Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva ordenanza de uso de los espacios deportivos de Santa Cruz incluye sanciones de hasta 3.000 euros

El pleno aprueba de manera inicial la Ordenanza de Uso de las Instalaciones Deportivas Municipales, que sustituye a la de 1999 y que contempla un régimen sancionador

Una de las canchas deportivas municipales de Santa Cruz. María Pisaca

El pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz aprobó este viernes, 1 de julio, de manera inicial y con el voto en contra del PSOE y de Unidas Podemos, la nueva Ordenanza de Uso de las Instalaciones Deportivas Municipales, que sustituye a la de 1999 y que incluye un régimen sancionador que hasta ahora no existía, con multas que pueden llegar hasta los 3.000 euros. Entre las infracciones que contempla la norma se encuentran el acceso a las canchas con animales, con multas de 800 a 1.500 euros; la venta, consumo e introducción de bebidas alcohólicas, tabaco o estupefacientes, con sanciones de 1.600 a 3.000 euros; o el uso de las instalaciones deportivas sin la indumentaria adecuada, con multas de hasta 750 euros.

Los grupos de la oposición Partido Socialista y UP exigieron al equipo de Gobierno (CC, PP y la edil de Cs Evelyn Alonso) la retirada de esta norma, que tacharon de «disparatada», para que se volviera a redactar, «contando ésta vez con la participación de los clubes y entidades deportivas». La concejala socialista Patricia Hernández y el edil de Unidas Podemos Ramón Trujillo aseguraron que esta ordenanza, «tal y como está redactada, traerá más problemas que soluciones».

Hernández, que admitió la necesidad de actualizar la norma de 1999, denunció que la citada ordenanza «se ha hecho a espaldas del mundo del deporte». «A partir de ahora está prohibido entrar con perros a las instalaciones deportivas, pero para las canchas de barrio las multas son de 800 a 1.500 euros y en las piscinas, de 101 a 500. Las cantinas pueden vender bollería industrial pero no sándwiches mixtos. Éstas solo pueden atender a los socios de los clubes, pero no a los amigos o familiares que vayan a verlos, y tampoco pueden tener mesas. Si accedes con una caja de cigarros a una cancha, te pueden poner una multa de 1.600 a 3.000 euros. Si por pesar mucho, rompo una silla o grada, no solo tengo que pagarla, sino, además, tengo que abonar una sanción. Éstos son solo algunos ejemplos de los disparates que contiene esta ordenanza», afirmó.

En el mismo sentido se manifestó el portavoz de UP, Ramón Trujillo, quien denunció que «ha faltado diálogo previo». Recordó que, además, en el proceso de participación abierto por el Consistorio, en la fase previa a la aprobación inicial de la ordenanza, «no se produjo ni una sola aportación ciudadana o de clubes deportivos». «Las agresiones tienen diferentes sanciones en función de que se realicen en una piscina o en otra instalación deportiva, lo que no tiene mucho sentido. Se penaliza de la misma manera la venta de drogas que de alcohol o de tabaco, como si vender una cerveza o una raya de coca fuese lo mismo. El Ayuntamiento no solo no se responsabiliza de los robos que se produzcan en los vestuarios, sino que pide a los usuarios que lleven un candado. Sin duda, se trata de una ordenanza pintoresca que debería volver a redactarse», aseveró Trujillo.

La concejala de Deportes, Alicia Cebrián del PP, explicó que la modificación de la ordenanza vigente, aprobada hace ya más de 20 años, «es muy necesaria, pues debemos contar con una regulación de la gestión y uso de nuestras instalaciones deportivas más acorde al momento social que viviemos; que garantice el adecuado estado de las mismas, así como el correcto uso por parte de los ciudadanos». Por ello, añadió, «además de regular los usos de los espacios deportivos, se ha introducido un régimen sancionador».

La edil aclaró que, para la elaboración de esta nueva norma, sí se ha contado con la colaboración de las entidades deportivas, señalando que, además, «estamos hablando solo de una aprobación inicial, por lo que aún se pueden introducir mejores en la ordenanza».

Con respecto a que se multe a los ciudadanos por entrar con perros a las canchas, tanto la edil responsable del área de Deportes como el alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, aseguraron que, en la actualidad, «existe un grave problema en el municipio en relación a este asunto, pues son numerosas las quejas que hemos recibido porque las instalaciones deportivas están llenas de excrementos de perros».

El regidor chicharrero insistió en que el pleno ha aprobado esta ordenanza de manera inicial, por lo que «se podrán presentar alegaciones y propuestas de mejora en posteriores periodos de información pública». «Nuestro objetivo es poder contar con una norma lo más consensuada posible, tanto con los ciudadanos y entidades deportivas, como por los partidos políticos de este Ayuntamiento».

Infracciones muy graves. Entre las infracciones consideradas como muy graves, con multas de 1.600 a 3.000 euros, se encuentran la venta, consumo e introducción de bebidas alcohólicas, tabaco o estupefacientes en las instalaciones deportivas; tirar o encender petardos o cualquier artilugio pirotécnico; y la agresión física.

Infracciones graves. En relación a las piscinas, entre las infracciones graves, con multas de 101 a 500 euros, se encuentra el acceso con animales de compañía o que se produzcan agresiones. Con respecto al resto de instalaciones deportivas, entre las infracciones graves, con multas de 800 a 1.500 euros, se encuentran el acceso a la instalación con animales, las agresiones verbales o deteriorar el equipamiento deportivo.

Infracciones leves. Entre las infracciones leves, con multas de hasta 750 euros, se encuentran el uso de las instalaciones deportivas sin la indumentaria adecuada; causar daños leves a los equipamientos; subirse a las corcheras de las piscinas o ensuciar el agua.

Compartir el artículo

stats