Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz precinta un local en la calle Clavel por molestias de ruidos

Un informe de Urbanismo establece que se «manipuló la instalación de sonido para duplicar el nivel de emisión permitido»

Local precintado en la calle de El Clavel. Carsten W. Lauritsen

La Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz, con la colaboración de la Policía Local, ha precintado un local situado en la calle Clavel «por la comisión de infracciones muy graves de la Ley de Actividades Clasificadas y Espectáculos Públicos», relacionadas con molestias de ruidos, «generados por el desarrollo de actividades musicales». Se trata del establecimiento La Mulata Yissel, según se indica en la resolución de Urbanismo, a la que ha tenido acceso EL DÍA.

El expediente contra este local se inició en 2018, conocido entonces como Zorrocloco, a raíz de denuncias vecinales que se quejaban de los ruidos y de los informes municipales que indicaban que la actividad que se desarrollaba en el establecimiento no se ajustaba a las medidas contenidas en el proyecto autorizado en su momento. El 29 de marzo de 2021, Urbanismo procedió al archivo del expediente porque se produjo un cambio de titularidad. Las inspecciones se retomaron en agosto.

En febrero de este año, la empresa que gestiona el establecimiento aportó «certificado técnico de realización de medidas correctoras de instalaciones de sonido para bar musical». Sin embargo, y tras una nueva inspección, los informes municipales concluyen que el promotor «manipuló la instalación de sonido para duplicar el nivel de emisión permitido, así como manipuló lo sensores de corte que evitan la transmisión de sonido al exterior».

El 9 de mayo de 2022, la Gerencia de Urbanismo, que dirige el edil Guillermo Díaz Guerra (PP), recibe un informe de la Policía en el que se indica que el 1 de mayo, a las 3:45 horas, el local comete «diversas infracciones». Éstas son el «incumplimiento del aforo, con 80 personas en el interior, cuando el máximo permitido es de 29, y permitir la salida del establecimiento con bebidas alcohólicas». La última resolución de Urbanismo ordenó, como medida provisional, «hasta tanto no se aporte documentación acreditativa de la subsanación de las deficiencias detectadas, y ajuste a la normativa», el precinto del local, el cual se llevó a cabo el jueves por la noche.

El Ayuntamiento ha iniciado un expediente sancionador y advierte que, «en atención a la gravedad de los hechos», no descarta adoptar medidas de mayor gravedad y dar traslado a la Fiscalía para la «apertura de las diligencias penales correspondientes».

Compartir el artículo

stats