«Nueve meses sin playa. Esa terapia natural que tanta falta nos hace a todos. Y seguimos esperando por funcionarios y políticos que, no sabemos por qué, nos dan continuamente la espalda. Esperando que quieran mover un papel y terminar un expediente. Funcionarios y políticos que juegan con la calidad de vida de las personas y deben ser conscientes del daño que hacen». El colectivo Queremos Movernos lanza un reproche público a la gestión del Instituto Municipal de Atención Sociales (IMAS) del Ayuntamiento de Santa Cruz para lamentar que nueve meses después de la tramitación del expediente llegue el verano y todavía no haya una solución.

«No se puede estar un año para tramitar un servicio, no se puede castigar a un colectivo de esta forma. Lamentablemente tenemos que seguir alzando la voz para decir que esto es maltrato».

Pendientes de la firma

La concejala del Instituto Municipal de Atención Social, Rosario González, recuerda que el expediente que garantiza la atención al baño adaptado para personas con movilidad reducida no sólo está tramitado sino adjudicado a favor de Cruz Roja

Desde la convocatoria del concurso para la resolución de un servicio que estará en vigor los próximos tres años, e incluso con la búsqueda de soluciones provisionales –como la prestación que se habilitó en el parque Marítimo de Santa Cruz durante la Semana Santa y los festivos de los primeros días del mes de mayo–, Atención Social ya ha resultado este concurso.

La responsable del IMAS, Rosario González, precisó que en la actualidad esta prestación que se dará desde el Ayuntamiento de Santa Cruz, con la encomienda por tres años a Cruz Roja, está solo pendiente de la firma del contrato, previsto para los próximos días. Una vez se formalice la rúbrica entra en funcionamiento esta cobertura, precisa la edil del IMAS, que confía que sea una realidad en estos días de julio. Se trata de un contrato por tres años que garantizará la atención a las personas que se acojan a esta ayuda.