Al margen del cisma que se vive en la Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá, que busca director de cara al Carnaval 2023 tras la marcha o destitución de Agustín Marrero, el titular desde 2020, la fachada de la murga se ha pintado para adaptarla a la grabación de un anuncio.