Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transporte Público

Los taxis no subirán por la vera del barranco de Santos porque les tiran piedras

Quince vehículos de transporte público se han visto afectados por objetos lanzados desde el barrio de Duggi en mes y medio

Estado que presentó una de las lunas de un taxis apedreado. E. D.

Los profesionales del sector autotaxis de Santa Cruz de Tenerife han tomado la decisión de no operar por la vía rápida que discurre por la vera del barranco de Santos, desde la altura de la intersección con Padre Anchieta hasta la avenida de Venezuela para evitar que se repitan nuevos siniestros como los provocados en las últimas semanas por menores a la altura del barrio de Duggi.

Miguel Ojeda, representante del sector mayoritario de este servicio público de la capital tinerfeña, asegura que en los últimos cuarenta días un total de quince taxis han recibido el impacto de piedras sobre sus cristales. El último suceso ocurrió días atrás y no solo provocó la rotura de la luna delantera del vehículo sino que también causó daños en la mejilla del cliente.

Por esta situación, desde Elite Taxis se pide perdón a la clientela potencial por la decisión que han adoptado de no seguir transitando por esta zona y se lamenta los perjuicio que pueda provocar a quienes soliciten una carrera a la avenida Venezuela. Cuando ocurra estos casos, se utilizará las avenidas alternativas de Tres de Mayo y Benito Pérez Armas para llegar al destino de la zona del barrio de Salud Bajo, si bien están convencido de que el pasaje entenderá le decisión que se adoptar para hacer prevalecer la seguridad de los clientes.

Los profesionales del sector públicos aseguran que cada semana se registran dos o tres vehículos que sufren el impacto de piedras, u otros objetos contundentes, que se lanzan desde los aledaños del barrio de Duggi. Precisan que los vecinos consultados se refieren a un grupo de menores de edad, de entre 16 y 17 años, que se colocan en la parte alta de la vera del barranco de Santos y esperan el paso de un taxis para tirar las piedras, si bien las mismas fuentes consultadas no descartan que otros vehículos de titularidad privada hayan sido objetivo de este tipo de agresiones.

«En el caso de los taxis provocan pérdidas de tres mil euros, pero lo peor son los datos que pueden causar ya sea a alguno de nuestros compañeros que están en el volante a incluso a algunos clientes, como ocurrió en el último vehículo siniestrado», explica Miguel Ojeda.

Cuando se refiere al coste económico, se calcula de los tres mil euros que cuesta la reposición de la luna, con el añadido de que no hay existencias en la Isla para proceder a la restitución sobre la marcha del cristal, lo que supone pérdidas añadidas porque cuando la rotura es el cristal delantero o provoca un daño mayor en un lateral el vehículo tiene que paralizar su actividad hasta que el taller cuente con el material preciso para restituir la normalidad. «Tener parado el taxis nos genera pérdidas, al margen del riesgo que supone pasar por la vera del barranco de Santos y acabar heridos por lo que alguno puede considerar como una broma de mal gusto.»

Desde el sector mayoritario del taxis instan a las fuerzas del orden público de la capital tinerfeña para que se active el correspondiente operativo de seguridad para que la policía, con ropa de paisano, despliegue afectivos en la zona del barrio de Duggi que permita identificar y detener a estos menores de edad que ponen en peligro tanto a los conductores del transporte público como a sus clientes.

Llamamiento a taxistas

El portavoz del sector mayoritario del taxis adelantó que en las próximas horas remitirá un comunicado a todos los compañeros para alertarlos de la situación que se está viviendo en el último mes y medio y para hacerlos partícipes de la decisión de no transitar por la vera del barranco de Santos hasta que se identifiquen y detengan a los menores que están lanzando piedras a los taxis, con el consiguiente riesgo para la integridad física tanto de conductores como de clientes, a la vez de insistir en su demanda remitida a la policía para que se realice el correspondiente despliegue que contribuya a devolver las garantizar de tránsito para los taxis a su paso por la zona de Duggi, en la parte de la vera del barranco de Santos.

El colectivo que representa Miguel Ojeda reitera sus disculpas a los clientes por los perjuicios que pueda ocasionar el cambio de ruta cuando tengan que operar con la zona de la avenida de Venezuela, a sabiendas de que eso se pueda traducir en un incremento en el importa final del trayecto, si bien inciden en la necesidad de garantizar la seguridad tanto para los conductores como para los clientes en unas carreras que se han convertido en trayectos de riesgo a su paso por la zona del barrio de Duggi.

El hecho de tomar ahora la decisión de no transitar por la vera del barranco de Santos se adopta coincidiendo con el último suceso vivido días atrás, advirtiendo del riesgo que supone continuar operando por la referida vía rápida.

Junto a la zona del barrio de Duggi, también se han registrado incidentes a la altura del puente Zurita, a su paso por la vía del barranco de Santos, por lo que desde el sector del autotaxis se confía en que la Policía local de la capital tinerfeña se desplieguen los efectivos necesarios para garantizar que en el futuro no se repitan situaciones como las padecidas en el último mes y medio por una quincena de taxis, como queda de manifiesto en las pruebas documentales facilitadas desde Elite Taxis en las que evidencia la rotura de cristales y los daños provocados a algunos de los clientes por tirar piedras desde las zonas próximas al paso de la vera del barranco.

Compartir el artículo

stats