuatro castillos hinchables y con agua, mientras que cuando ya se habían recogido tres de las cuatro atracciones, Juanma invitó al concejal del distrito Salud-La Salle para que diera el cañonazo de salida a la fiesta de la espuma que marca la recta final, ya sin las colchonetas para evitar posibles resbalones, explica el propietario de la compañía. Y después de la fiesta de la espuma en el parque Don Quijote... chupito (sin alcohol) de granizada de sandía o mago y hasta la próxima.